¿Puedo tomar café si estoy embarazada?

, 12 de agosto de 2015

 

3611335902_0db8844e19_b

Una de las recomendaciones habituales si estás embarazada es que dejes el café totalmente. Se une a la larga lista de prohibiciones cuando estás esperando, lo que se nos puede hacer cuesta arriba a las futuras madres. En realidad, tomar uno o dos cafés al día no es tan peligroso para el feto, pero veamos qué hay detrás de esta afirmación.

Algunos estudios han demostrado que el consumo de café puede estar relacionado con mayor riesgo de aborto y un menor peso del bebé al nacer comparando grupos de mujeres embarazadas, sin embargo, si el consumo es moderado no debería ocasionarnos ningún problema.

¿Y que es consumo moderado de café? Estamos hablando de que tomar menos de 300 mg. de cafeína al día, es decir, una o dos tazas al día de café, no nos pueden hacer daño ni a nosotras ni a nuestro bebé.  Aún así, debemos tener en cuenta una serie de consideraciones.

Café y embarazo, lo que debes saber

El riesgo de aborto espontáneo por un alto consumo de café tiene más incidencia durante los 3 o 4 primeros meses de embarazo. Así que es bueno restringir el consumo durante el primer trimestre de embarazo, pero luego podemos tener un poco más de margen con nuestros cafés diarios.

No sólo el café tiene cafeína, también la encontramos en los tés, en los refrescos e incluso en el chocolate. Así que si estamos contabilizando cuánta cafeína estamos tomando al día también deberíamos tener en cuenta otro tipo de alimentos y bebidas que consumimos.

Otro punto importante es que no todos los cafés tienen el mismo contenido de cafeína. Todos nos hemos encontrado bares en los que un sólo café espresso estaba tan cargado que probablemente se acercaría a la cantidad de 300 mg de cafeína, mientras que en casa tenemos la posibilidad de regular lo cargado que está nuestro café para tomarlo más suave o elegir opciones descafeinadas (que también tienen algo de cafeína), y así no tener que renunciar al placer de tomar nuestra taza de café diaria.

En definitiva, si te gusta mucho el café, puedes seguir disfrutando de él cuando estás embarazada, siempre vigilando que el consumo no sea excesivo, y los efectos que ese café que tomas produce en ti. Si te ayuda a subir una tensión baja o a despertar un poco de la somnolencia habitual del embarazo, esa taza será bienvenida, mientras que si compruebas que tienes demasiados nervios tras tomarlo o que tu tensión es demasiado alta, tendrás que renunciar a él. Son sólo unos meses.

Foto | Flickr @bachmont

En Mi Mundo Philips | Cómo sacar fotos de tu café y que triunfen en Instagram

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.