Menú infantil de Navidad: para que los peques también disfruten de su plato especial

, 22 de diciembre de 2017

menu navidad infantil

La Navidad es la época de las comidas especiales por excelencia. Nos pasamos semanas pensando el menú, debatiendo si comemos carne o pescado o si de postre tomamos turrón o algo más elaborado. Pero, en todo ese proceso, normalmente son los adultos los protagonistas.

¿Y qué hay de los niños? ¿Pensamos en ellos de forma especial cuando configuramos los platos de las copiosas cenas y comidas de las fiestas? Para que los peques de la casa también puedan disfrutar de la Navidad a través de su paladar, hoy te traemos unos trucos y recetas. ¡Ñam!

Todo en versión mini

Están nerviosos esperando a Papá Noel o alterados por los juguetes que Santa les ha dejado bajo el árbol. ¿Cómo lograr que los niños, en esta situación, se sienten a la mesa y coman? Preparándoles unos platos acordes a ellos. Es decir, una cena de Nochebuena en versión mini.

Puedes optar por ponerles una pequeña ración de lo que coman los adultos, sí, pero también puedes configurar un menú a su medida. Por ejemplo, como entrante puedes servirles un cuenco con gulas (sin ajo ni cayena, claro está). Les recordarán a los espaguetis y, con ese color grisáceo, les parecerá una versión especial de su plato favorito.

menu navidad infantil

Un surtido de aperitivos pensado especialmente para ellos: no hará falta que te compliques mucho más para la cena infantil. Pequeños hojaldres rellenos de sobrasada, tequeños —para los amantes del queso serán toda una delicia— que puedan compartir entre todos los niños o cupcakes salados son opciones dignas de entrar en el menú de los peques.

Esta última propuesta es especialmente sencilla de preparar. Para cocinar unas magdalenas saladas de jamón y queso necesitarás unos 200 gramos de harina, una pizca de levadura, 200 mililitros de leche, 100 de aceite, unos 150 gramos de jamón y de queso, dos huevos y un poco de sal.

Mezcla la leche, los huevos y el aceite por un lado y por otro la harina y la levadura. Junta todo, crea una masa uniforme y añade el jamón y el queso. Precalienta el horno a unos 180 grados, pon la mezcla en los moldes de los cupcakes (recuerda no llenarlos hasta arriba, pues subirán) y déjala en el horno unos 20 minutos.

Cuando las magdalenas estén templadas estarán listas para comer. Y sorprenderás a los niños con este fácil trampantojo.

La comida que entra por los ojos

Los adultos tendemos a dejarnos llevar por los encantos de una comida bonita, así que imagínate los niños. ¿Qué preferirán comerse: un plato como el de su mamá o uno con divertidos motivos navideños? La respuesta está clara.

Unas tortitas que puedan combinar con bacon y salsa de queso y que aparezcan en el plato como un reno y un muñeco de nieve les chiflarán. Si a tu peque le gustan los tomates cherry, tienes la solución perfecta para hacer la nariz de Rudolph.

Si no estás dispuesta a crear un menú específico para los niños porque quieres que aprendan a comer de todo, haz que los platos de los mayores les parezcan atractivos visualmente.

¿Cómo? Si, por ejemplo, vais a cenar carne, acompáñala de una compota de manzana (sencillísima de realizar: solo tienes que cocer una manzana, añadirle una pizca de canela y batirla con tu batidora Philips) y ponla en su plato, ayudándote de una cuchara para servir helados, con la forma de un muñeco de nieve. Sí: a más de un adulto le hará gracia y también querrá su plato decorado de esta guisa.

Dulce Navidad

menu navidad infantil

Los dulces de Navidad son un indispensable en estas fiestas. ¿Por qué no implicar a los niños en el cocinado del postre? Hornear con ellos galletas con forma de árbol o de muñeco de jengibre será la forma perfecta (y útil) de tenerlos entretenidos las horas previas a la llegada de Papá Noel.

Y, para fomentar la relación entre primos, puedes animar a mayores y pequeños a preparar juntos un dulce de lo más sencillo: una piruleta Rudolph. Se trata de derretir chocolate en un bol, pinchar nubes de chuchería (los marshmallows del mundo anglosajón) en un palito de piruleta, bañarlas en el chocolate y, una vez que este se seque, decorarlo con pequeñas grajeas de colores hasta darle el aspecto del reno más famoso.

Creatividad, cocina y familia. ¿Algún plan mejor?

Imágenes | Unsplash – Jennifer PallianJoanna KosinskaJanko Ferlič

En Mi Mundo Philips | Olvídate del árbol de Navidad: decoración para el hogar más allá de los clásicos

En Mi Mundo Philips | Juguetes “Montessori”, por qué son una buena opción para regalar en Navidad

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.