Pasta para días de frío: cómo triunfar con sopas y platos de cuchara

, 14 de noviembre de 2019

Sopa con pasta

Con la bajada de temperaturas no solo apetece volver a encender el horno: también es tiempo de platos reconfortantes y nutritivos. Y si hay un producto que se adapta a todas las estaciones, es sin duda la pasta. Anímate a recuperar el placer de la pasta casera preparando deliciosos platos de cuchara, te damos todos los consejos para triunfar.

¿Cuál es la mejor pasta para sopa?

En realidad, cualquier pasta puede ser perfecta para los platos de cuchara, siempre que sea de buena calidad. Las típicas pastas con formas divertidas que solemos ver en el supermercado son un invento reciente que busca hacer la comida más atractiva a los niños, pero en la cocina tradicional italiana siempre se ha usado la pasta casera artesanal para hacer más nutritivos y sabrosos los platos en días de frío.

Sopa con fideos noodles

Un recurso muy típico en épocas más humildes, y que se sigue practicando en muchas casas, es el de agregar a la cazuela un puñado de macarrones o cualquier otra pasta de la despensa para “engordar” el guiso o la sopa, convirtiendo la receta en un plato completo y mucho más energético.

Se suelen preferir los formatos de pasta más pequeños para evitar que se consuma demasiado el caldo, en un tamaño más fácil de comer con la cuchara, buscando homogeneidad con el resto de ingredientes, como las verduras, que se cortan en piezas de dimensiones similares. Los fideos más finos, como el cabello de ángel, son perfectos para el cuchareo.

Hacer pasta casera con Viva Collection

Preparando tu propia pasta casera con Philips Pasta Maker Viva Collection es muy fácil cortar tus formatos favoritos con un tamaño más pequeño, ideal para agregar a sopas o guisos. Los espaguetis y fettucini se convierten en fideos muy versátiles, pero prueba también cortando los macarrones en piezas más cortas: el interior hueco es perfecto para disfrutar de caldos.

Cómo añadir la pasta a tus platos de cuchara

En primer lugar, recuerda y evita los errores más típicos que solemos cometer a la hora de preparar recetas de pasta, y aplícalos también a los platos de cuchara. Puedes agregar la pasta a la olla en los minutos finales de preparación de la receta, para cocerse directamente en el caldo, o puedes precocerla ligeramente aparte, conservando el agua de cocción.

sopa pasta

Recuerda que la pasta absorberá líquido; si quieres una sopa más ligera es recomendable agregar la pasta ya precocida para que termine de hacerse en apenas uno o dos minutos dentro de la cazuela. Corrige el punto añadiendo agua de la cocción a tu gusto.

Al cocer la pasta directamente con los demás ingredientes, lograrás espesar el plato, dándole una textura más melosa muy adecuada para guisos y potajes. Si dejas reposar la olla antes de servir, o la preparas para comer al día siguiente, espesará aún más con el paso de las horas.

Conseguirás resultados mucho más sabrosos cociendo la pasta en el caldo de la sopa, ya que esta absorberá todos los aromas y sabores de la olla. La ventaja de emplear pasta fresca casera es que se cuece mucho más rápido que la seca comercial, y así te será más fácil corregir el nivel de líquido.

Recetas para todos los gustos para darle a la cuchara

La pasta ha conquistado al mundo entero por su versatilidad, por eso no es de extrañar que encontremos recetas tradicionales en casi todas las gastronomías. Cuando aprieta el frío, pocas cosas reconfortan más que un buen plato de cuchara humeante, ¿quién no recuerda la sopa de fideos de su infancia?

sopa pasta

Recupera esos sabores preparando tu sopa casera fácilmente. Cuece uno o dos muslos de pollo con una zanahoria, una cebolla y un puerro, con abundante agua a fuego lento dos horas. Cuela el caldo, tritura las verduras y saca la carne del ave. Combina todo en la olla, lleva a ebullición y añade taquitos de jamón y un par de puñados de fideos. Cuando la pasta esté cocida, sirve con huevo duro muy picado.

En Italia no hay nada más tradicional en otoño e invierno que los platos de legumbres con pasta. La sopa minestrone es casi un icono que tiene muchas variantes según la región, con recetas distintas en cada familia. Se prepara con lo que hay en la despensa: una buena variedad de verduras cortadas en cubos pequeños, alubias y pasta.

sopa pasta

Puedes usar alubias ya cocidas en conserva, o cocerlas en casa previamente hasta dejarlas tiernas. Empieza haciendo un sofrito con verduras al gusto (apio, zanahoria, cebolla, judías verdes, patata, calabacín…), añade caldo y las alubias, y cuando esté todo casi cocido, incorpora tu pasta preferida, cociendo el conjunto 10 minutos. Lo típico es servirla con queso parmesano rallado al momento.

La versión más simple de la minestrone se llama pasta e fagioli: pasta con alubias. Lo más típico es usar judías pintas y pasta tubular, como los macarrones cortados en piezas pequeñas, en un guiso más espeso con base de tomate y enriquecido con jamón o alguna otra carne de cerdo.

Sopa de lasaña con pasta

Adapta la receta italiana a tus guisos y estofados favoritos, cambiando las alubias por garbanzos o guisando ternera en tacos con verduras. Deja el guiso caldoso y agrega al final un puñado de macarrones semicocidos por persona, dejando que se terminen en la cazuela, para engordar el guiso y lograr un plato completísimo, perfecto también para llevar en táper.

Anímate a salirte de los cánones tradicionales convirtiendo tus platos de pasta favoritos en recetas de cuchara, ¿por qué no una sopa de lasaña? Con Philips Pasta Maker Avance Collection tendrás tu pasta de lasaña casera recién hecha de la forma más fácil y rápida, ya que la máquina pesa y amasa automáticamente todos los ingredientes.

sopa pasta

Prepara una salsa de tomate en una olla, añade carne picada como si hicieras boloñesa, y cubre con abundante caldo. Cuece tapado 25 minutos, añade las láminas de pasta cortadas y cocina hasta que esté al dente. Sirve con queso rallado, porciones de ricotta y albahaca fresca.

Y si te gusta la cocina asiática, no dudes en recrear sus famosas sopas de fideos, como el ramen en todas sus variantes. Con Philips Pasta Maker Viva Collection tendrás tus noodles caseros listos en menos de 18 minutos, y puedes darle un toque muy original a la receta básica de espaguetis usando harinas de cereales diferentes, como el trigo sarraceno típico de los fideos soba de Japón.

sopa pasta

El secreto de las sopas asiáticas está en el sabroso caldo, que puede prepararse con huesos de cerdo, de pollo, de pescado o solo con verduras, añadiendo miso o salsa de soja. Cuece al dente la pasta y mezcla con el caldo caliente en los cuencos de servir. Finalmente, se corona con los ingredientes deseados: carne asada, huevo cocido o crudo, algas, setas, bambú, marisco, cebolleta y especias.

cocinar pasta

Hay tantas posibilidades a la hora de incorporar la pasta a nuestros menús para el frío que lo único difícil será elegir qué receta cocinar. Con Philips Pasta Maker Avance Collection y sus ocho discos para formatos diferentes nunca caerás en la rutina; personaliza las recetas añadiendo ingredientes saludables para darle color, o sumando sabores de temporada. ¡Vuelve a disfrutar del cuchareo en casa!

Fotos | Philips – City FoodstersMarco Verch – Unsplash

En Mi Mundo Philips | Guía de compra para elegir la mejor batidora que se adapta a tus necesidades

En Mi Mundo Philips | 19 recetas de pasta para llevar y comer fuera de casa

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.