Qué debes comer para recuperarte del parto

, 22 de junio de 2015

baby-696353_1280

Tras el parto, el cuerpo se tiene que recuperar; y no hablo solo de quitar esos kilos de más que has podido coger durante el embarazo, sino de que te debes cuidar y volver a coger fuerzas para cuidar del bebé y para reponerte del esfuerzo. La mejor manera de hacerlo es con una buena alimentación. Tu cuerpo ha perdido mucha sangre y lo que más necesitas en este momento es alimentos con mucho hierro.

Así que bienvenidas sean las carnes rojas (a la plancha para que sean más ligeras), el jamón (que tendremos muchas ganas de comer si no lo hemos podido hacer durante todo el embarazo) y las lentejas (tómalas con pimientos y de postre un kiwi o un zumo de naranja para que la vitamina C ayude a la absorción del hierro). Es habitual que los médicos nos aconsejen un suplemento de hierro tras el parto, y si además le añadimos una buena alimentación, todo irá más rápido.

Cuando di a luz, ya me imaginaba que con el bebé recién nacido no iba a tener mucho tiempo de cocinar, así que antes de acudir al hospital, tuve tiempo de dejarme lentejas preparadas en el congelador, así solo las tenía que sacar por las mañanas y ya tenía la comida preparada. Y las abuelas, la verdad, es que se portaron muy bien conmigo y me trajeron comida en cantidades industriales. Como mis hijos fueron bastante tragones y gracias a la bendita lactancia materna, no me tuve que preocupar por adelgazar. A los 15 días de dar a luz, pesaba como antes del embarazo (con más tripa, eso sí).

bone-625336_1280

Antiguamente, en el campo, era habitual que la partera preparara el caldo de parturienta. Este caldo solía llevar verduras, huesos de gallina y jamón, así que era frecuente tener una gallina lista para sacrificar para cuando se produjera el parto. Ese caldo te recuperaba físicamente y anímicamente. Es normal estar algo alicaída y triste tras dar a luz, más allá de la posible depresión postparto. Según otras versiones de la receta, el caldo llevaba también higaditos y mollejas, ambos con alto contenido en hierro. La sabiduría popular es muy grande, aunque el plato no parezca demasiado apetecible. El caso es comer bien, volver a la comida casera y a la dieta mediterránea, y controlar los alimentos que ingerimos en caso de dar el pecho.

Foto | Pixabay1, Pixabay2

En Mi Mundo Philips | Nueve cosas que necesitarás para el primer verano de tu bebé

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.