Mi bebé tiene piel atópica: los cuidados se multiplican

, 5 de julio de 2013

¿Tu hijo tiene piel atópica? Tranquilo, se trata de una afección muy común que se calcula que sufren hasta el 20% de los niños menores de 6 años y cuya incidencia ha aumentado notablemente en los países desarrollados durante los últimos años. Hay que tener especial cuidado con la piel de los niños que sufren dermatitis atópica.

¿Qué es la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica se trata de una enfermedad crónica de la piel que se manifiesta como eccema y cursa en brotes, con fases de mejora y fases de empeoramiento. Es más habitual en niños con predisposición genética, con antecedentes personales, y familiares con asma, rinitis o alergia alimentaria. Se suele presentar durante el primer año de vida.

En el lactante se suele manifestar como un prurito intenso en forma de lesiones rojizas que inducen al rascado. Suelen aparecer en las zonas redondeadas en bebés (mentón, rodillas, codos, frente) y en el interior de los codos, detrás de las rodillas, pies, manos, torso y cuello en los niños.

No hay que confundirlo con la dermatitis seborreica, la dermatitis irritativa, o la dermatitis de contacto alérgica. Los niños con dermatitis es más frecuente que sufran alergias alimentarias.

¿Qué hacer ante la dermatitis atópica?

El Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos ha creado un decálogo de consejos sobre la dermatitis atópica que conviene tener en cuenta para mejorar la calidad de vida de los niños afectados.

Además, algunas recomendaciones mejoran la piel atópica:

– Un clima de temperatura suave (en invierno empeoran los síntomas), con una humedad media-alta, sin contaminación ambiental y baños de mar para las épocas de vacaciones.
– Baño diario con agua tibia de máximo 15 minutos de duración.
– Utilizar geles de ducha y baño sin jabón, con pH neutro o ácido, que no irritan la piel, como el gel y champú para bebés de Philips AVENT.
– Secar suavemente sin frotar.
– Hidratar la piel inmediatamente después del baño cuando aún está humedecida, con una loción hidratante específica para la delicada piel del bebé.
– Emplear productos emolientes/hidratantes sin perfume e hipoalergénicos.
– Las áreas de la piel más enrojecidas y afectadas deberán ser tratadas solamente con medicamentos y/o coadyuvantes específicos.
– Utilizar a diario ropa de algodón o tejidos naturales.
– Evitar frío, calor o sudoración excesiva.
– Mantener siempre las uñas cortas y limpias.
– La piel debe hidratarse constantemente para aliviar el picor y optimizar el funcionamiento de la barrera cutánea.

Esperamos que estos consejos te ayuden a cuidar de la piel de tu bebé.

Fuente | Guía de las alergias del bebé de Philips AVENT
Foto | Corey Balazowich
En Mi mundo Philips | Todo lo que deberías saber sobre las alergias alimentarias de los bebés

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.