¿Nunca has planchado? Con estos consejos triunfarás tu primera vez

, 24 de abril de 2017

Hay una primera vez para todo en esta vida, y a todos nos llega el momento de enfrentarnos a la plancha. Aunque es una de las tareas del hogar que más pereza dan, cuando por fin te decides a planchar tu propia ropa te das cuenta de en realidad es un pequeño esfuerzo que merece mucho la pena. ¿Tú también eres un novato? Sigue estos consejos básicos y triunfarás a la primera.

Por qué merece la pena invertir tiempo en el planchado

Antes de empezar hay que tener claro por qué sí merece la pena planchar la ropa, así no verás la tarea como una obligación tortuosa. El planchado es el paso final de una colada perfecta, nos deja toda la ropa impecable, como recién comprada, incluso parece aún más limpia y facilita doblarla y guardarla mejor. Planchando conseguimos que las fibras recobren su forma natural, alargando su vida durante más tiempo.

Por supuesto, no tiene ni punto de comparación ponerse ropa limpia y planchada a vestir una camisa arrugada. El planchado aporta higiene, elegancia y pulcritud, no solo de cara a los demás, también con nosotros mismos. Las prendas sientan mejor y la sensación es mucho más confortable. Además, ¿sabías que planchando la ropa evitamos los gérmenes y bacterias de los tejidos?

Consejos para triunfar con tu primer planchado

  • ¿Plancha o centro de planchado? Elige correctamente el producto que mejor se adapta a tus necesidades para sacarle el máximo partido en casa.
  • No cometas errores con la lavadora. Un planchado perfecto empieza haciendo la colada, y los pequeños fallos con la lavadora pueden complicar la tarea de planchar.
  • Tiende la ropa rápidamente. Intenta que no pase mucho rato entre que termina el ciclo de lavado hasta que tiendes la ropa o la pasas a la secadora. Cuanto más tiempo permanezca la ropa húmeda arrugada en el tambor, más se arrugará.
  • Aprende a tender bien. Sacude las prendas, saca mangas y deslía los extremos, estira bien cada tela y tiende poniendo las pinzas en las costuras.
  • Regula adecuadamente la temperatura de la plancha según las indicaciones de cada etiqueta.
  • Aprovecha la tecnología OptimalTemp de planchas y centros de planchado para cuidar los tejidos más delicados sin riesgo a que se dañen.
  • Plancha las prendas con estampados, bordados y dibujos del revés, y abrocha botones y cierra cremalleras.
  • Camisas. Plancha primero las mangas y puños, luego el cuello, espalda y parte delantera. No te olvides de dar un último repaso a las costuras y detalles.
  • Pantalones y faldas. Empieza por la parte de atrás, por la cintura, y termina dando una última pasada más ligera en el frontal. Vigila los dobleces y pliegues, y cuélgalos con pinzas para evitar las marcas.
  • Las piezas grandes como sábanas o manteles se pueden planchar dobladas, bien estiradas.

Con estos sencillos consejos y una buena plancha verás lo fácil que es enfrentarse al planchado de la ropa. Pierde el miedo a la plancha y comprueba que el pequeño esfuerzo merece mucho la pena. ¿Te animas a declarar la guerra a las arrugas?

En Mi Mundo Philips | Buenas pautas para evitar el caos al hacer la colada

En Mi Mundo Philips | Cómo saber si necesitas un centro de planchado o una plancha

Guardar

Guardar

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.