¿Podemos evitar los resfriados de los pequeños?

, 23 de noviembre de 2016

Happy young family portrait on winter surrounded by snow.

En cuanto llega el frío y las lluvias, aparecen los primeros resfriados. Además, la guardería es un foco de contagio así que tarde o temprano nuestro pequeño tendrá mocos y tos, y si se complica la cosa, hasta algo de fiebre. Los resfriados no tienen por qué ser graves, si no se complican, y es normal que los bebés pasen cuadros víricos con bastante frecuencia. Los resfriados no se pueden evitar del todo, y no nos debemos preocupar más de la cuenta por ellos, pero sí podemos hacer que sean menos frecuentes si tomamos ciertas medidas.

¿Por qué cogemos más resfriados en invierno?

Aunque el resfriado lo causa un virus (el rinovirus), y los virus se contagian persona a persona y no por “quedarte frío“, la sabiduría popular sí que reconoce que en invierno hay más resfriados. Hasta hace poco no se ha demostrado que, efectivamente, al rinovirus le gusta las bajas temperaturas y que por eso hay más casos de resfriado en invierno. Así lo demostraron los investigadores de la Universidad de Yale en un estudio en el que analizaron cómo afectaba la temperatura al sistema inmune y a su capacidad para rechazar la invasión vírica. Así mismo, en 2007 también se probó que el aire frío y seco del invierno permite que el virus de la gripe (influenzavirus) sobreviva durante más tiempo y dificulta que la mucosidad de las fosas nasales lo limpien.

Beautiful little baby relaxing in a stroller wearing a warm white sweater

Así que, aunque el frío no causa por sí solo el resfriado, sí que es más probable que cojamos la enfermedad en esta época del año.

Además, los síntomas del resfriado se pueden ver empeorados si pasamos frío, si se resecan nuestras mucosas por un ambiente seco (habitual en las casas con la calefacción puesta), si nos quedamos mojados mucho tiempo (como cuando te pilla un chaparrón repentino y nos mojamos el pelo y los pies).

¿Cómo reducir el número de resfriados del bebé?

Para evitar los contagios debemos seguir ciertas precauciones de higiene: airear la estancia una vez al día ya que el efecto “hacinamiento” del invierno hace que se acumulen más virus en el ambiente. No compartir vaso ni cuchara con la familia, con otras personas o bebés que estén resfriados, taparnos con la mano cada vez que tosamos o estornudemos, lavar las manos cada vez que lo cogemos o cada vez que manipulamos su comida, y lavar y esterilizar el chupete y los biberones frecuentemente (y por supuesto, que no se nos ocurra chupar el chupete para limpiarlo cuando se nos ha caído al suelo).

Father At Home Holding Sleeping Newborn Baby Daughter

También puede ayudar tener un sistema inmunológico fuerte, y para ello una buena alimentación es fundamental. De sobra son conocidos el aumento de defensas que supone la lactancia materna (aunque también los bebés amamantados cogen resfriados y se ponen enfermos). Además, si estamos ya con la alimentación complementaria, debemos asegurarnos de que el bebé tome suficiente vitamina C, con naranjas, mandarinas, y kiwis y fresas si tiene más de un año de vida (antes no, porque esas frutas son bastante alergénicas). También debemos asegurarnos un buen descanso del bebé, que ayudará a fortalecer sus defensas.

Portrait of a beautiful little girl with strawberry

Si queremos evitar los ambientes secos y cerrados por culpa de las calefacciones, lo que podemos hacer es utilizar un humidificador que regule el grado de humedad en la habitación del bebé, que puede ayudar a crear un ambiente más limpio en casa.

Los pediatras muchas veces recomiendan que no escolaricemos a los bebés muy pronto, para evitar las enfermedades, porque en la guardería están en contacto con más gente que en casa. Es un método eficaz para reducir los resfriados, pero desgraciadamente, la mayoría de las veces no podemos llevarlo a cabo.

Resumiendo, no podemos evitar que nuestro bebé esté todo el día resfriado (su sistema inmune aún no está desarrollado del todo y es más propenso a ponerse enfermo), pero sí que podemos reducir la incidencia.

En Mi Mundo Philips | ¿Tú bebé llora y no sabes por qué? Te contamos las razones habituales y cómo calmarle

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.