El chupete del bebé: todos lo que necesitas saber de mamá a mamá

, 17 de mayo de 2013

Ya hemos hablado de lo importante que es el chupete para un bebé. Es su gran amigo, y quiere tenerlo siempre a mano. Pero tan fundamental como elegir un chupete de un material que evite las alergias (como los de silicona) y guardarlo cerca, es evitar que se ensucie, tenerlo en buenas condiciones. Una pinza para chupete adecuada nos quitará muchos dolores de cabeza.

En la cuna, cuando están dormidos, hay niños que enseguida se desvelan si, por lo que sea, se les cae el chupete. Así que es fundamental tenerlo bien atado a su saquito o pijama para que en la oscuridad lo podamos localizar fácilmente. Cuando son un poco mayores, ellos mismos se lo pueden colocar si lo tienen cerca.

Cuando empiezan a gatear y a moverse, existen muchas posibilidades de que pierdan el chupete en cualquier sitio. Los bebés tienen la manía de meter las cosas en los sitios más insospechados y de hacer lanzamiento de objetos voladores cuando van de paseo en la silla. Mi hijo ha tirado algún chupete a la basura, y ahora que es mayor, siempre que movemos el sofá encontramos algún coche debajo. Así que aparte de tener varios chupetes de repuesto por si acaso, conviene atarle siempre el chupete con una pinza para chupetes.

Cuando empiezan a moverse, hay que extremar la limpieza del chupete, ya que lo arrastran por todos los sitios. Hay que lavarlo cada vez que se cae al suelo (y no, no vale con que nosotros nos lo metamos en la boca para limpiarlo), y esterilizarlo una vez al día.

Para evitar ese momento de pánico de ¿dónde está el chupete? y por menos de cinco euros, hazte con esta pinza para chupete de Philips AVENT, disponible en tres colores: azul, rosa y verde. Se trata de una pinza con un diseño moderno, que hace que el chupete esté siempre cerca del bebé y evita que se ensucie. Se coloca muy fácilmente, se sujeta muy bien allá donde la coloques y no deja marcas en la ropa.

¿Cuándo quitamos el chupete?

Cuando son pequeños, los bebés tienen un fuerte reflejo de succión que el chupete consigue calmar, además que el uso del mismo limita el riesgo de muerte súbita del lactante. Los bebés que no quieren chupete muchas veces piden el pecho con tal de calmarse o acaban llevándose el dedo a la boca, un gesto que es realmente perjudicial para su boca y sus dientes.

Entonces, ¿cuándo quitamos el chupete? Los pediatras aconsejan que se quite el chupete a partir del primer año de vida. A mi me parece un poco pronto, aunque sí que podemos empezar a limitarlo sólo para dormir (les ayuda a conciliar el sueño mucho antes y les calma cuando tienen un gran disgusto).

A partir de los dos años es más fácil explicarles porqué el chupete desaparece o inventarnos alguna historia del tipo “los Reyes Magos nos traen regalos si les damos nuestros chupetes“, “eres mayor para estar con el chupete” o algo así que le ayude a tomar la decisión de dejar el chupete para siempre.

Mi mundo Philips | Mi primer gran amigo, el chupete

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.