¿Por qué las rutinas son tan importantes para el bebé y cómo podemos establecerlas en septiembre?

, 11 de septiembre de 2014

858811_MCC_EB_SLEEP_03-L

Septiembre es el mes de vuelta a las rutinas. Por muy bien que lo hayamos pasado en vacaciones, todos necesitamos poner algo de regularidad a nuestros horarios, a nuestras comidas, a nuestra vida. Para los bebés es especialmente importante establecer unas rutinas que les ayudan a regular sus horarios. Te explicamos porqué y cómo hacerlo.

¿Por qué los bebes necesitan rutinas?

Los bebés no saben qué hora es, no saben si es pronto o tarde, pero si pueden aprender que después del baño y el biberón toca dormir, que después de que mamá les meza en brazos y les cante una nana, es hora de echar la siesta, etc.

En verano todos nos saltamos un poco los horarios, pero una vez que empieza la guardería o el colegio, deben volver a acostarse a una hora razonable que les permita descansar las horas necesarias. Las horas de las comidas son más tempranas a las nuestras, y es recomendable mantener el mismo horario el fin de semana que el que tienen entre semana.

Si les damos de comer más tarde, estarán muy cansados y comerán peor, además si es su hora de la siesta mantenerles despiertos sólo hará que estén más penosos.

Rutinas en los bebés para ayudar al sueño

Para ayudar a conciliar el sueño del bebé, de noche debemos utilizar menos luz en casa, evitar los ruidos fuertes, y tratar de no estimularles demasiado a la hora de dormir (nada de cosquillas justo antes de acostarse aunque nos apetezca mucho). La rutina de bañarles, darles el biberón, cantarles una nana o leerles un cuento si son un poco más mayores les ayudará a relacionar las rutinas con que llega la hora de acostarse.

MCC_EB_36-L

Les acostamos en la cuna y si nos queremos quedar tranquilos de que están durmiendo bien, la seguridad de un sistema de vigilabebés fiable nos permitirá continuar seguir con nuestras tareas como cenar, o ver la tele, sabiendo que el bebé duerme plácidamente y que al menor lloriqueo podemos acudir a consolarlo. No se trata de acudir al primer gimoteo, pero no hay que dejar que los bebés lloren desconsoladamente hasta que se duerman de agotamiento.

Ni demasiado estricto, ni demasiado flexible

A la hora de establecer las rutinas, debemos ser firmes, pero no demasiado estrictos. Podemos hacer alguna excepción, pero que entiendan que si es la hora de dormir, hay que dormir, no retrasar la hora cinco minutos más hasta que se convierta en una hora más despiertos.

Darles órdenes contradictorias, llevarnos la contraria entre el padre y la madre, sólo ayudará a despistarles y a enseñarles que todo vale, que se pueden tomar a la ligera lo que les estamos mandando. Tampoco se trata de ser el sargento de hierro, pero los niños necesitan límites que hay que cumplir.

En Mi Mundo Philips | Cuida tu postura en el embarazo: estírate

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.


  • Al final, los bebés son como nosotros. A nuestro cuerpo le gusta la rutina…

  • Javier Martínez

    Y para todo lo demás… Super Nanny! 😛