Piernas todavía más bonitas con estos ejercicios en escaleras

, 10 de mayo de 2016

active sporty women working out running up stairs outdoors for morning workout

¿Quién ha dicho que para estar en forma y lucir piernas torneadas hace falta machacarse en el gimnasio? A nosotros nos encanta el aire libre y ponéroslo muy fácil a la hora de hacer deporte, así que hoy os traemos estos fáciles y divertidos ejercicios en escaleras con los que trabajaremos todo nuestro tren inferior (piernas y glúteos), además del abdomen y la zona baja de la espalda.

Estar en forma es una cuestión de actitud día a día: muévete más, camina, sube las escaleras en lugar de coger el ascensor… Son pequeños gestos que, a la larga, pueden ayudarnos a mantener nuestras piernas firmes y bonitas para lucir los mejores modelos este verano. Pero antes, la depilación es el primer paso y si buscas algo más duradero, el sistema eliminación de vello con luz pulsada de Philips Lumea te hará la vida más fácil. Después, exfoliación, hidratación… y por último, ¡También ejercicio!

Tijeras en las escaleras

Nada tan fácil como apoyar un pie dos escalones por delante de nosotros y llevar la rodilla de la pierna que queda libre hacia nuestro pecho, subiendo y bajando unas 15 veces. De este modo trabajaremos tanto el cuádriceps (la parte delantera del muslo) como el glúteo. La musculatura interna del abdomen es la responsable de nuestra postura: mantén tu espalda erguida y tus hombros relajados y estarás entrenando tus abdominales casi sin darte cuenta.

Si al principio se te hace un poco complicado o tu espalda tiende a inclinarse hacia delante, puedes agarrarte de la barandilla. También puedes realizar este ejercicio en pareja con una amiga: colocaos las dos a la misma altura y apoyaos en la otra con el brazo que os quede más cerca. Intentad no echar todo el peso sobre vuestra compañera, sino solo lo justo para no perder el equilibrio.

Saltos a dos pies

Los saltos o pliometrías son ideales para trabajar la potencia de las piernas y para añadir algo de entrenamiento cardiovascular a nuestra sesión. Tus pulsaciones subirán rápidamente al comenzar a saltar, así que prepárate. Lo más importante antes de comenzar es preparar bien tus tobillos y rodillas: haz círculos hacia ambos lados con tus articulaciones para que estén listas ante el esfuerzo que les vas a demandar.

¿Preparados? ¡Es hora de saltar! Puedes comenzar saltando hacia arriba, subiendo de un escalón a otro con los dos pies juntos: es el modo más sencillo para empezar. Recuerda que al aterrizar debes flexionar las rodillas para evitar un impacto demasiado fuerte en rodillas y columna. Una vez que tengas dominados los saltos a dos pies, puedes probar saltando a la pata coja: notarás cómo toda tu pierna trabaja. Todo el muslo, el gemelo y el glúteo se activarán para dar esos pequeños pero efectivos saltitos.

Trabajo cardiovascular: subida rápida

Simplemente el hecho de subir escaleras de forma natural (un pie en cada escalón) ya es un buen entrenamiento para el corazón. Uno de los métodos de entrenamiento que podemos probar en las escaleras de nuestra propia casa es el de subir dos o tres pisos lo más rápido que podamos, y recuperar el aliento mientras bajamos más lentamente. Si repetimos este ejercicios unas tres veces tendremos un buen entrenamiento de cardio.

Si además quieres trabajar la coordinación, puedes probar a subir los dos pies en cada escalón lo más rápido posible. ¡Ojo! Las manos siempre por delante por si se nos atraganta algún tramo, pero comenzando despacio y metiendo velocidad de forma progresiva no hay problema.

Imágenes |istock PIKSEL Pixabay

 

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.