El olor a galletas recién hechas nos incita a querer tomar café

, 27 de octubre de 2016

Café y galletas

El poder que tienen los aromas en nuestro cerebro sigue fascinando a la ciencia. Es uno de los mecanismos de memoria más fuertes y nos pueden ayudar a relajarnos o a levantar el ánimo. ¿A que con solo oler el café por las mañanas ya te sientes más despierto? Pues no te extrañes si al llegarte el olor a galletas recién hechas de repente tienes muchas ganas de tomar café.

Olor a galletas y café: cómo afectan a nuestro comportamiento

galletas-cafe

Está claro que las galletas y pastas hacen una pareja estupenda con el café, en cualquiera de sus formas y a cualquier hora del día. Lo que no sabíamos es que pueden tener un vínculo mucho más fuerte que nos afecta directamente sin darnos cuenta. Al parecer, según un estudio llevado a cabo en Suecia, oler a galletas nos puede llevar a tener muchas ganas de tomar café en ese momento.

Los investigadores facilitaron unas gafas especiales a cien voluntarios para estudiar su comportamiento al ir de compras y pasear delante de escaparates por una concurrida calle de Estocolmo. Sin que ellos lo supieran, una parte de los sujetos se exponía al aroma emitido artificialmente desde la puerta de una conocida cafetería. Y descubrieron que el olor a galletas de chocolate tenía un efecto muy curioso, pues una gran mayoría decidió en ese momento entrar a por café.

Según conclusiones del estudio, el aroma a dulce primero capta nuestra atención, haciendo que nos paremos en nuestro recorrido y echemos un vistazo al escaparate de la cafetería. El olor a galletas con chips de chocolate fue el que más efecto causó entre los viandantes, incitándoles a entrar. Lo interesante es que sintieron ganas de tomar o comprar café, y no precisamente galletas.

galletas-para-cafe-610x406

Nuestro cerebro parece decirnos que una dulce galleta debe ir acompañada de buen café, aunque solo la hayamos percibido por la nariz. Es curioso además comprobar que es el olor a galletas el que más poder de sugestión tiene, superior incluso que oler al propio café.

Si alguna vez has pasado por delante de una pastelería y de repente te han entrado unas ganas enormes de tomarte un espresso o capuccino, ya conoces la solución al misterio. Conociendo los resultados de este estudio experimental, ¿se dedicarán las cafeterías a rociar la calle con fragancias artificiales de galletas?

En Mi Mundo Philips | Por qué deberías acompañar siempre tu café con un vaso de agua

En Mi Mundo Philips | Receta de tarta de galletas y crema de café con cobertura de chocolate

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.