Nueve recetas con tostadora que te salvarán la cena

, 16 de octubre de 2017

¿Cuántas veces sales de casa sin desayunar y apenas tienes tiempo de comer algo a mediodía? Pensarás que por un día no pasa nada, que ya compensarás con una buena cena, pero la realidad es que casi siempre volvemos cansados y sin ganas de cocinar. No te preocupes, tienes un aliado que te salvará la cena: ¡tu tostadora! Apunta estas recetas y no te compliques con las cenas en casa.

La tostadora, no solo para el desayuno

El pan tostado ha acompañado al ser humano casi desde que empezó a hornear pan, ya que además es una manera estupenda de aprovechar las rebanadas antes de que se echen a perder. Así nació la tostadora, un pequeño electrodoméstico que nació con un objetivo muy claro, pero que por desgracia ha visto limitadas sus posibilidades precisamente por eso.

Piénsalo bien, ¿no es una pena tener un aparato en casa con una única función? Hoy en día acumulamos tantas cosas en la cocina que hasta el mínimo espacio libre es un tesoro, y es una lástima no aprovechar todas las posibilidades que nos ofrecen los utensilios y pequeños electrodomésticos que tenemos, como la tostadora.

Y si te acabas de mudar o has jubilado recientemente a tu viejo aparato, puede que estés dudando si merece la pena invertir en una nueva. ¿Solo tienes tiempo de desayunar con calma los fines de semana? Realmente no es un motivo para renunciar a una tostadora en casa, solo necesitas aprender a sacarle el máximo partido.

Nuevas tostadoras Daily Long Slot: todo un mundo de posibilidades

La nueva gama de tostadoras Daily Long Slot de Philips demuestra cómo hay mucha vida más allá de las tostadas del café mañanero. Diseñados con una ranura extra larga, está pensada para recibir todo tipo de panes, panecillos y bollos de diferentes tamaños, grosores y cortezas.

Jugando con los 8 ajustes de tostado que incorpora podemos definir con precisión el punto de tueste que nos gusta, según el tipo de pan o la receta que estemos preparando. Además cuenta con una práctica rejilla calientabollos con la que podemos calentar cualquier tipo de masa y otros alimentos, dando resultados mucho mejores que el microondas.

También ofrece la posibilidad de recalentar pan ya tostado, y de preparar directamente porciones congeladas, que estarán listas con tan solo pulsar un botón y en apenas unos segundos. El pan queda igual de crujiente y sabroso que recién hecho, para que nunca más tengas que desperdiciar rebanadas rancias o echadas a perder en el fondo de la bolsa.

Está claro que la tecnología de las tostadoras ha evolucionado mucho y hoy nos ofrecen multitud de posibilidades en la cocina. Si necesitas inspiración, aquí tienes muchas ideas de recetas fáciles y variadas que son perfectas para sacarte de un apuro a la hora de la cena.

Recetas fáciles para la tostadora

1. Gofres con ensalada

La masa de los gofres es muy similar a las tortitas, pero con algo más de consistencia y un exterior que debe quedar crujiente. A los americanos les encanta acompañarlos con cosas saladas, y un clásico sureño son los gofres con pollo frito o bacon. ¿Por qué no inspirarnos en ellos para la cena? Eso sí, con una opción saludable que no deja de ser de lo más apetecible.

Puedes haceros caseros o comprarlos ya preparados y congelarlos individualmente. A la hora de la cena solo tienes que introducirlos en tu tostadora y tostarlos hasta que se descongelen y queden al punto que te gusten, bien crujientes y dorados por fuera. Sírvelos sobre una cama de hojas verdes y corona con verduras o con hortalizas frescas, como tomate, cebolla, aceitunas y pepino.

2. Bagels de salmón

Los bagels son unos panecillos con forma de dónut también muy típicos en EUU, pero cuyo origen está en la cocina judía. Son un clásico de los desayunos y brunchs de Nueva York y ya han conquistado medio mundo. Tiene una miga particular, porque primero se cuecen en agua, y son perfectos para tostar, la forma tradicional de servirlos.

Compra tus bagels favoritos (por ejemplo, con semillas de amapola o sésamo), abre por la mitad y tuéstalos bien en la tostadora. Los puedes rellenar casi con lo que te apetezca, pero una opción que nunca falla es una base de creso crema mezclado con eneldo, alcaparras, cebolla morada y lonchas de buen salmón ahumado.

3. Croissant salado

Irresistibles en el desayuno a la francesa, los croissants tostados con rellenos salados son una verdadera deliciosa gourmet para la cena. Además, es una buena manera de aprovechar el típico croissant que sobró del día anterior y corre el riesgo de ponerse algo rancio. Si lo pasas por la tostadora, cobrará una nueva y deliciosa vida.

Abre tu croissant, tuéstalo y pinta cada cara con aceite de oliva. Rellena con una capa de rúcula, atún o bonito, huevo duro cocido al punto y rodajas finas de pepino o de calabacín. Salpimenta y listo para servir.

4. Baguette con pollo barbacoa

Esta receta es perfecta para dar salidas a sobras de pollo asado. Abre media baguette o una baguetina longitudinalmente, tuesta cada mitad y cubre con una base de salsa barbacoa o tu salsa de tomate favorita. Corta el pollo asado en trocitos pequeños o desmenuza la carne con un tenedor, mezcla con cebolla y ajo picados, tomillo, pimienta y un poco de queso.

Puedes servir la baguette sin montar, a modo de grandes tostas, o cerrar el bocadillo si prefieres comerlo con las dos manos. Añade un poco de guindilla picada a la mezcla si te gusta el picante, la combinación es deliciosa.

5. Tostas de huevos poché

Los huevos son muy nutritivos y siempre nos pueden solucionar más de una cena en pocos minutos. Pochados o escalfados son muy saludables, sin más grasas añadidas, tardan poquísimo en hacerse y son irresistibles, jugosos y con la yema cremosa que tan bien combina con otros ingredientes. Empieza tostando rebanadas de pan rústico y saca unas lonchas de jamón y unos tomatitos.

Corta un pedazo de plástico film y cubre un pequeño cuenco con él. Pinta el plástico con aceite de oliva y deposita dentro un huevo sin romperlo. Cierra el paquete de plástico con un nudo o una pinza y pon agua a hervir. Cuando esté hirviendo, introduce el paquete y deja dentro del agua uno o dos minutos, para que se cuaje al punto. Rápidamente saca el huevo y colócalo encima del pan.

Lo puedes aliñar con una salsa casera de yogur, mayonesa, mostaza y finas hierbas, o con un poco de queso. Rompe la yema sobre el pan tostado y disfruta de una cena de lujo sencilla

6. Falsa pizza

¿Pizza para cenar, rápida y sana, sin recurrir a los precocinados? Sí se puede, y no hay ni que encender el horno. Solo necesitas un par de piezas de pan plano, tipo pan de pita o pan naan, que hoy en día se pueden encontrar en cualquier supermercado.

Para hacer la falsa pizza, tuesta los panes en la tostadora y, mientras sigan calientes, cubre con una base de salsa de tomate, incorpora hortalizas al gusto y añade queso de cabra y mozzarella o algún otro queso fundente. Espolvorea con orégano a tu gusto, y sirve inmediatamente.

7. Bruschetta de pisto

De origen humilde, la bruschetta es un plato surgido de la necesidad de los campesinos italianos, hoy un clásico de Italia que triunfa por todo el mundo. Es ideal para cenar sin complicaciones, también para montar un picoteo rápido si tienes invitados inesperados en casa.

Corta rebanadas de una barra de pan rústica, de un dedo de grosor, y tuéstalas. Aún calientes, restriega cada pan tostado con un diente de ajo y cubre con aceite de oliva virgen extra. A continuación reparte cucharadas de pisto y corona con trocitos de queso de cabra o queso fresco de Burgos. Añade unos piñones para darle otro toque diferente.

8. Quesadillas de aguacate y queso

Si te ha quedado algún aguacate demasiado maduro en la nevera o tienes sobras de guacamole que conviene gastar, aprovecha para cenar unas rápidas y ricas quesadillas sin sacar más que tu tostadora. Tuesta dos tortillas de trigo mexicanas, aplasta el aguacate y mézclalo con zumo de limón, sal y pimienta. Corta un tomate en cubitos pequeños y saca el queso que tengas.

Cubre cada tortilla con la crema de aguacate y reparte en una de ellas el tomate, si quieres aliñado con alguna especia picante. Agrega queso rallado o desmenuzado, un poco de perejil o cilantro y granulado, y cierra con la otra tortilla. Aprovecha la rejilla calentadora de la tostadora para darle otro golpe de calor y asegurarte de que el queso se funde bien.

9. Tostadas de boniato

Una de las últimas modas de la comida saludable es sustituir el pan y usar una base de boniato como si fueran rebanadas. Esta nutritiva hortaliza está de temporada, así que es un recurso perfecto para cenar en otoño o invierno.

Corta rectángulos o porciones ovaladas de boniato pelado, de 1 centímetro de grosor, y tuéstalas en la tostadora hasta que se puedan atravesar fácilmente con cuchillo. Píntalas con aceite de oliva y cubre con queso feta o requesón, aceitunas negras sin hueso, tomate picado, alcaparras y perejil. Sazona y aliña con un poco de zumo de limón o lima, aceite de oliva y alguna hierba como tomillo o romero.

Anímate a aprovechar todas las posibilidades de una tostadora de gran capacidad como las Daily Long Slot de Philips y no te compliques para preparar la cena. ¿Qué otras recetas se te ocurren para esos días en los que no apetece ponerse a cocinar?

Fotos | iStock.com/Anna_ShepulovaFudioArx0ntiuliia_nartJazz

En Mi Mundo Philips | No sólo tostadas: desayunos diferentes gracias a tu tostadora

En Mi Mundo Philips | Cinco ideas para una merienda sana en el recreo

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.