El milagro de la lactancia inducida

, 11 de agosto de 2016

 

mother feeding breast her baby in the bed. sleeping together

Pensamos que solo la madre que acaba de dar a luz es capaz de amamantar a su hijo, pero no es del todo así, la lactancia inducida permite que madres que adopten bebés puedan aportar algo de alimento más completo y saludable: la leche materna. No es fácil conseguir que una madre pueda dar el pecho a su hijo si no acaba de dar a luz, es un proceso largo y costoso, pero que merece la pena intentarlo. La naturaleza permite a veces estos pequeños milagros en los que cada gota de leche valga su peso en oro.

Hay dos procesos que fomentan la lactancia: las hormonas y la succión. En el momento del parto, las hormonas prolactina y oxitocina hacen que sea más fácil dar el pecho al recién nacido. Y la succión del pequeño y el contacto piel con piel ayudan a que se produzca la primera toma con éxito.

Pero si no se produce el parto, se puede inducir la lactancia a través de cierta medicación (anticonceptivos y galactogogos) y de la estimulación del pecho, al menos durante seis semanas, lo cual se puede hacer con la ayuda de un extractor de leche. Es un proceso largo y que requiere mucha dedicación, así como apoyo médico. La lactancia en exclusiva probablemente no será posible, pero sí conseguiremos aumentar el vínculo entre madre e hijo y la aportación de nutrientes de calidad en su alimentación.

Hoy en día, vivimos un momento en el que al modelo de familia tradicional se le están uniendo otros nuevos ejemplos de familias, como aquel que ejerce la maternidad subrogada (también llamado vientre de alquiler), las parejas de dos mujeres en las que una da a luz, o como en este caso la lactancia inducida, que puede hacer que la madre que no ha pasado por un parto pueda vivir los momentos de la lactancia, algo único que fomenta los lazos con tu hijo desde su nacimiento. También puede ser muy práctico en el caso de gemelos, si fuera necesario que otra mujer apoyase a la madre durante la lactancia de los niños. Muchas mujeres ni se lo plantean porque no conocen esta posibilidad, pero es una opción muy interesante si quieres participar de uno de los lazos únicos entre madre y bebé.

Foto | iStock evgenyatamanenko

En Mi Mundo Philips | ¿Darías el pecho a un bebé que no es el tuyo?

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.