Dos semanas probando el nuevo Philips SpeedPro Max 360: un aspirador vertical insuperable en autonomía y potencia

, 16 de abril de 2018

Philips SpeedPro Max

La tarea de pasar el aspirador tradicional ha sido algo para relegar a la limpieza del fin de semana o en casos puntuales de suciedad. El cableado, el sorteo de objetos con el aspirador, el cambio de enchufe en cada habitación, hacen que tenga que planificarse concienzudamente y con tiempo. Con estos handicaps, la llegada de los aspiradores verticales sin cables, también llamados de escoba, ha sido un gran alivio para los que tenemos poco tiempo para limpiar. Estos aspiradores han facilitado bastante esta tarea hasta el punto de ser el sustituto del “barrido rápido” aunque con ciertas limitaciones.

Durante estos días hemos probado el nuevo aspirador vertical Philips SpeedPro Max y ha superado de lejos nuestras expectativas, convirtiéndose en el aspirador principal de la casa.

Philips SpeedPro Max 360 Philips SpeedPro Max 360

Antes de probar el SpeedPro Max de Philips en casa ya éramos usuarios habituales de un aspirador escoba. Tenemos, eso sí, uno tradicional (de trineo) para limpieza más a fondo porque siempre la potencia y la autonomía son los puntos débiles habituales de estos “hermanos pequeños”. El inalámbrico, como contrapunto, daba gran agilidad para la limpieza puntual de imprevistos o una limpieza rápida diaria si tienes perro. Sí, solo quien tiene un perro conoce la esclavitud de tener que limpiar casi a diario, intentando evitar que aparezcan pelos hasta en la sopa (literal), por no decir en nuestra ropa, calcetines y otros sitios insospechados.

Philips SpeedPro Max: primeras impresiones

Al desembalar el aspirador y manipular por primera vez sus componentes destaca sobre todo su ligereza (no llega a los 3 kg), tanto, que en un principio cuestionas si se ha sacrificado otras aspectos como la robustez o la potencia para un uso intensivo. En cuanto lo pruebas por primera vez estas dudas desaparecen: estamos ante un aspirador de gran calidad donde, además, se ha pensado en pequeños detalles que lo suben de la media habitual en su categoría.

Una de las cuestiones que más nos sorprendieron es el cabezal principal de aspiración y su suave contacto con el suelo. Se ha diseñado minuciosamente para respetar todo tipo de suelos y al mismo tiempo aprovechar al máximo el poder de succión por los cuatro lados (360º), tanto si aspiramos hacia delante como hacia atrás.

Philips SpeedPro Max

En la imagen de arriba vemos que el contacto con el suelo se hace mediante una goma azul en zig-zag, que da total tranquilidad a la hora de pasar el aspirador. Hemos reformado recientemente la casa con un suelo de tarima flotante de madera y baldosa de cemento hidráulico, ambos son sensibles a arañazos, y la verdad es que se agradece ese tipo de detalles ya que otros aspiradores dejan rayaduras dependiendo de la dirección que tomes con el cabezal.

Philips SpeedPro Max 360

El cabezal además es articulado, lo que hace que se adapte muy bien a todos los rincones y lo que es mejor, permite pasar el aspirador por debajo del sofá muy bajito o una cama, sin complicaciones. Como detalle impecable para estos menesteres, una luz LED te guiará en los rincones más oscuros.

El fácil manejo de los diferentes accesorios es otra de las cuestiones que más destaca ya que el cambio de los cepillos al convertirlo en aspirador de mano o el vaciado de la cubeta se hacen con un clic, y eso suma a la hora de utilizarlo para imprevistos. (En el tiempo que lo hemos utilizado puedo decir que no hemos sacado ni una sola vez la escoba).

Autonomía y potencia: ni un solo pelo a la vista

¡Preparados, listos, ya! Tenemos por delante una casa de unos 75 metros cuadrados, cocina y baño incluidos. Una gran alfombra de lana y el gran sofá chaise-longe… todo ello aderezado de pelos de perro en plena época de muda. Además probamos a aspirar arena del parque que traía la pequeña en las botas, un aliado ideal para arañar la madera en caso de que las piedrecillas no se aspiren tanto hacia delante como hacia detrás.

Las especificaciones marcan 65 minutos de autonomía que variará dependiendo de la potencia que utilices: ECO, media o alta. La prueba la realizamos con potencia media para el suelo y alta para la alfombra y el sofá. Utilizamos los tres cepillos: el principal, el minicepillo turbo, que utilizamos para el sofá y, el pequeño que va integrado en el tubo para poder utilizarlo fácilmente, por ejemplo, encima del rodapiés o detrás de los radiadores o sobre el ventilador.

Philips SpeedPro Max 360

Para toda nuestra misión utilizamos un 45% de autonomía aproximadamente, vamos, que es fácil que la casa se te quede pequeña, por lo que es recomendable también para casas grandes y complicadas. Para todo no utilizamos ni media hora, y la sensación que tienes es de gran potencia a la hora de aspirar gracias a su motor PowerCyclone 8, sin tener que incidir con varias pasadas.

La prueba definitiva: un perro y un sofá

Philips SpeedPro Max 360

Algo que nos ha encantado del aspirador Philips SpeedPro Max y que marca mucho la diferencia con otros, es su cepillo especialmente indicado para mascotas. Los pelos del perro se clavan literalmente en el textil del sofá y es difícil eliminarlo totalmente. Probamos el minicepillo y el resultado fue espectacular. La forma del cepillo en rodillo con las cerdas separadas está muy bien pensada, con la máxima potencia se puede limpiar rápidamente el sofá, de forma cómoda gracias a su ligereza, algo que se agradece al manipularlo con el aspirador de mano. Como prueba añadida, también lo utilizamos en la tapicería de coche, y la verdad es que nunca habíamos conseguido tenerlo tan limpio.

Philips SpeedPro Max 360

 

Philips SpeedPro Max: detalles que marcan la diferencia

El vaciado del depósito de suciedad es otro de los puntos claves en el manejo de la aspiradora. Al ser sin bolsa debe ser rápido e higiénico, sin desprender la típica nube de polvo que por lo general te hace aspirar de nuevo sobre la superficie de alrededor. El diseño en este sentido de este aspirador es perfecto para el vaciado, con un clic desmontas y montas rápidamente y sin engorros.

Además, el mantenimiento es sencillo. Los dos filtros desmontables pueden lavarse con agua en caso de que estén demasiado sucios y secarse al aire. Algo que nos asegura que el aire que expulsa el motor esté totalmente limpio.

Philips SpeedPro Max 360 Philips SpeedPro Max 360

Por último, para guardar el aspirador colgamos el aplique adaptado que incorpora en la pared, de tal manera que es sencillo tenerlo a mano siempre que cuentes con un enchufe cercano. La pantalla inteligente te va indicando la carga de la batería, y en caso de necesitarlo, te avisa para limpiar el filtro.

En definitiva, una aspiradora inalámbrica de estas características debe ser ligera y fácil de utilizar para que realmente sea manejable y este modelo cumple con ello. Con solo tres accesorios, la Philips SpeedPro Max es una herramienta ideal para limpiar toda la casa sin necesidad de tener otro aspirador principal. Probándolo durante estas semanas hemos comprobado que tiene autonomía y potencia suficiente para la limpieza diaria y a fondo de un hogar de estas características, incluso con una niña pequeña y un perro.

En Mi Mundo Philips|Trucos para aspirar cada rincón de la casa más rápidamente

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.