Receta de pastas caseras para acompañar una buena taza de café

, 22 de mayo de 2014

Pastas para acompañar el café

Pocas cosas hay que me gusten tanto como unas buenas pastas caseras para acompañar una buena taza de café espresso. Crujientes, sabrosas y en su justa medida de dulces, las pastas y galletas caseras son la mejor compañía para el café.

Si te gusta un café espresso, con su crema natural del café recién molido, elaborado con una cafetera automática que le aporte la presión necesaria, una o dos de estas pastas te vendrán muy bien para el desayuno o la merienda.

Ingredientes para unas 40 pastas caseras

  • 200 g de mantequilla, 150 g de azúcar glass, 300 g de harina y un huevo
Las pastas listas para acompañar el café

Cómo hacer pastas caseras para acompañar el café

Nada hay tan sencillo como hacer unas pastas o galletas caseras, idóneas para acompañar el café de media tarde. Basta con mezclar bien los ingredientes y formar una bola, como veis en las imagenes de más abajo.

Una vez formada la bola, la envolvemos en plástico o film de cocina y la dejamos reposar en la nevera, durante unos 45 minutos, con el fin de que la mantequilla se endurezca de nuevo y así las formas de las galletas se mantengan.

Después, sacamos la masa de pastas de la nevera, la estiramos con un rodillo dejando un grosor aproximado de medio cm, y con un cortador vamos cortando las pastas a nuestro gusto. Yo he utilizado un cortador con forma de flor, aunque en el mercado los hay con todo tipo de diseños.

Horneamos  las pastas colocadas en una bandeja con un papel de hornear, a una temperatura de 180º, hasta que se tuesten ligeramente, tras unos 15 minutos, dependiendo de cada horno. Es mejor guiarse por la vista.

Después las dejamos enfriar sobre una rejilla para que se endurezcan y queden bien crujientes. Se pueden tomar tal cual salen del horno, bañar con un poco de chocolate de cobertura o espolvorear con azúcar glass, según vuestro gusto.

Pastas para acompañar el cafe

Degustación

Las pastas caseras para acompañar el café son excelentes para la merienda y el desayuno. Si hacéis otras en tamaño mini, pueden serviros para poner una galletita de cortesía en el plato de la taza de café para que la disfrutéis cada vez que preparéis un buen café espresso.

En Mi mundo Philips | 13 hechos sobre el café que la mayoría de los cafeteros ignoran
En Mi mundo Philips | El café Geisha, uno de los más caros del mundo

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.