Planchado en época de bodas y bautizos: cómo cuidar los tejidos más delicados

No hay comentarios , 10 de Mayo de 2017

Son días de buen tiempo en los que ya se huele el verano, y de pronto nuestra agenda social empieza a estar muy apretada. Y es que estamos de nuevo en época de bodas, bautizos y comuniones, así que toca ir escogiendo un buen look para lucir y presumir. Pero no basta con dar con el modelo perfecto, los tejidos más delicados hay que cuidarlos bien y por hay que prestar atención al planchado.

Ropa perfecta para cualquier evento

Hay mil formas de celebrar bodas o bautizos, desde las reuniones familiares más íntimas hasta las grandes fiestas llenas de invitados. No importa cómo sea la celebración, son ocasiones especiales para disfrutar al máximo y todos queremos ir impecables. Por eso dedicamos especial atención a dar con el modelo adecuado, y si nos lo montamos bien hasta podemos lucirlo varias veces.

Ya sea nueva o recién comprada, la ropa de fiesta siempre es más delicada y requiere unos cuidados especiales para que luzca perfecta. No solo debe estar limpia: las arrugas son nuestro gran enemigo. Pero no tengas miedo en estropearla, siguiendo unos consejos básicos podrás planchar tu ropa delicada sin dañar los tejidos.

Trucos para el planchado de los tejidos delicados

  • El terciopelo sigue de moda y luce muy bien antes de que llegue el calor del verano. Es uno de los tejidos más delicados, así que lo mejor es plancharlo siempre del revés. Utiliza la función vapor, baja temperatura y coloca un pañuelo fino entre la prenda y la plancha.
  • Las prendas forradas hay que plancharlas empezando precisamente por el forro, con la plancha no demasiado caliente, y con mucha suavidad, siguiendo la forma de la pieza.
  • Las piezas de seda y cachemir recuerda que no hay que tenderlas nunca con pinzas, deja que se sequen sobre una mesa con una toalla o el planchado puede ser muy difícil. Estos tejidos es mejor plancharlos secos, sin rociar con agua, usando poco vapor a baja temperatura. Es recomendable también planchar con un paño o papel de seda entre la prenda y la plancha.
  • Ten especial cuidado con los encajes y bordados, si es posible evita pasar la plancha directamente encima de ellos, y vigilando siempre la temperatura. Nunca hay que ejercer mucha presión, deja que la plancha actúe por sí misma, suavemente.
  • Sea el tejido que sea, los estampados siempre es aconsejable plancharlos del revés para no dañarlos, especialmente si son muy coloridos. El calor directo los puede estropear e incluso derretir.
  • Los vestidos ligeros y vaporosos, como los de gasa y raso, quedarán perfectos con un vaporizador de prendas. Es ideal para usar con la prenda colgada en vertical, así se mantiene perfectamente su forma natural. También puedes refrescarlas para eliminar malos olores sin tener que lavarlas gracias a la tapa para fragancias MyEssence.
  • Aprovecha la tecnología OptimalTEMP de los centros de planchado Perfect Care para cuidar al máximo de cualquier tejido. La temperatura se ajusta automáticamente, adaptándose a cada tejido y combinándolo con el vapor necesario para no dañarlo.
  • Una vez planchada la ropa, ¡que no se vuelva a arrugar! Coloca cada pieza bien sujeta en una percha adaptada a cada prenda y déjalas colgando en vertical sobre una barra, una puerta o un gancho, lejos de la luz directa y de olores extraños. Si la vas a guardar más de un día, la puedes colgar en el armario dentro de una funda.

Y tú, ¿has mirado tu agenda de las próximas semanas? ¿Cuántos bautizos o bodas tienes a la vista?

En Mi Mundo Philips | Cómo saber si necesitas un centro de planchado o una plancha

En Mi Mundo Philips | Cómo tener la ropa blanca siempre perfecta

Guardar

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.