Seis razones por las que los suecos (también) pueden ser un ejemplo en crianza

, 18 de abril de 2018

crianza sueca

Los países nórdicos tiene muy buena fama en cuanto a educación se refiere. Los niños de estos países siempre sobresalen en las evaluaciones de diferentes materias. Pero también podemos aprender de ellos algunas conceptos de educación y crianza que hace que los niños suecos se comporten de manera excepcional allá donde van. Estas son las razones del éxito de la educación sueca.

Los niños pasan tiempo en la calle, cualquiera que sea el tiempo que haga

Desde bebés, es habitual ver a los carritos de bebé en la acera. El aire fresco les ayuda a dormir, y consideran que es bueno para la salud. Después, a medida que van creciendo, es habitual que los niños suecos jueguen en la calle, aunque llueva, haga frío o sea de noche. Solo hay que protegerles del mal tiempo con buena ropa. Incluso en los recreos salen al exterior, aunque sea invierno. Jugar en la calle les hace correr más, practicar juegos más sociables, estar en mejor forma física y tener más contacto con la naturaleza.

crianza sueca

Los niños pequeños no tienen demasiadas tareas organizadas

El tiempo libre de los niños se valora mucho, y los suecos no les llenan de actividades extraescolares según van creciendo. Sus horarios no están repletos de clases de robótica e inglés, programas de lectura, campus de fútbol, lecciones de piano, refuerzo de matemáticas, etc. Incluso en verano, lo más habitual es toda la familia se vaya de acampada a la costa o al campo y no sigan asistiendo a clases cuando toca estar de vacaciones. Los niños pueden jugar libremente, sin necesidad de tenerlo todo planeado.

crianza sueca

La escolarización es más tarde

Gracias a sus largos permisos de maternidad, compartidos entre madres y padres, los niños no se escolarizan tan pronto, y así pueden retrasar el momento de acudir a guarderías, y de seguir horarios estrictos. La escuela obligatoria no empieza hasta los 7 años de edad. El 80% de los niños suecos de uno a 5 años acuden a una escuela de preescolar subvencionada por el gobierno en la que, en lugar de hacer fichas, aprender letras o números, se dedican a jugar, y aprenden valores como la cooperación, la igualdad de género y la tolerancia. Se trata de una educación basada en el juego y en la creatividad en oposición a lo académico.

Los padres no practican castigos físicos

Suecia fue el primer país en abolir el castigo corporal en 1979. Desde los años 60 los padres ya no pegan azotes a los niños. Entienden que debe haber igualdad para todo el mundo y que los niños deben estar protegidos de la violencia. A cambio, los suecos son más cariñosos y afectuosos con sus hijos.

Los niños reciben un trato más democrático

Los niños son tratados con respeto, la sociedad está centrada en los niños, gracias a una de las bajas maternales y paternales más larga del mundo y los padres pueden cuidarlos cuando son pequeños (existe una baja para los padres de niños enfermos), pero al mismo tiempo no existe una educación “helicóptero” como en otros países, que hace que los padres estén continuamente monitorizando a los niños, preocupados por sus seguridad y su futuro, siendo demasiado estrictos con ellos y sin dejarles disfrutar de la niñez. Los suecos son más relajados a la hora de cuidar de sus hijos y de educarles, dejándoles más libertad, pero también más responsabilidad por sus actos.

Los padres se involucran más en la crianza

Criar a los hijos es tarea por igual de madres y padres, y los suecos lo aplican perfectamente. Es habitual ver a padres que se toman una excedencia para el cuidado de los hijos, tal y como aquí solemos ver en algunas madres. Cambia mucho la dinámica en casa si los dos padres están involucrados por igual en las tareas de casa y de cuidado de los niños.

En definitiva, “la crianza a la suecatrata de estresarse menos con la crianza de los hijos, dejando que los niños jueguen por sí mismos, que ellos aprendan a tomar decisiones y a gestionar su libertad, sin tenerlo todo estructurado y organizado. No significa vivir sin reglas, sino que ellos se involucren a la hora de fijarlas y de ponerlas en práctica. Y suele ser más eficaz que estar regañándoles todo el rato.

Fotos | iStock stigalenasReimphotoemeliemaria

Más información | Rain or Shine mamma, Romper

En Mi Mundo Philips | Tendencias de crianza que vienen de EEUU ¿las veremos pronto aquí?

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.