Por qué en Italia no hay Starbucks o cómo el café italiano sigue siendo el mejor del mundo

, 27 de junio de 2018

cafe italiano

La archiconocida cadena de cafeterías Starbucks cuenta con más de 24.000 locales en todo el mundo, pero no hay ninguno en Italia. A pesar de que precisamente fue la cuna del espresso la que inspiró a sus creadores, Starbucks no ha conseguido ganarse el cariño de los italianos. La situación podría cambiar a finales de año pero, ¿por qué no hay, hasta ahora, ningún Starbucks en Italia?

¿Por qué el modelo Starbucks no convence  a los italianos?

Parte de la “culpa” de que el café se haya puesto de moda como bebida de especialidad incluso entre jóvenes y millennials la tiene Starbucks como marca de éxito. Locales modernos con wifi, recetas diferentes, ambiente desenfadado, enclaves en los barrios de moda.. La compañía ha sabido construir muy bien su imagen y ha calado, sobre todo, entre la población más joven.

cafe italiano

En origen, Starbucks empezó allá por 1971 como tienda de granos y maquinaria de café, hasta que se incorporó al negocio el empresario Howard Schultz, quien tenía otra idea en mente.  Tras pasar por Milán propuso también a vender café preparado, algo que inicialmente no fue bien aceptado por sus socios. Schultz abrió su propio local y terminaría comprando la Starbucks original para, ya sí, reorientar completamente la compañía.

cafe italiano

Y ha ido abriendo locales en todo el mundo porque venden una imagen que va más allá de la calidad del café. Han creado una iconografía propia, toda una cultura que se reconoce en cualquier parte. Su carta ofrece comida y muchas otras bebidas que buscan llamar la atención creando expectación con recetas especiales.

En definitiva, en Starbucks venden una experiencia que nada tiene que ver con la cultura del café como se entiende en Italia. Solo hay que comparar cómo se comporta un cliente medio de la cadena con un italiano cuando ambos piden un café. El primero se puede pasar horas enganchado a su portátil tomando una taza gigante llena de ingredientes y con un muffin al lado; el italiano se tomará su espresso en la barra sin perder el tiempo.

Cómo Italia ha resistido firmemente al invasor… hasta ahora

cafe italiano

Y mientras Starbucks abría más y más locales en países de todos los continentes, Italia se resistía, irreductible e infranqueable. No deja de ser paradójico que el mismo país que inspiró a los fundadores de la cadena no quisiera saber nada de ese invasor que amenazaba con desestabilizar el patrimonio cultural del considerado mejor café del mundo.

Porque por mucho que en Starbucks se inventen recetas con nombres que suenan a italiano, en ninguna cafetería de Roma o Milán encontrarás un frappuccino o un moka latte. En Italia, el café-café es un espresso, preparado en cafetera automática con café recién molido, en taza pequeña de porcelana blanca y no más de 30-35 ml.

cafe italiano

 

La cultura del café en Italia se mueve de otra forma. Un italiano medio suele hacer varias pausas para el café a lo largo del día, y son pausas muy, muy breves. Entrar al local, pedir tu café, pagarlo y recibirlo rápidamente en la barra. Se toma casi tan rápido como se sirve, y a otra cosa. El cappuccino solo se admite en el desayuno y es muy raro que alguien se lleve el portátil a la cafetería.

Sin embargo, en los últimos años la cadena americana ha redoblado su interés en penetrar por fin en el mercado italiano. Pero no podía ser de cualquier manera, la jugada empresarial tenía que salir bien y justificar la inversión, por eso los expertos de la compañía han analizado bien cuál sería la estrategia más acertada.

cafe italiano

Finalmente parece que después de este verano el primer Starbucks abrirá oficialmente en Milán. Lo hará en un local de lujo, antiguamente una oficina de correos, en pleno corazón de la ciudad. Contará con el sello de la marca Roastery, especializada en granos de café de calidad premium, y ya parece claro cuál será su público objetivo.

La franquicia se ha dado cuenta de que solo podrá prosperar si atrae a una clientela de mayor poder adquisitivo, menos preocupada por el café en sí y más por el ambiente exclusivo y cosmopolita, que busca una experiencia más allá de solo tomar café. El emplazamiento y el local sofisticado sin duda ayudarán.

Milán es una capital del lujo internacional donde además florece un gran mercado de comida gourmet, con con muchos turistas y gente joven. Parece el marco ideal para asegurarse una clientela que, al menos, no haga fracasar la apertura más allá de la novedad inicial. ¿Atraerá solo al público extranjero?

Porqué el café de Starbucks nunca podrá conquistar al corazón italiano

cafe italiano

En realidad la población italiana no parece muy preocupada por la llegada de Starbucks a su país. El sentimiento general es de cierto desdén, pues saben que su café es otra cosa. No es un competidor directo, simplemente ofrecerá un servicio distinto, una experiencia de moda que probar de vez en cuando. Pero para tomar café seguirán acudiendo a los locales de toda la vida.

Cafetería italiana

En Italia saben mejor que nadie cómo es el perfect serve del café, por qué es importante mimar los granos y cómo se debe tostar, moler y conservar el café. Y son expertos también en maquinaria, preparación y servicio, no en vano las mejores cafeteras superautomáticas se inspiran en el diseño y la tecnología italianas.

¿Vasos de plástico con cantidades ingentes de café cubierto de nata y siropes? Eso es inconcebible para un italiano. Cada preparación tiene su cantidad exacta de agua e infusión, y aunque admite ligeras variaciones al gusto o según la región, cualquier receta tradicional se aleja de los tanques inmensos a los que están acostumbrados en Estados Unidos.

En Italia el café es un ritual que se disfruta en el local del barrio pero también en casa, donde uno puede tomarse las cosas con más calma y darle ese toque personal. Il vero cappuccino se puede tomar en el bar o en casa con un espumador de leche que consigue esa espuma perfecta e inconfundible, sin nata y sin siropes.

El espresso, muy corto, se toma casi como un chupito, sin azúcar porque cuando los granos son frescos y la cafetera de calidad el café no lo necesita. Macchiato, descafeinado, risttreto o corretto, todo son variaciones del espresso que siempre cumple los mismos estándares, con su inconfundible capa de crema avellana que solo consigue la presión de una cafetera superautomática.

cafetera automática

Al final Starbucks tenía que terminar llegando a Italia, aunque nunca podrá quitarle su lugar al auténtico café italiano. Hace falta algo más que frappuccinos, wifi y mugs gigantes decorados para desbancar al mejor café del mundo. Los italianos confían en su barista de confianza, y estos mantienen vivo el arte de las mejores cafeteras automáticas.

Fotos | Unsplash – Breville USA – on1stsite

En Mi Mundo Philips | Diferencias entre una cafetera espresso, por goteo o monodosis

En Mi Mundo Philips | ¿Por qué no se da la misma importancia al café que al vino en los restaurantes?

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.