Receta de panna cotta de café

, 10 de octubre de 2016

Pannacotta de café

Ya sabes que el café y un buen postre forman un matrimonio irresistible, por eso nos encanta rizar el rizo preparando dulces con sabor a nuestra bebida favorita. Si hace poco te propusimos preparar un delicioso flan de café casero, hoy la tentación tiene forma de un clásico de la repostería italiana. ¿Te animas a sorprender con esta receta de panna cotta de café? Se prepara en un momento y no necesita horno, es el postre perfecto si tienes invitados en casa.

Los italianos son maestros cafeteros y eso se nota también en su recetario. Si pensamos en dulces y café seguro que rápidamente nos viene a la cabeza su famoso tiramisú, pe hoy nos vamos a dar un homenaje con otro de los postres italianos más populares. La panna cotta o panacota es un dulce cuya base es la nata cocida, de ahí su nombre. Tiene la particularidad de que no se cuaja la mezcla en caliente sino que se utiliza gelatina para conseguir su cremosa textura. Una variante original es esta receta en la que añadimos un café espresso preparado con nuestra cafetera para darle un sabor irresistible.

Ingredientes para 4-6 personas

4 hojas de gelatina (5-6 g)

100 ml de leche entera o bebida vegetal

100 ml de café espresso o café espresso descafeinado

250 ml de nata (30-35% m.g.)

75 g de azúcar

1 pizca de sal

1/2 vaina de vainilla o 1/4 cucharadita de esencia de vainilla

Cómo hacer panna cotta de café

Pannacotta de café. Pasos

Empezamos llenando un cuenco con agua fría en el que introducimos una a una las hojas de gelatina, para que se vayan hidratando. A continuación preparamos el café espresso en nuestra cafetera y abrimos la vaina de vainilla para sacar las semillas con un cuchillo.

Ponemos en un cazo la leche con la nata, el café, el azúcar, la sal y las semillas de vainilla. Podemos usar esencia de vainilla de repostería si no tenemos vainas frescas. Calentamos a fuego suave y removemos hasta que el azúcar se haya disuelto. Justo antes de que rompa a hervir retiramos del fuego, mezclando con unas varillas o una cuchara.

Escurrimos las hojas de gelatina con las manos, suavemente, y las incorporamos a la mezcla, removiendo para que se disuelvan y no queden grumos. Echamos en una jarra y llenamos los moldes que más nos gusten. Dejamos enfriar en la nevera como mínimo tres horas antes de desmoldar, mejor toda la noche.

Degustación

La panna cotta de café  es un postre delicioso que se puede servir tal cual o acompañar de nata montada, helado de vainilla, galletas picadas, fruta fresca o salsa de chocolate. A nosotros nos gusta añadir unas chocolatinas de café para potenciar aún más el sabor y darle un contraste crujiente a su textura cremosa. ¿Te animas a probar la receta en casa? ¿Cómo acompañarías tu panna cotta de café?

En Mi Mundo Philips | Receta de flan de café: recupera el postre de café por excelencia este verano

En Mi Mundo Philips | Receta de tarta de galletas y crema de café con cobertura de chocolate

Guardar

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.