Mi primer gran amigo, el chupete

, 24 de julio de 2012

En los bebés el reflejo de succión es tan fuerte que el chupete se convierte muy pronto en su mejor amigo: les calma y les ayuda a dormir. No importa que el bebé todavía esté alimentado con lactancia materna, el chupete les acompaña en los momentos en los que no están comiendo.

No resulta conveniente dárselo durante sus primeros días de vida, primero tienen que agarrarse bien al pecho y el chupete les podría confundir. Pero una vez que la lactancia está bien establecida, el chupete les puede servir como tranquilizador. Los chupetes de silicona, al no retener olores y sabores, facilitan esta compatibilidad.

Los chupetes para recién nacidos de Philips AVENT están realizados con tetinas anatómicas, ventiladas, planas y simétricas, que aseguran el desarrollo natural del paladar, dientes y encías. Enseguida se convierten en un amigo inseparable del pequeño.

Los chupetes les sirven a nuestros pequeños como primer gran amigo, y como gran salvador por parte de los padres. Es habitual que la primera vez que alguien les coloque el chupete en la boca sea el padre. La madre se ausenta por diez minutos (porque sales de casa para hacer un recado), el bebé llora y el padre opta por lo único que se le ocurre: ponerle el chupete.

Chupete, manual de uso

Es importante esterilizar los chupetes antes del primer uso, y posteriormente, siempre que se caigan al suelo, y por lo menos, una vez al día. La verdad es que con los bebés recién nacidos todas las precauciones son pocas, ya que todavía están muy indefensos, sin vacunar, etc. Según pasan los meses yo creo que todas las madres nos vamos relajando con estos cuidados y los hacemos cada más tiempo.

Los chupetes de silicona son esterilizables con agua hirviendo (cinco minutos bastan), vapor y agua fría, y tanto los chupetes como las tetinas y biberones de silicona son aptos para microondas y para ser lavados en lavavajillas.

Recuerda que los chupetes también tienen tallas, y según el bebé crece, necesita chupetes adaptados al tamaño de su boca. Philips AVENT dispone de chupetes desde los 0 hasta los 18 meses.

Silicona vs látex, una batalla ganada

Muchos bebés se acostumbran al primer chupete que se les ofrece, así que es importante darles desde el principio chupetes de silicona y no de látex. Éstos últimos podrían producir reacciones alérgicas en tu bebé (según un estudio de la Asociación Española de Alérgicos al Látex, en nuestro país hay más de 800.000 personas alérgicas a este componente). Otras de las ventajas de los chupetes de silicona es que son transparentes y su aspecto es más higiénico y natural, además, son más duraderos y resistentes a los dientes del bebé que los de látex.

Pensando en la salud y bienestar de tu bebé, Philips AVENT sólo fabrica chupetes, biberones y tetinas con 0% de látex y libres también de BPA (bisfenol A).

Más en Mi mundo Philips | La primera comida del bebé

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.