Mitos sobre la alimentación con biberón que conviene desterrar

, 6 de febrero de 2019

alimentacion con biberon

Cuando te conviertes en padre o madre tienes que escuchar consejos sobre paternidad de todas partes. Muchos comentarios están llenos de prejuicios, y la alimentación con biberón es uno de los aspectos que más polémica suele causar. Hay cosas que son ciertas, mientras que otras son más mitos que realidad. Así que estas frases que solemos escuchar sobre la alimentación con biberón no tienen por qué ser auténticas.

Todos los biberones y tetinas son iguales

No todos los biberones y tetinas están diseñados igual, y no todos son igual de bien aceptados por el bebé. Podemos probar varios hasta que encontremos con el que nuestro hijo esté más cómodo. Cuánto más se parezca su textura y su forma al pezón de una madre, más fáciles serán las tomas.

Si la tetina es ancha, suave y flexible, el enganche se producirá de manera similar al pecho de la madre. Eso es lo que intentan conseguir la gama de biberones Natural de Philips. El bebé disfrutará de una alimentación más cómoda y agradable, e incluso podrá alternar tomas con pecho con tomas con biberón sin que se produzca confusión en la forma de mamar.

Según el niño vaya creciendo, tenemos que adaptar el tamaño del biberón y el flujo de la tetina a su ritmo de alimentación. Sobre todo cuando comenzamos a añadir cereales a la leche, tenemos que cambiar la tetina para que permita una velocidad más rápida. A partir de los seis meses los bebés son auténticos tragones que hacen las tomas en un abrir y cerrar de ojos. Además, es conveniente cambiar las tetinas con frecuencia y si la vemos rota o deteriorada para evitar algún susto.

Los biberones son complicados de limpiar

Desde luego, la lactancia materna es más higiénica y cómoda, pero un diseño del biberón práctico hace que desmontarlo, limpiarlo por dentro y esterilizarlo diariamente también sea fácil de hacer. Cuantas menos piezas lleve, más ancha sea la boquilla y más redondeado sea el diseño, menos restos de leche quedarán pegados al biberón y más fácil de limpiar será con una escobilla específica para biberones. Para estilizar, recurre siempre a un esterilizador de vapor, ya que es un método más seguro y rápido que hervir en el agua.

La alimentación con biberón puede causar más cólicos

Es cierto que a veces los biberones hacen que el bebé trague más aire. Para evitarlo debemos elegir una tetina con un flujo adecuado a la edad del bebé (para que no se impaciente si no fluye lo suficiente y para que no se atragante si deja pasar demasiada leche), y optemos por biberones Natural de Philips Avent con sistema anticólicos. Su diseño de doble válvula reduce los cólicos y la incomodidad mediante la ventilación del aire hacia el interior del biberón y no hacia la barriguita del bebé.

Hay que elegir entre lactancia materna o alimentación con biberón

La lactancia no tiene por qué ser o todo o nada. Si nos va a costar compaginar la lactancia con la incorporación al trabajo, podemos optar por la lactancia mixta, teniendo en cuenta que nuestro flujo de leche se adaptará a la cantidad de tomas que hagamos. Pero mantener la lactancia materna, aunque no sea en exclusiva, hará que nuestro bebé también se beneficie de unas mayores defensas en su sistema inmunológico, por lo que conviene alargarla tanto como podamos.

Foto | iStock doble-d

En Mi Mundo Philips | Dando el biberón: ¿cómo saber que tu bebé está lleno?

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.