Mis seis trucos para mantener la casa sin polvo

, 30 de abril de 2015

aspirar_en_familia

Una de las tareas más odiosas para todos es pasar el paño  y quitar el polvo, porque muchas veces, nos queda la sensación de estar simplemente cambiándolo de sitio, trasladándolo de un lugar a otro. Por eso, estoy seguro de que os vendrán muy bien mis seis trucos para mantener la casa sin polvo, sin trabajar de más, dentro de lo razonable.

Partimos de que el polvo siempre está en el ambiente y es prácticamente imposible tener la casa perfecta siempre pero con un poco de constancia y la ayuda de algunos electrodomésticos, sí podemos tener la casa sin polvo, sin que se note en los muebles y sobre todo sin que lo tengamos que respirar ni nosotros, ni nuestra familia, ni nuestras mascotas.

Mis seis trucos para mantener la casa sin polvo

1. Mantén la casa limpia de forma regular. Muebles sin polvo.

12221935513_d956cbe672_z

Cuesta más hacer una limpieza a fondo que hacer el “mantenimiento” a una casa que está limpia. Por eso es importante hacer las tareas de la casa de forma periódica, de forma que el trabajo del hogar luzca más y nos cunda. Cuando se limpia sobre limpio, todo es fácil, todo es rápido y no nos cuesta tanto hacer las tareas.

Empecemos por pasar un paño húmedo por los muebles, seguido de un paño seco. Para terminar, impregnamos un paño con un poco de spray para muebles y al pasarlo, todo brilla y ya no se nota el polvo. Si hacemos esta tarea a fondo un día, bastará con pasar el paño con el spray una vez por semana para mantener los muebles libres de polvo.

2. Sin polvo en los suelos. Pasa el aspirador una vez a la semana

La ventilación normal de la casa y nuestra vida en ella hace que se acumule polvo y la gravedad se encarga de hacer que éste caiga al suelo. Si añadimos las células de nuestra piel, el pelo de los que viven en la casa, en cuanto nos descuidemos tendremos la casa con pelusas. Todo se puede reconducir si hacemos un mantenimiento del suelo como es debido.

hombre_aspirador

Pasa el aspirador una vez a la semana y detente en las zonas de paso, las esquinas y las puertas. Si lo haces con cuidado y detenimiento un día, bastará con repetirlo de forma rápida una vez a la semana. Cada día puedes barrer o pasar una mopa y llevarte las migas o pequeñas partículas de polvo.

3. Ventila solamente durante diez minutos y hazlo por zonas

Para evitar que la tarea normal de ventilar la casa y renovar el aire que respiramos nos llene de polvo, es preferible ventilar cada habitación de la casa durante unos diez minutos y no poniendo toda la casa en corriente sino por zonas. Así tendremos controlado si entra polvo y si lo hace, podremos retirarlo rápidamente, simplemente pasando un paño húmedo.

La forma más lógica es ventilar la habitación justo antes de limpiarla. Si vamos a pasar el aspirador en una habitación o a pasar un paño, podemos aprovechar y ventilarla justo antes porque el polvo que va a entrar durante la ventilación, lo recogeremos justo a continuación.

501187415_7ddb2eec2a_b

Ya lo hemos comentado con anterioridad, pero mantener un nivel óptimo de humedad y también utilizar un purificador de aire, te ayudan a reducir el nivel de polvo ya que estos electrodomésticos están pensados para reducir y recoger hasta las partículas más pequeñas. Los purificadores de aire filtran el aire de la habitación y nos libran de agentes contaminantes como el polvo, el polen, y otras partículas en cuestión de segundos.

De la misma forma, los humidificadores, también hacen un filtrado del aire absorbiendo partículas de polvo, pelos humanos o de mascotas y después devuelven un aire limpio y húmedo que no deja manchas ni provoca gotas de rocío o condensación. Teniendo esas posibilidades a nuestro alcance, no tenemos necesidad de tener polvo en el ambiente, por pequeño que sea el tamaño de las partículas.

4. Deja el polvo fuera de casa y no lo pasees por todas las habitaciones

mantener la casa sin polvo

Una gran cantidad del polvo que hay en las casas viene de la calle y lo introducimos nosotros con nuestros zapatos. Por eso es una buena costumbre la de limpiárselos muy bien en el felpudo antes de entrar en casa, y todavía mejor, si al entrar nos descalzamos y bien caminamos descalzos o bien caminamos con las zapatillas de casa que mantendremos siempre limpias, dejando los zapatos de la calle en la terraza o en otro lugar, para evitar llevar el polvo de la calle por todas las habitaciones.

Es importante aspirar los felpudos al menos una vez cada 15 días y sacudirlos una vez por semana. También viene muy bien instalar un burlete o filtro para que no entre el polvo por debajo de la puerta de entrada de casa. Es impresionante la cantidad de polvo que recoge una de estas barreras, por simple que parezca.

5. Establece una rutina de limpieza en la que todos participen

179309189

La limpieza y el mantenimiento de la casa no es tarea de una sola persona y todos deben participar y ayudar con las tareas. Es mejor limpiar 10 minutos cada día que pasar 3 horas limpiando un día a la semana, por lo que si todos colaboran, cada día puede hacer una persona el trabajo del día. Así todos estamos tranquilos sabiendo que el suelo no tiene polvo que nos perjudique ni a nosotros ni a los nuestros.

Pasar un paño por los muebles, recoger el baño al salir de la ducha, aprovechando el vaho que se forma para limpiar espejos y azulejos o turnarse con la mopa para pasarla todos los días, son pequeñas rutinas que podemos compartir. Su puesta en práctica hace que no se nos acumule el polvo y sin polvo, todo parece más limpio y más fácil de recoger.

6. Si nadie lo puede hacer hoy… entonces que trabaje el robot

FC8802_01-MI1-global-001_highres-610x472Si queremos mantener la casa limpia y libre de polvo sin trabajar nosotros más de lo necesario, podemos contar con la ayuda de un robot aspirador que haga la tarea por nosotros. Con su sistema automático, el robot va atrapando el polvo y mantiene los suelos de la casa como si acabáramos de pasar el aspirador tradicional. Mientras trabaja, nosotros podemos ver la televisión, trabajar en el ordenador o leer cómodamente en el sofá.

Con estos seis trucos para mantener la casa libre de polvo, podemos vivir en una casa más limpia y libre de polvo, respirar mejor, no encontrarnos con problemas de ácaros y sentirnos mejor. De todas formas, no se trata de conocer trucos teóricos, sino que es cuestión de llevarlos a la práctica. ¿Nos contáis vuestro truco para mantener la casa sin polvo?

Imágenes | Philips | Glasseyesview | Outreachr | Jeremy Levine
En Mi mundo Philips | 9 consejos para presumir de cocina ordenada
En Mi mundo Philips |Seis usos del papel de cocina que te ayudarán a diario

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.