¿Por qué tu armario es un caos cuando acabas de dar a luz y estás dando el pecho?

, 25 de septiembre de 2015

mother breastfeeding baby

Si buscas por internet seguro que encontrarás mil artículos de cómo vestir cuando estás embarazada. Pero en realidad no es tan problemático. Hoy en día hay ropa de embarazada a buen precio, y si no te crece mucho la tripa, hasta bien avanzado el embarazo puedes aprovechar bastante ropa de la que tenías antes. El problema viene cuando das a luz y tu armario es un caos, no encuentras nada que te quede bien y descubres que para amamantar no te vale cualquier prenda. Estos son los problemas de vestuario más típicos si acabas de tener un niño:

  • La ropa de embarazada te queda enorme y la aún tu tripa no ha bajado lo suficiente para que te entre la ropa de antes. La solución: la tripa no desaparece por arte de magia, tarda unas semanas en bajar, pero conozco más de un caso en el que la madre reciente seguía llevando pantalones y faldas de embarazada para mayor comodidad. Y siempre hay algún inoportuno que se piensa que aún estás embarazada.
  • Abres el armario y no encuentras nada que ponerte. La solución: es verdad que con el niño recién nacido en brazos no tienes tiempo para nada, pero urge hacer limpieza de armario. Mira que pantalones son más amplios para que empieces a usarlos, recupera los vestidos y faldas pre-embarazo, y sobre todo, reúne una buena colección de camisas y cardigans abiertos que te permitan amamantar fácilmente. Y para evitar que algún día salgas de casa de cualquier manera, quita de la vista prendas ajustadas o aquellas que necesiten de hacer excesivos contorsionismos en el momento de tener que sacar la teta para dar de comer a tu bebé. Retira también la ropa de embarazada que ya no te vas a poner más.hmprod
  • Tienes la sensación de que estás todo el día con la teta fuera. Lo siento, pero no hay solución para esto. Es verdad, y es lo más natural del mundo. Hazte con un buen acopio de sujetadores de lactancia, de camisetas de lactancia, lleva siempre discos desechables en el sujetador y alguno más de repuesto en el bolso para no tener fugas de leche, y busca ropa cómoda para amamantar. Si eres muy pudorosa, puedes llevar una toquilla o un fular para taparte si tienes que dar pecho en la calle, sobre todo cuando empiece a refrescar, evitarás que tu hijo o tú cojáis un resfriado.

En invierno es un poco más complicado vestirse para dar el pecho. Con las camisetas y jerséis normales verás que te quedas con la tripa al aire cuando las levantas, así que lo mejor es combinar jerséis y abrigos con camisetas de lactancia por debajo (de manga larga o de tirantes). Las camisas también te pueden venir bien en estos momentos. La ropa de lactancia puede ser un pequeño quebradero de cabeza, pero cuando le cojas el truco, será la menor de tus preocupaciones.

Fotos | iStock, H&M

En Mi Mundo Philips | Todas las ventajas que te puede ofrecer la extracción de leche

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.