¿No terminas de dar con tu estilo? ¡Contrata a un personal shopper!

, 17 de agosto de 2017

A menudo no es fácil encontrar la ropa que más nos favorece o que mejor cumple con nuestras necesidades. Pero tranquilo, porque hay quien puede ayudarte a conseguir los mejores looks. Me refiero a los personal shoppers, unos grandes aliados para sacar a relucir al hombre a la moda y con estilo que llevas dentro.

¿Qué es un personal shopper?

Muchas veces recurrimos a algún amigo o amiga que destaca por su buen gusto para que se venga de compras con nosotros y se convierta en nuestro personal shopper por unas horas. Reconócelo, seguro que alguna vez lo has hecho. Pero no nos confundamos: un personal shopper es mucho más que un colega que sabe combinar la camisa con el pantalón.

En realidad, un personal shopper es todo un profesional que no solo va de compras, sino que también tiene conocimientos de moda, diseño y estilismo, siendo capaz de asesorar seriamente en base a las necesidades y características del cliente.

En definitiva, estamos hablando de una auténtica profesión y no de personas aficionadas a la moda que pueden tener buen gusto para la ropa, pero que no saben encontrar lo que más nos favorece. Por ello, antes de contratar a alguien asegúrate de que tienes ante ti a un profesional cualificado y con experiencia.

¿En qué nos puede ayudar?

En general, la labor de un personal shopper suele ser integral, de tal modo que nos asesora tanto en vestuario como en corte de pelo, grooming, etc., consiguiendo dar con nuestro mejor yo en todos los aspectos.

Podemos recurrir a él para que defina nuestro estilo personal y nos enseñe a detectar qué tipo de prendas y colores son los que mejor nos sientan, y qué debemos vestir en cada ocasión.

Pero también podemos contratarle de forma puntual para algún evento concreto en el que deseamos con especial interés ir sencillamente perfectos: una boda, una entrega de premios, una cena especial, etc.

¿Cómo es su trabajo?

Para que pueda desarrollar su labor correctamente, es necesario empezar transmitiéndole al personal shopper cuáles son tus gustos y necesidades específicas. Si, por ejemplo, no sueles ir a eventos nocturnos, no tiene sentido incluir en la compra un esmoquin, o si te agobian los jerseys gruesos, éstos deberán quedar descartados por muy bien que te sienten.

Una vez que el personal shopper tiene clara toda esta información, deberá proceder a un estudio morfológico que permita determinar cuáles son los puntos fuertes y débiles de tu cuerpo, y detectar qué prendas y colores te favorecen más.

El último paso es el de ir de compras. Lo ideal es hacerlo los dos juntos para poder probarte los looks, elegir y descartar prendas en el mismo momento.

Durante todo el proceso recuerda que tú eres el cliente y tienes la última palabra sobre qué te gusta y qué no. Pero eso sí, has contratado un personal shopper para que te ayude, así que déjate ayudar. Ve con la mente abierta y dispuesto a arriesgar y salir de tu zona de confort. Solo así conseguirás ese cambio que tanto deseas.

Imágenes | iStock.com/Minerva Studio | iStock.com/m-imagephotography
En Mi mundo Philips | Alerta tendencia: camisetas con mangas enrolladas y por dentro del pantalón

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.