Moler café: lo que tienes que saber antes de apretar el botón

, 5 de junio de 2013

Si eres un amante del café en cualquiera de sus modalidades, sabrás apreciar la diferencia entre tomarlo a partir de un grano recién molido y una mezcla comercializada ya molida. Pero ¿cómo podemos obtener el mejor resultado si compramos el café en grano y lo hacemos en casa?

Hay varios factores que tienes que tener en cuenta: el tipo de molinillo, la cafetera que vas a utilizar, el método de extracción del café, el tipo de grano y tus gustos particulares sobre el sabor e intensidad que quieres obtener.

Básicamente se trata de ir probando diferentes texturas, pero hay algunos aspectos básicos que tienes que conocer en relación al grado de molienda y cómo afecta éste en el resultado final. Así un café molido muy fino alarga el tiempo de extracción y puede darte como resultado un café muy intenso, pero también puede provocar un sobre exceso en el tiempo de extracción y producir un resultado muy ‘amargo y astringente’ como nos indican en Infusionistas.

Para un café turco o espresso utilizaremos un grado de molienda muy fino, mientras que para elaborar esta bebida con una cafetera de goteo, de extracción más lenta, podemos hacer un molido más grueso. Muy importante que el resultado final sea homogéneo y aquí es determinante la elección del molinillo.

Recuerda que las cafeteras espresso Saeco incorporan un molinillo cerámico ajustable para hacer aún más real el principio “del grano a la taza” y conservar el aroma y sabor en toda su intensidad.

Vídeo | Philips
Mi mundo Philips | Un recorrido por las diferentes formas de hacer café a través de los tipos de cafeteras

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.