Olvida los mitos que te han contado sobre la maternidad con apego: así es la maternidad más cercana

, 13 de mayo de 2014

4979120681_1c27caa7f4_z

Yo, que hasta que me quedé embarazada era prácticamente una persona anti-niños, que ni siquiera de niña había jugado con muñecas, me empecé a interesar sobre el tema de la maternidad haciendo lo que siempre he hecho con las dudas: leer libros y buscar en internet, pocos meses antes de ser madre. Así descubrí la maternidad con apego, que es básicamente volver a la maternidad que nos inculca la naturaleza. Los seres humanos hemos ido haciendo artificial el proceso de dar a la luz y de criar a los hijos cuando está en nuestra propia naturaleza e instinto. ¿Recordáis las lecciones de Ciencias Naturales? Hemos nacido para reproducirnos.

¿Qué es la crianza con apego?

La crianza respetuosa o crianza natural está basada en la teoría del apego. Básicamente se trata de respetar al niño y sus tiempos, criarle con cariño, y eso consiste en darle lo que crees que necesita en cada momento, a todos los niveles: amamantarle, por ser el mejor alimento posible y por ser una manera excelente de darle nuestro cariño y contacto, pasar mucho tiempo con él, hablarle, jugar con él, cogerlo en brazos cuando lo necesite y cuando lo necesites, dormir con él si así duerme mejor, utilizar el diálogo para solucionar los problemas, servir de ejemplo para que aprendan con nosotros, hacerle saber que es importante y en definitiva, hacerle partícipe de nuestra familia. Las personas que educan a sus hijos según los principios de la teoría del apego ven enseguida que sus bebés están más tranquilos, lloran menos, son más felices y, en consecuencia, los padres también lo son.

Parto natural

En los hospitales y clínicas el proceso del parto se ha medicalizado demasiado, hay demasiadas cesáreas, demasiadas episotomías y en muchos hospitales se está volviendo a respetar los tiempos, se vuelve a buscar el bienestar de la madre y del niño, tratando de intervenir lo mínimo posible, aunque vigilando en todo el momento que todo está siguiendo el curso natural.

El parto natural sería el que se hace sin ningún tipo de anestesia ni de instrumento médico. No todos los partos se presentan igual, y la verdad, la medicina ha evolucionado y tiene sus ventajas, como la bendita epidural. Pero sí conviene informarse y elegir el hospital donde das a luz buscado que se respete tu plan de parto, en donde te aseguren que vas a dormir con tu bebé si no tiene ningún problema de salud y en donde te faciliten el contacto piel con piel tras el parto.

Crianza natural

La crianza natural suele conllevar una serie de puntos que no hace falta cumplir a rajatabla, en realidad, se trata de escuchar a tu bebé, de sentir lo que te pide, de adaptarte a lo que necesita y seguir tu instinto. Cada niño te va pidiendo distintas cosas. Algunos puntos que se suele mencionar de la crianza con apego son:

* La lactancia materna a demanda hasta que el bebé quiera destetarse (se pueden dar lactancias prolongadas de 3 o 4 años sin problemas). Los extractores de leche facilitan que puedas alargar la lactancia todo lo que quieras aunque comiences a trabajar.
* El colecho, es decir, dormir con el pequeño para que se sienta más seguro a las noches. Como todo, tiene sus ventajas e inconvenientes.
* Llevar el bebé en brazos o en portabebés, para asegurar el contacto directo con sus padres. Este punto es especialmente recomendable para los bebés que lloran todo el tiempo que están en el carrito. Y para los demás, darles abrazos y mecerles es muy recomendable siempre que podamos.
* Consolarle cuando llore, porque no está diciendo en su lenguaje que algo le pasa, ya sea sueño, hambre o necesidad de cariño, y todo es igual de importante.

Y así hasta 8 puntos de la crianza con apego que conviene recordar y repasar de vez en cuando porque es una buena manera de educar y criar a tu hijo. Luego nosotros debemos saber qué queremos, que nos conviene a los padres como personas, y como lo conjugamos con el resto de nuestras vidas. Como para todo, el sentido común es una buena manera de guiarse en la vida.

Algunas de estas prácticas pueden ser reprobadas por nuestro entorno: son muchos años diciendo eso de “no le cojas en brazos que se acostumbra“, o “como duerma en tu cama no va haber quién le saque“, pero tú eres la madre, o el padre, y conoces lo que tu bebé quiere, porque él te lo hace saber, escúchale en cada momento. Trata de hacerle feliz, de darle seguridad y afecto, porque es el mejor regalo que le puedes dar a tu hijo.

Foto | music2fish2 (eric lanning)
En Mi Mundo Philips | Come siempre sano, pero si estás embarazada, por una doble razón

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.


  • Inma

    Me gusta tu enfoque, sin llegar a extremos
    😉

  • Chloe

    Gracias Inma, es que pienso que bastante dificil es criar niños como para encima imponer dogmas.