Receta de trufas de café

, 21 de noviembre de 2016

Trufas de café¿Hay algo más reconfortante que una taza de nuestro café favorito recién hecho? Pues sí: acompañarlo de un bocado de buen chocolate. Ya hemos analizado cómo el goloso dulce de cacao combina de maravilla con las bebidas de café y por eso nos encanta disfrutarlos juntos. Para hacer más placentera la experiencia te proponemos preparar tus propias trufas de café, un bocado tentador mucho más sencillo de lo que te imaginas.

El arte de la chocolatería es uno de los más complejos del mundo de la repostería, pero podemos hacer versiones caseras estupendas que merecen la pena. Las trufas son mucho más fáciles que los bombones y no se necesita ningún equipamiento especial, solo utilizar los mejores ingredientes. Te recomendamos utilizar tu chocolate favorito de confianza, mejor con un alto porcentaje de cacao, al menos del 52%. El toque especial de nuestro dulce lo va a poner el café, que prepararemos en nuestra cafetera espresso para asegurarnos de obtener la máxima concentración de aroma.

Antes de pasar a la receta, ten en cuenta algunas consideraciones previas para lograr el éxito. Prepara todos los ingredientes y utensilios antes de empezar, despeja bien la superficie de trabajo y no te olvides del delantal. Las trufas de café son muy fáciles pero necesitan algo de reposo en la nevera, así que no seas impaciente y verás tu esfuerzo recompensado.

Ingredientes para unas 25 trufas

  • 250 g de chocolate negro de buena calidad
  • 200 ml de nata para montar (opcionalmente sin lactosa)
  • 40 ml de café espresso recién hecho
  • 1 pizca de sal
  • gotas de esencia de vainilla (opcional)
  • cacao en polvo
  • frutos secos picados
  • coco rallado

Cómo hacer trufas de café

Trufas de café

Empieza preparando el café espresso siguiendo tu procedimiento habitual con tu cafetera espresso. Si quieres, puedes hacer las trufas con café descafeinado, así podrán probarlas también los niños sin problemas. Deja que el café se enfríe un poco y aguanta la tentación de bebértelo mientras picas el chocolate. Puedes usar un cuchillo grande bien afilado o rallarlo, pero no hace falta que quede perfecto. Reserva.

Calienta la nata en un cazo con el fuego a media potencia. Añade el café, la pizca de sal y la vainilla, y remueve suavemente. Cuando esté a punto de entrar en ebullición, echa el chocolate poco a poco, removiendo ya fuera del fuego. Continúa mezclando con movimientos suaves hasta conseguir una mezcla homogénea y cremosa, sin grumos. Deja que se enfríe a temperatura ambiente, cubre con plástico film y llévala a la nevera por lo menos dos horas. Mejor si esperas al día siguiente.

A la hora de montar las trufas, elige con qué las quieres cubrir: cacao en polvo, almendras, pistachos o avellanas, coco rallado, virutas de chocolate, azúcar glasé, etc. Coloca cada ingrediente en un cuenco diferente y ponte guantes de vinilo si no quieres mancharte demasiado. Coge pequeñas porciones de chocolate con una cuchara y forma bolitas con las manos. Reboza cada una en el sabor que quieras, sacude el exceso y colócalas en una bandeja o en un recipiente hermético.

Degustación

Trufas de café

Estas ricas trufas de café se pueden degustar inmediatamente, pero posiblemente se hayan ablandado con el calor de tus manos. Puedes dejar que se enfríen un rato en la nevera si te gustan más sólidas. También las puedes guardar en un recipiente hermético bien cerrado durante varios días, para tenerlas a mano para las visitas. Sírvelas en una bonita bandeja con el café y quedarás como el anfitrión perfecto, o envuélvelas para regalo.

En Mi Mundo Philips | Receta de panna cotta de café

En Mi Mundo Philips | Café y chocolate. ¿Cómo es el maridaje perfecto?

Guardar

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.