Prepararse para el parto que nadie espera: una cesárea

, 1 de marzo de 2016

parto cesarea

El parto es una cosa que nos da bastante miedo cuando estamos embarazadas, pero cuando se pasa el momento y tienes el bebé en brazos, te das cuenta de que el parto no es para tanto. Al fin y al cabo, la gente lo lleva haciendo millones de años e incluso tiene más de un hijo y más de dos. El problema es que solemos ir mentalizadas a realizar un parto vaginal, sabemos que pasaremos por las contracciones, que tendremos que empujar, que podemos sufrir un episotomía, pero no pensamos que el parto puede terminar en cesárea, y para ese momento tenemos que estar también preparadas y afrontar el proceso con fortaleza.

El parto por cesárea, más frecuente de lo debido

Debemos saber que, según la Organización Mundial de la Salud, el porcentaje de partos por cesárea debería ser entorno al 15%, sin embargo, en nuestro país las cifras superan con creces ese porcentaje. En España el 21% de los partos terminan en cesárea en los hospitales públicos mientras que en las clínicas privadas ese porcentaje alcanza el 30%. Es decir, que las probabilidades de que un parto termine siendo por cesárea en lugar de vaginal es bastante alto.

Aunque lo ideal es un parto vaginal, debemos ir preparadas mentalmente de que podemos acabar sufriendo este tipo de cirugía mayor. Además, en muchos casos la cesárea se produce de urgencia, después de intentar un parto vaginal que se complica, lo cual nos puede poner aún más nerviosas. Al igual que en el parto natural, debemos confiar en nosotras mismas, confiar en el equipo médico que nos está atendiendo, pensar que estamos en buenas manos y que si toman una decisión así es por algún motivo, y afrontar ese momento con fuerza y seguridad para que todo se desarrolle según su curso.

Si el parto se produce por cesárea, deberemos cuidar los puntos de la tripa, puede que tengamos que cambiar la postura de la lactancia materna para que el niño no se apoye en los puntos de la tripa, y debemos saber que tardaremos dos o tres días más en salir del hospital, pero por lo demás, la recuperación puede hacerse de manera similar a la del parto vaginal. Lo más importante es que tanto nosotras como nuestro hijo estemos bien de salud, y haber parido de una o de otra forma no tiene por qué ser un problema.

Foto | Flickr @JulieetTheFrenchGirl

En Mi Mundo Philips | La lactancia materna, garantía de vida alrededor del mundo

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.