Plan navideño: cata de cafés en casa. ¿Qué hay que tener en cuenta?

, 21 de diciembre de 2018

Cata de café, qué hay que tener en cuenta

La Navidad se acompaña de un buen puñado de tradiciones; entre ellas, las larguísimas sobremesas. Conversaciones de puesta al día, visionados de películas típicas de las fiestas como ‘Solo en casa’, partidas de cartas devolviendo a la vida algún juego aprendido de los abuelos… Este año, ¿por qué no innovar con un plan diferente para ese momento? Un plan como una cata de café.

Sí, puedes realizar una cata de café en casa y no, no necesitas ser un experto para ello. Solo tener un paladar entrenado a la toma de café (no cabe duda de que tú, sibarita, lo tienes más que acostumbrado a probar distintos tipos) y tu cafetera Philips a punto. Además de unos compañeros de cata tan coffee lovers como tú, por supuesto.

La mesa de cata

Vaya por delante que tu plan de cata de café es algo más familiar que profesional. Un pasatiempo para amenizar la tarde navideña. Por eso, puedes adaptar el complejo y extenso protocolo de catas SCA (Speciality Coffee Asociation) a tu hogar.

Así pues, prepara una mesa con todo lo que vayas a necesitar para llevar a cabo la cata según el número de personas que participen y, además, vístela de Navidad (con un centro de flores festivo y una vajilla ad hoc será suficiente) para no perder el espíritu generado en la comida.

Cata de café, qué hay que tener en cuenta

Para llevar a cabo la cata necesitarás, primero, decantarte por un método u otro. Como te explicamos aquí, puedes optar por dos vías: la llamada cata brasileña o la cata de café espresso.

La primera, en resumen, consiste en palpar y evaluar el café en todas sus fases: con granos verdes, tostados, molidos y con el producto infusionado. Para esto último, simplemente debes colocar en una taza unos 8 gramos de café molido y añadirle agua mineral hirviendo. Remueve cuando se haya enfriado un poco y comienza a catar. Un sorbo de café llena el paladar, se sienten sus matices y, por último, se escupe la infusión para, después, enjuagarse con agua.

Para aplicar este método, por tanto, necesitarás dos tazas por participante: una para la infusión y otra para el enjuague.

¿Te parece complejo? Todo es ponerse, como suele decirse, pero el método de cata de café espresso es, quizá, más apto para el hogar. Sencillamente consiste en adquirir distintas variedades de café (colombiano, etíope, speciality coffee, que tan de moda está actualmente en España, e incluso descafeinado) y prepararlo en tu cafetera superautomática Philips. Ella se encargará de moler los granos y sacar la mejor versión de cada uno.

Cata de café, qué hay que tener en cuenta

En este caso, únicamente necesitarás una taza por persona. Y, para enriquecer la experiencia, un pequeño bol con los granos antes de ser molidos: así podéis palparlos y oler su aroma antes de puntuarlos… que es lo que nos lleva al siguiente punto.

Cómo llevar a cabo la cata

Lo ideal es que la cata sea a ciegas. Es decir, que no se vea qué café es cuál. Para no sugestionar a los invitados y animarles así a dejar que los matices del café les sorprendan.

Sea cual sea el método de cata que hayas elegido, todos los participantes deberán entrenar sus cinco sentidos para evaluar los distintos tipos de café (si te preguntas cuántas variedades incluir, cinco es un buen número). Hay distintos parámetros que puntuar, y lo idóneo es ir apuntándolos en un papel al mismo tiempo. ¿Qué evaluar? Allá van algunas sugerencias:

  • El aroma, tanto de los granos como del café ya preparado.
  • Su cuerpo en la taza: si es más espeso, si es más acuoso…
  • Su textura en boca: puede ser más cremoso, líquido…
  • El gusto. El sabor del café en el paladar.
  • El postgusto: la sensación que nos deja en la boca al tragarlo o escupirlo.
  • El retronasal: los matices que genera en el olfato el café al tomarlo.
Cata de café, qué hay que tener en cuenta

Con estos parámetros evaluados del 1 al 10 podéis hacer un recuento final y nombrar un café ganador, así como debatir y comentar los matices que habéis podido sentir y el balance global de la experiencia. ¿Dispuestos a instaurarla como tradición anual?

Consejos generales

Para una satisfactoria cata de café, los expertos recomiendan no añadir nada a la bebida: ni leche ni azúcar. Tampoco, por tanto, se recomienda acompañarla de algún producto dulce (turrones, polvorones…) para evitar interferir en las sensaciones generadas por el café.

¿Cuál es el mejor momento para realizar la cata? Justo después de comer, para ocupar la sobremesa y, también, para evitar problemas de sueño a causa de la cafeína. Al hilo de esto mismo, las cantidades de cada café para una cata deben ser algo simbólico: prácticamente un sorbo por variedad. ¡A disfrutar!

Imágenes | Unsplash 1, 2, 3

En Mi Mundo Philips | Hay una cafetera para cada persona (guía de regalo para acertar)

En Mi Mundo Philips | Cómo convertirte en un verdadero experto de la cata de café

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.