Nueve formas diferentes de preparar polos de café en casa

, 24 de julio de 2017

Ya sabes cómo hacer el mejor café con hielo sin aguarlo pero, ¿buscas una forma aún más refrescante de disfrutar de tu café este verano? Los polos son la mejor opción, tan sencillos como apetecibles a cualquier hora. Pero siempre podemos ser algo más originales con alguna de estas formas diferentes de preparar polos de café.

Polos de café: receta básica

En realidad para hacer polos caseros no necesitamos ni receta: solo hay que preparar café con nuestra cafetera, esperar a que enfríe, ponerlo en moldes y llevarlos al congelador. Sí es aconsejable hacer café más intenso en aroma porque con el frío se pierde algo de sabor, aunque todo depende de gustos. ¿Te gusta el café más dulce, negro especiado? Congélalo como prefieras.

Si te preocupa la cafeína o quieres que los más peques también puedan refrescarse con los polos, simplemente usa café descafeinado. ¿Y qué moldes podemos usar? Cualquiera que te guste; hoy en día hay miles de modelos en cualquier tienda, algunos con formas divertidas. Y si no quieres comprar ninguno, usa vasos de plástico, moldes de repostería o envases limpios de yogur con un palito o una cuchara.

1. Con chips de chocolate

Dale un toque más dulce a tus polos preparando café con leche y añadiendo chocolate a la mezcla. Pero no queremos polos de café chocolateado, la idea es echar primero un puñado de chips de chocolate en el fondo de los moldes, antes de llenarlos con el líquido. En The View from Great Island sugieren hacerlos con leche condensada.

De esta forma los polos se congelarán con una riquísima punta llena de trocitos de chocolate congelado que se fundirán en la boca al comerlos, creando una irresistible combinación. Si no tienes chips simplemente trocea cualquier tableta o pícala con un cuchillo, procurando que esté bien fría.

2. Polos de café irlandés

Esta idea de café irlandés es perfecta para servir como postre de una barbacoa si tienes invitados en casa. Hay que trabajar un poco más, pero la receta sigue siendo muy sencilla, solo tenemos que esperar un poco entre capa y capa antes de completar los polos, como vemos en Feast and West.

Necesitas 400 ml de café endulzado a tu gusto, 250 ml de nata de cocina infusionada con vainilla y 220 ml de leche mezclada con 30 ml de crema de whisky. Llena los moldes con la nata, espera 2 horas a que congelen, echa una capa de café, vuelve a esperar, cubre con la crema de whisky y, cuando esté congelada, termina con el resto de café.

3. Café y dulce de leche

Una idea genial para hacer polos de café dulzones y cremosos sin complicaciones. El dulce de leche añade un toque goloso con sabor tostado, como de caramelo, y ayuda a que los polos sean mucho más cremosos y suaves.

Tan solo hay que preparar 500 ml de café y mezclarlo, en caliente, con unos 100 ml de dulce de leche, hasta que se disuelva. Espera a que enfríe antes de llenar los moldes y congela unas horas. En Sauna Saver los preparan además con yogur griego.

4. Sirope de chocolate y de caramelo

Tal y como podemos ver en The frugal foodie mama, una forma fácil de transformar nuestros polos favoritos de café es añadir salsas o siropes, comerciales o caseros. El chocolate y el caramelo maridan muy bien con el café, y juntos son aún mejor.

Pinta los moldes por dentro echando los siropes en forma de hilos (procura que sean viscosos y no líquidos) y luego rellena con el café. También puedes servir los polos desmoldados con un poco más de tu sirope favorito.

5. Polos de café bicolores con leche

Eres de los indecisos que siempre duda entre un café solo o con leche? Date el gusto de tomar los dos en formato congelado, con polos de dos colores o capas.

Congela la mitad de los moldes con el café a tu gusto, espera un par de horas y rellena con leche o una bebida vegetal endulzada o con un toque de vainilla o canela. Cuando te tomes el polo las capas se irán fundiendo por la mitad, creando el inconfundible sabor a café con leche.

6. Con cobertura de chocolate

Esta es otra forma deliciosa de seguir saboreando esa maravillosa pareja de chocolate y café. Prepara tus polos a tu manera, deja que se congelen al menos cuatro horas, o toda la noche, y derrite chocolate al baño maría. Eso sí, escoge un chocolate negro de buena calidad.

Cuando puedas tocar el chocolate derretido sin quemarte, saca cada polo y sumérgelo para crear una capa de cobertura que se congelará al instante. La puedes decorar tal cual o devolver al congelador. Si tienes miedo de que se derrita el polo puedes darle un baño solo por la mitad, como vemos en Sprinkle some sugar. El acabado estético así además es mejor.

7. ¿Café o postre?

La idea que proponen en The Cookie Rookie demuestra lo fácil que es montar un polo digno de la carta de postres de un restaurante, solo jugando con las capas. ¿Te gusta el affogato, el café italiano servido con una bola de helado? Entonces prueba este polo.

Llena la mitad de los moldes con el café frío, espera a que congele y pon otra capa de helado a tu gusto. Puede ser de yogur mezclado con chips de chocolate, helado clásico de vainilla, de nata, de avellana… ¡a tu gusto! Después corona con otra capa de café y ten paciencia para esperar a que se congelen.

8. Para fans del caramel macchiato

También la bebida de café moderna que no pasa de moda se puede convertir en polos. El caramel macchiato es uno de los cafés más populares entre jóvenes y millennials, y su versión helada no podría ser más fácil, y deliciosa.

En Shrimp Salads Circus vemos que solo hace falta una capa de café fuerte y otra de leche endulzada con sirope de caramelo. Para lograr un mejor efecto, no esperes a que el café se congele del todo, así las capas se fundirán de forma natural. Mezcla la leche con nata líquida si lo quieres más cremoso.

9. Un poco de fruta

Ya que estamos en verano vamos a aprovechar la estupenda fruta de temporada que hay en el mercado. Y la propuesta de An edible mosaic, de añadir cerezas frescas a los polos, suena de lo más tentadora y refrescante.

Las cerezas o picotas son muy dulces y su sabor combina muy bien con el café. En esta receta no hay que complicarse, solo tenemos que hacer un café solo o con leche al gusto, mezclarlo con unas cuantas cerezas troceadas sin hueso, y congelarlas. Podemos añadir chips de chocolate o aromatizarlos con vainilla.

¿Qué te parecen estas ideas de polos de café? ¿Te animas a probarlas en casa?

Fotos | iStock.com – Bartosz Luczakalpaksoymatuchajenifoto

En Mi Mundo Philips | Receta de helado exprés de café con dos ingredientes

En Mi Mundo Philips | Sorbetes, granizado, frappé y otras formas diferentes de tomar el café muy frío

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.