Mitos sobre el sueño de los bebés injustificadamente extendidos

, 24 de octubre de 2017

Que los bebés no duerman es algo que nos martiriza a los padres recientes durante meses, y a veces hasta años. Ellos descansan en pequeños tramos de sueño que no tienen nada que ver con los ritmos de una persona adulta. Y ese desajuste que les lleva a despertarse mil veces durante la noche nos trae por la calle de la amargura. Así que todo el mundo da consejos y ofrece soluciones al mal sueño de los bebés, aunque muchas veces no son más que mitos que no funcionan en la realidad.

Mito 1: nunca despiertes a un bebé que duerme

Lo cierto es que les vemos dormir plácidamente y nos da apuro despertarles. Pero a veces duermen más de la cuenta, echan siestas a horas intempestivas, y luego a la noche cuesta que se vayan a dormir. Las rutinas son importantes para el bebé, sobre todo si se tiene que ajustar a un horario determinado de guardería.

Mito 2: las nanas ayudan a los niños a dormir

Es bonito cantarle una canción suave cuando nuestro bebé se va a dormir por las noches. Una costumbre que ha ido pasado de padres a hijos y que mucho retomamos cuando somos padres. Pero hay niños para los que tener a sus padres delante cantando o escuchar la música les distrae y les despierta más que dormirle.

El ruido blanco es una opción mucho mejor. Hay gente que enciende la lavadora, el secador, o el microondas junto al bebé llorando para conseguir que se calme. Incluso hay aplicaciones de móvil específicas para ello. Así enmascaras el resto de ruidos. Sin embargo, puede ser interesante que el bebé se acostumbre a dormirse con los ruidos normales de una casa, como con el sonido de la tele o de la gente hablando, sin que parezca que el hogar se tenga que paralizar cuando el bebé duerme.

Mito 3: hay métodos para enseñar a dormir a los bebés

Hay gente que dice que los métodos para entrenar a dormir al bebé le funcionan, mientras que otros padres piensan que pueden llegar a ser un poco crueles. Estas doctrinas de comportamiento a veces funcionan y a veces no, y lo que el bebé suele aprender es que nadie vendrá a cogerle en brazos cuando llore. Así que aunque todos tengamos nuestros trucos más o menos efectivos para que nuestro hijo se duerma, es la naturaleza del niño lo que hace que duerma bien o no, todos acaban durmiendo bien cuando su sistema nervioso va madurando.

Mito 4: el número de horas de sueño recomendadas

Suele haber recomendaciones de cuánto debería dormir un bebé en cada edad. Aunque en realidad cada niño es mundo, y los hábitos de sueño de cada niño son muy diferentes de unos a otros. Esas tablas son orientativas y deberíamos fijarnos que el niño esté lo suficientemente descansado y no frustrarnos si nuestro bebé no cumple el patrón de sueño.

Mito 5: las siestas no son necesarias

Aunque a partir de los dos años muchos niños protestan por la siesta del mediodía, lo cierto es que esas siesta ayuda a reducir las hormonas del estrés en los niños y les ayuda a recargar pilas. A la tarde estarán más descansados, cenarán mejor y jugarán más en lugar de quejarse y protestar por todo. Muchas veces lo que les impide dormir a las noches es un exceso de cansancio. Lo ideal es mantener la siesta hasta los 3 o 4 años, sin permitir que se alargue demasiado ni que se realice demasiado tarde. Entorno a una hora puede ser suficiente.

Aunque cada vez hay más estudios entorno a la complejidad del sueño de los bebés que nos ayudan a entender cómo funciona, los padres seguimos escuchando este tipo de mitos (e incluso haciéndoles caso por pura desesperación). En definitiva, que los bebés no duerman de un tirón es lo más habitual y saberlo nos hará estar menos estresados por la noches (aunque sepamos de antemano que no dormiremos mucho).

Fotos | iStock AGrigorjevamonkeybusinessimagesoksun70

Vía | Fatherly

En Mi Mundo Philips | ¿Cuánto debe dormir un bebé? Guía mes a mes

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.