¿Cómo pueden los papás ayudar en la lactancia?

, 16 de noviembre de 2017

Los bebés necesitan a sus padres, no solo durante la crianza, sino también cuando son recién nacidos. Incluso aunque la madre amamante. Los padres pueden hacer mucho más cosas de lo que creen y su apoyo a la madre y al bebé puede ayudar muchísimo a ambos. La llegada de un nuevo miembro de la familia a la casa suele suponer un pequeño caos en el hogar hasta que nos vamos acostumbrando todos a la nueva situación, y ahí es donde el papel del padre es fundamental.

El padre durante la lactancia

La madre estará dedicada a la lactancia casi 100%, sobre todo al principio, hasta que ésta se asiente y se normalice, ya que la lactancia puede ser complicada cuando empiezas. La madre necesitará el apoyo, comprensión y toda la ayuda que el padre pueda ofrecer. Las emociones están a flor de piel por culpa del desajuste hormonal tras el parto, y por el cansancio acumulado, y hay que intentar calmar y crear un clima agradable en casa. Aunque nos pasemos el día escuchando lloros del recién nacido.

A nivel práctico el padre puede hacer muchísimas labores: desde cambiar los pañales, vestir al bebé, bañarlo, ayudar a que se duerma por la noches, expulsar los gases, aliviarlo con los cólicos, sacarlo de paseo, etc. Si el padre logra desarrollar un olfato especial para anticiparse a las necesidades de la madre y del bebé todo será mucho más fácil. Ese contacto entre el padre y el hijo es primordial para que se vayan conociendo y desarrollando una relación de cariño entre ellos, pero también para que la madre tenga algo de tiempo para cosas tan simples como comer o dormir.

A veces, una cosa tan simple como darse una ducha se convierte en una odisea para una madre reciente. Poder echarse una siesta ayudará a que la madre esté más descansada, y para la lactancia es muy importante ese descanso, con el fin de que la madre esté con fuerzas y el flujo de leche sea óptimo. Incluso a veces lo único que necesita la madre es que alguien le parta el filete para poder comer mientras da pecho. Son pequeños detalles que pueden ayudar mucho a que la lactancia sea más llevadera y en los que el padre puede ayudar y ser muy útil.

También es fundamental ocuparse de las tareas de la casa: limpiar, ordenar, recoger, hacer la comida o llenar la nevera pasan a ser algo secundario con un bebé en casa, pero alguien tiene que hacerlas, y la madre es la que menos tiempo tiene y más cansada está. Si el padre se dedica a ello colaborará muchísimo a que todo vaya sobre ruedas con el recién nacido en casa.

Otro punto en el que el padre puede ayudar es con la extracción de leche. Sacarte leche para crear un banco de leche, o para tener por si acaso en un momento de necesidad puede prolongar y facilitar la lactancia materna. El padre puede echar una mano esterilizando todos los utensilios tras la extracción, almacenando la leche materna en la nevera o congelador, y colaborar en la alimentación del bebé preparando biberones con esa leche. Para ello debe aprender cómo se debe almacenar la leche materna para una mejor conservación y cómo descongelarla cuando se necesita.

Aunque tanto el padre como la madre estén desbordados con la llegada del bebé, si funcionan juntos como un equipo todo será mucho más fácil para ellos y para el bebé.

Fotos | iStock LightFieldStudiosmonkeybusinessimagesWavebreakmedia

En Mi Mundo Philips | Dirigido a ti, futuro padre, puedes hacer mucho más de lo que crees durante el embarazo

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.