10 propósitos de año nuevo que no vas a cumplir, aunque deberías

, 1 de enero de 2017

Propósitos para el año 2015

Ya está aquí. 2017 ha llegado y seguramente pasaste todo el día de ayer dándole vueltas a esos propósitos de año nuevo que tienes pensado cumplir. Pero no nos engañemos, lo más probable es que la mayoría de ellos se queden por el camino. Meras intenciones que nunca llegarán a ser realidad.

No llegarán a serlo, pero deberían. Al parecer, es necesario repetir una misma actividad durante 21 días seguidos para que se convierta en un hábito. ¿Estás dispuesto a ello? Por si acaso, toma nota. Aquí van nueve propósitos de año nuevo que seguramente no vayas a cumplir, pero que te gustaría hacerlo. Igual merece la pena el esfuerzo.

Dejar de fumar

Vale, este es el tópico de todos los años. Por eso sé que no lo vas a conseguir. Cada 1 de enero, lo mismo: “Este es el último cigarrillo que me fumo“. Y nada. Siempre hay uno más y otro y otro.

Sinceramente, no lo entiendo. Es dañino para la salud y lo sabes, y además hace que huelas mal, sepas mal, te cueste respirar y te provoca una tos horrorosa. Todo ello sin contar lo caro que resulta. Si a diario echaras en una hucha el dinero de los paquetes que no compras, a final de año tendrás una cifra más que considerable. ¿No te motiva la posibilidad de tener un regalo extra la próxima Navidad?

Hacer ejercicio a primera hora de la mañana

Es muy posible que la rutina de practicar ejercicio ya esté integrada en tu día a día (si no es así, ya sabes por donde empezar), pero hay que dar un paso más allá: entrenar a primera hora de la mañana, antes de ir a trabajar.

Seguramente, el mero hecho de pensar en el madrugón ya te echa para atrás, pero que lo primero que hagas sea practicar deporte hará que empieces el día lleno de energía y que afrontes la jornada laboral de mucho mejor humor. Te lo digo por experiencia.

Incluir más verde en las comidas

Lo de comer más saludable es toda una batalla perdida para ti. La fruta y la verdura se pasa a saludar de vez en cuando por tus menús, pero claro, es que las patatas fritas y los tiramisús están mucho más ricos. Pues chico, lo llevas claro. Más vale que vayas incluyendo más color verde en las comidas o vas a acabar francamente mal. Para ello es recomendable que te propongas aprender algunas recetas o incluso adquirir “nuevos amigos” en tu cocina que te ayudarán a preparar zumos, batidos y platos más saludables. Tu organismo será mucho más feliz si lo haces.

Dejar ese trabajo que tan poco te gusta

No hace falta decir que no está la situación laboral como para ir dejando un puesto de trabajo a la ligera. Por supuesto que no. Pero eso no quita que vayas buscando uno nuevo para que surja la posibilidad de cambiarte.

Dicen que un puesto de trabajo merece la pena si se cumplen tres factores: te gusta, aprendes y te pagan de manera justa en base a la labor que desempeñas. Si uno de estos tres puntos no se cumple, deberías plantearte un cambio muy seriamente. Así que proponte enviar al menos cinco currículos cada día.

Invitar a cenar a esa vecina que te vuelve loco

¿Cuántos meses llevas quedándote paralizado cada vez que coincides en el ascensor con tu vecina del cuarto? Sí, esa morena de ojos verdes que te tiene loco desde la primera vez que la viste en aquella junta de la comunidad.

Pues ya te digo que este 2017 vas a seguir quedándote paralizado cuando la veas. Pero plantéate por un segundo qué pasaría si la invitas a cenar y te dice que sí. Molaría, ¿verdad? Pues ya sabes.

Dejar de quejarte por todo

Estás metido en un bucle de quejas por absolutamente todo. Tus amigos han empezado a llamarte Grinch, tus compañeros de trabajo pasan de invitarte a las copas del after work y pierdes contactos de Facebook casi a diario.

Soy consciente de lo difícil que es salir de esta espiral, tanto que dudo mucho que lo consigas, pero prueba a cambiar tu punto de vista de la vida por uno más optimista. Piensa lo bueno que tienes en la vida y prueba a sonreír sin motivo. Sí, aunque te sientas un poco ridículo.

Hacerte menos selfies

No eres ningún adolescente, aunque tu cuenta de Instagram, llena de selfies, parezca indicar lo contrario. ¿Sabes que hay todo un mundo ahí fuera por fotografiar además de tu propia jeta? Ha llegado el momento de subir tu autoestima con procedimientos más saludables y encima nos ahorrarás a todos tener tu cara delante a cada segundo. Estás demasiado visto, chaval.

Levantar la vista del móvil

Hay vida más allá de tu teléfono móvil, ¿sabes? Si has dejado de leer en el metro para jugar al Candy Crush, si vas por la calle hablando por WhatsApp o si pasas de lo que te cuentan tus colegas para postear en Facebook, chico, vuelve a la vida 1.0, que te estás perdiendo demasiado.

Meditar cada día

Alivia el estrés, relaja y contribuye a mejorar la memoria, entre otros beneficios. ¿Que los rollos místicos no son lo tuyo? Déjate de pamplinas y anímate a dedicar unos minutos diarios a la meditación. Todo son ventajas y si lo haces antes de irte a dormir, te irás a la cama en un estado de paz muy favorable para conciliar el sueño.

Saca tu lado más ecológico para moverte

Hoy en día ya está demostrado que si no cambiamos nuestros hábitos de movilidad, las ciudades se harán insufribles. ¿Has pensado en ir en bicicleta al trabajo? ¿O incluso plantearte hacer la escapada de fin de semana compartiendo el coche con tu colega? Son pequeños gestos que tampoco implican revolucionar tu vida y sin embargo van a crear escuela entre tus amigos.

 

Imagen | Carol VanHook
En Mi mundo Philips | Este es el deporte que tienes que hacer para quemar una tableta de turrón de chocolate

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.