¿Qué cosas no hay que decirle nunca a una embarazada?

, 9 de marzo de 2015

pregnancy-391992_1280

Cuando estás embarazada, todo el mundo se permite el derecho a opinar sobre si esperas niño o niña según la forma de tu tripa, a tocártela (a veces sin pedir permiso) y, en general, a soltarte lo que se les ocurre sobre el embarazo, el parto, etc. Es sólo el principio de lo que te espera, porque, cuando das a luz, gente que no conoces de nada se dedicará a decirte si llevas poco abrigado o demasiado abrigado a tu bebé, incluso hasta los motivos por los que está llorando. En fin, es lo habitual. Cuando yo estaba embarazada, éstas eran el tipo de cosas que más me molestaban que me dijeran:

  • ¿Estás embarazada de gemelos? o parece que vas a reventar. Y ese tipo de cosas sobre el peso o volumen. También te pueden decir lo contrario: ¿seguro que estás embarazada?, porque no tienes mucha tripa. Los comentarios sobre tu peso no son bienvenidos, básicamente, porque ya tenemos un doctor o matrona que se ocupa de vigilar nuestra salud y de que no engordemos demasiado.
  • Historias truculentas acerca de partos difíciles o de niños que nacieron con problemas de salud. Todo el mundo con un pelín de sentido común evitaría soltar este tipo de comentarios a una mujer embarazada que está a punto de dar a luz, ¿verdad? Pues la realidad dice que no, que si una mujer estuvo más de 30 horas de parto, te lo contará, para que le des la medallita a la mujer del año; también si tuvieron que utilizar fórceps o le hicieron una episotomía de las grandes, no tardará en decírtelo. Bastante miedo tienes tú ante “el momento parto” como para que encima te animen. Puedes estar tranquila, la inmensa mayoría de ellos van como la seda y los niños nacen bien, e incluso, aunque nazcan con problemas, hay soluciones para casi todo. Vamos a ser positivas y visionar un parto perfecto.
  • Aprovecha a dormir ahora, porque ya verás lo que duermes cuando nazca el bebé. ¿Perdona? Duermo poquísimo porque las hormonas me desvelan por las noches, porque la tripa me molesta un montón, porque estoy incomodísima y acalorada, y porque cada dos por tres me tengo que levantar a orinar. ¿Dices que todavía voy a dormir menos? No, por favor.
  • Diviértete mientras puedas. Como si tener hijos fuera un castigo divino o algo así. Es cierto que los primeros meses pueden ser algo caóticos, pero tener un bebé es una de las cosas más gratificantes que te pueden pasar en la vida. Sus sonrisas compensan todo, y cuando van creciendo, son muy divertidos. Personalmente, me encanta jugar y reírme con mis hijos. Y si te organizas bien, puedes sacar tiempo para continuar con tus aficiones. Ser padre no significa abandonar toda tu vida anterior ni dejar de ser el que eras.

Así que ya sabéis, cuando os encontréis con una embarazada, pensad dos veces antes de hablar y de contar lo primero que os  pase por la cabeza, poneos en el lugar de esa mujer y decid solamente cosas agradables.

Foto | Pixabay

En Mi Mundo Philips | Brelfie, presumiendo de dar el pecho en Instagram

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.