Cómo pedir un café en diferentes ciudades europeas

No hay comentarios , 17 de Junio de 2016

El café es una bebida que en su esencia es muy sencilla, pero al mismo tiempo esconde una gran complejidad que le da su carácter único. Existen muchas formas diferentes de preparar el café, así como costumbres para tomarlo en distintas culturas. Si estás preparando un viaje para este verano, toma buena nota de cómo puedes pedir un café según las ciudades europeas que vayas a visitar, y no quedes como un turista más.

Pedir un café en Austria

cafes - viena

Los austriacos adoran el café, especialmente en su capital, Viena, donde las cafeterías históricas son lugares casi sagrados. Visitar la ciudad y no dejarse llevar por el placer de disfrutar de una de sus tartas junto con una buena taza de café es casi un delito, así que elige un buen rincón para relajarte y prepárate para escoger la especialidad que más te apetezca.

Viennese Melange. El más típico de Viena. Consiste en un café espresso corto servido en taza mediana con leche vaporizada y coronado con una espesa capade espuma de leche.

Kaffee verkehrt. Significa “del revés”, pues consiste en servir en un vaso o copa de vidrio alta 1/3 de leche, luego café espresso y por último espuma de leche.

Franziskaner. Sería lo que aquí conocemos por “café vienés”, una taza de café con leche coronada por nata montada, que se suele decorar con cacao en polvo o canela.

Einspänner. El nombre proviene de los clásicos coches de caballos que pasean a los turistas por la ciudad. En vaso o taza mediana se sirve un doble espresso, se añade un poco de agua y se corona con una buena capa de nata montada.

Maria Theresia. Se prepara en una copa alta sirviendo doble espresso con licor de naranja, nata montada y ralladura de naranja confitada con sirope.

Verlängerter. Un café largo estilo americano, preparado con más agua de lo normal. Se suele servir con una pequeña porción de crema líquida aparte, y a veces con una jarrita de leche.

Schwarzer. Significa “negro”, y se trata de un sencillo café solo o espresso. Si se pide “Large” tendremos un epresso doble más fuerte. Un café sencillo suele llevar 30 cl de agua.

Brauner. Si nos gusta el café cortado deberemos pedir un Brauner en Viena, ya que así tendremos una dosis de leche o crema líquida servida junto a nuestro café solo, para que la podamos añadir nosotros mismos al gusto.

Café Mozart. El más grande compositor que ha dado Austria tiene un café en su honor, y consiste en un espresso preparado con nata montada y una ración de licor dulce, normalmente un brandy o Jerez.

Cómo pedir café como un suizo

cafes - suiza

Los suizos también son grandes apasionados del café, y les gusta mucho acompañarlo de pequeños dulces como galletas típicas o pequeños chocolates. En la zona italiana abundan los capuccinos mientras que en la parte germanoparlante son aficionados a añadir un poco de licor en los meses más fríos. En Suiza tienen muchas formas típicas autóctonas de llamar al café.

Schümli. Así es como un verdadero suizo pide su café, el equivalente a nuestro café solo. Negro, servido en taza pequeña, con su capa de crema y el azucarillo a un lado. Siempre te lo servirán con un botecito de crema para que te sirvas a tu gusto, si te place.

Kaffee fertig. Un café solo o espresso con un chorrito de licor, generalmente aguardiente de frutas.

Luzerner Kaffee. Típico de Lucerna y de la zona central, es un café solo, en ocasiones de filtro, al que se añade azúcar y 1/4 de licor de pera o de manzana.

Schale. El equivalente a un sencillo café con leche. Normalmente la leche va ligeramente vaporizada, formando una capa espesa de crema en la superficie.

Café complet. Así se llama en algunas zonas al café servido como parte de un desayuno más completo, con pan, mermelada, mantequilla, queso y algo de embutido local.

Pidiendo café en Alemania

Kaffeeis

Los alemanes son más sencillos que sus vecinos a la hora de pedir café, pero también tienen sus especialidades. Aunque en las ciudades más grandes como Berlín se han adoptado los cafés más internacionales, muchos alemanes siguen pidiendo café como lo hacían sus abuelos.

Milchkaffee. Café de filtro servido en taza grande con leche, normalmente en proporción 1:1.

Pharisäer. En una copa o vaso alto de vidrio se prepara un café fuerte y se añade un poco de ron. Después se corona con nata montada y se decora con virutas de chocolae negro.

Mokka. Café solo muy fuerte que se sirve ya endulzado, preparado en cacillo a la manera turca.

Schwaten. Se prepara un café estilo espresso y se añade azúcar y un licor típico local, el Korn, un aguardiente de graduación similar al vodka.

Holländischer Kaffee. Consiste en un café de filtro servido en copa al que se añade Eierlikör, un aguardiente con yema de huevo y miel, y se decora con nata y cacao en polvo.

Rüdesheimer Kaffee. Especialidad de la zona de Rüdesheim, se prepara calentando una porción de licor Asbach Uralt con terrones de azúcar, luego se flambea y se añade café largo. Se aromatiza con azúcar vainillado y se corona con nata montada y chocolate picado o canela molida.

Eiskaffee. No confundir con un café con hielo, ya que esta golosa bebida es un café largo servido con una porción de helado de vainilla. También se puede preparar con un chorritode ron y decorar con nata montada y chocolate, si nos apetece.

El café en Portugal

Café

Los apasionados del café no se pueden perder una visita a Portugal, donde es toda una cultura desde hace muchas generaciones. Se dice que no importa dónde se pida, aunque sea el pequeño bar de un pueblo perdido, siempre te servirán un café excepcional, y a muy buen precio. Si te apetece, no dudes en acompañarlo de alguno de los delicados dulces que siempre ofrecen en las cafeterías.

Bica. O simplemente, café. Similar al espresso italiano, es un café solo, corto y fuerte de sabor, siempre servido en taza pequeña.

Carioca. Si no te gusta el café demasiado concentrado, pide un carioca, es la misma dosis de café pero diluido en una mayor cantidad de agua, con un sabor más suave.

Café com cheirinho. Se suele pedir para terminar comidas fuertes y pesadas, ya que es un equivalente de nuestro carajillo. Es un café espresso enriquecido con una dosis de aguardieCafénte.

Café pingado. Semejante a nuestro cortado, al café solo se le añade una “pinga“ de leche, sin llegar a ser tan abundante como un café con leche.

Café pingo. La proporción leche/café es al revés que el anterior, ya que se sirve primero una taza de leche caliente a la que se añade una mancha de café.

Galão. Normalmente se pide para desayunar, pues consiste en una taza de vidrio o cristal grande y alto con abundante leche y café, en proporción 1:1.

Meia de leite. Si queremos un café con leche en algún otro momento del día, mejor pedir esta variedad. Se prepara en taza mediana o grande, con una porción de café solo al que se añade la mitad de leche caliente.

Escaldado. En realidad no es una bebida en sí misma, sino que es lo que se pide cuando se quiere un café bien caliente, ya que así estarás avisando al camarero de que te gustaría que la taza se caliente antes de servir la bebida. Típico para el invierno.

Cómo pedir un café en Italia

Capuccino

Los italianos son mundialmente conocidos por su pasión por el café, no en vano son los padres del espresso y del capuccino auténtico. Pero si quieres ser más que un simple turista cuando vayas a pedir un café a una cafetería italiana, apunta estas notas para sentirte como un lugareño más.

Espresso. Puedes pedir un espresso o simplemente, un caffè. No te extrañes si te parece demasiado corto, ya que el verdadero café italiano se sirve muy concentrado en taza pequeña de porcelana, y se bebe de una vez.

Caffè Doppio. Si el expreso italiano te sabe a poco puedes pedirlo doble, te prepararán dos raciones de café en una misma taza, siempre de porcelana y nunca de cristal.

Corretto. Al café solo espresso se le añade un chorrito de licor fuerte, generalmente un aguardiente de hierbas como la grappa, ron o sambuca, que lleva aroma de anís.

Ristretto o Stretto. Para los amantes de los sabores fuetes, el ristretto concentra todo el aroma de un café solo en la mínima proporción de agua. Muy intenso de aroma y cuerpo.

Caffè Macchiato. Como su nombe indica, es un café “manchado” con leche. Se sirve en taza de cristal o porcelana de tamaño mediano, y la leche a veces puede ir vaporiazada ligeramente, creando una pequeña capa de espuma.

Capuccino. El verdadero capuccino nunca lleva nata. Se elabora en taza mediana o grande, preparando un café espresso al que se añade leche y se corona con espuma de leche vaporizada. Puede ir decorado con canela o cacao molido, pero recuerda que un verdadero italiano solo toma capuccino por la mañana, normalmente en el desayuno.

Caffè Lungo. Para los que quieran un café solo más largo pero sin la intensidad del doppio, es un café espresso que se elabora con el doble de cantidad de agua. Así resulta más suave y ligero.

Estas son algunas de las principales formas en las que podemos disfrutar del café en nuestras escapadas por el viejo continente. Un verdadero amante del café debe saber cómo pedir su bebida favorita en las diferentes ciuades que visita, y te recomendamos que pruebes todas las que puedas en tus viajes. Descubrir el mundo a través del sabor de su café es una deliciosa manera de acercarse a las diferentes culturas y costumbres durante las vacaciones.

Fotos | iStock stockfotoartLWYang, Salomé Chaussure, Jun Seita

En Mi Mundo Philips | ¿Te gusta probar cosas nuevas? Nueve formas de pedir el café que aún no conoces

En Mi Mundo Philips | Cómo pedir un café en Francia si vas a celebrar el Día de los Enamorados a París

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.