Recetas originales de café irlandés para un San Patricio diferente

, 16 de marzo de 2018

Café irlandés

Cada 17 de marzo se celebra el día de San Patricio, la gran fiesta nacional en horno del patrón de Irlanda. El resto del mundo aprovecha la ocasión para unirse a la fiesta, y nosotros desde casa podemos darnos el capricho de brindar con un buen café irlandés. ¿Te apetece probar con recetas diferentes para darle un toque original a San Patricio?

Café irlandés: cómo variar la receta original sin espantar a los puristas

A pesar de que la elaboración genuina del café irlandés surgió un poco de casualidad, ya se ha convertido en una bebida mítica imprescindible. Hay aficionados muy puristas que se echan las manos a la cabeza si encuentran un supuesto café irlandés que no sigue lo que consideran el canon, y suelen ser reacios a probar variaciones.

Café irlandés original

El problema es que a veces se abusa del término y hoy a cualquier cosa le pueden llamar café irlandés. Lo hemos visto con la degradación de nuestro carajillo y, yendo a terreno más gastronómico, es una lacra en platos populares como la paella. No basta con usar el nombre y disfrazar la copa, el café irlandés tiene que merecer lucir su título.

La receta original ya la conoces: buen café fuerte, whisky irlandés, azúcar moreno y crema de leche o nata montada. El equilibrio justo de cada componente es esencial, así como emplear ingredientes de primera calidad. Olvida el café instantáneo, torrefacto o recalentado: la base siempre deberá ser buen café espresso recién hecho, preferiblemente de variedad arábica.

Para no asustar a un purista puedes jugar con la intensidad del café o variando los aromas empleando granos de orígenes diferentes. Un origen más afrutado sorprenderá con un café irlandés más fresco, mientras que los aromas a chocolate y especias acentuarán el sabor tostado del azúcar moreno y las notas aromáticas del whisky.

Del mismo modo puedes jugar con el whisky, que sin abandonar tierras irlandesas nos ofrece muchas posibilidades. En nuestro país son más conocidas una o dos marcas, pero si te acercas a una tienda especializada podrán recomendarte otras botellas más delicatessen que seguro subirán de nivel tu café irlandés.

Siete recetas para darle un toque diferente

Café irlandés diferente
  • Con un toque mentolado. Añade una cucharada o 15 ml de licor de crema de menta después de echar el whisky. Decora la nata montada con chocolate after eight rallado fino y unas hojas de menta fresca.
  • Shakin’ Jesse de café. Es una variación de un refresco clásico americano. Prepara el café con antelación y déjalo enfriar. Tritura en tu batidora el café con la cerveza y una o dos bolas de helado de chocolate. Sirve en la copa y decora con la nata montada.
  • Digestivo al limón. Los licores digestivos italianos tipo amaro tienen un aroma penetrante a hierbas que curiosamente combinan bien con el café. Añade 20 ml de licor al whisky y monta la nata agregando una cucharadita de zumo de limón al final. Decora con ralladura de limón muy fina.
  • Para muy golosos. Si te gustan las cremas untables de chocolate, te encantará esta variación. Cambia el whisky de la receta original por 45 ml de Frangelico, un licor de avellanas, y añade una pizca de vainilla. Monta la nata con una cucharada de cacao y una cucharadita de azúcar, corona la copa y decora con más cacao en polvo.
  • Refrescante y veraniego. La primavera está al caer y quizá te apetezca una versión más refrescante. Prueba a coronar una base de café frío mezclado con la mitad del whisky habitual con una bola de helado de vainilla. Justo antes de servir, vierte por encima refresco de cola para crear un efecto burbujeante espumoso.
  • Versión vegana. También apta para intolerantes y alérgicos a la lactosa, la alternativa vegana se puede preparar montando crema de coco. Solo tienes que enfriar la noche entera una lata de leche de coco (que no sea desnatada), vaciar el contenido líquido y montarla con dos o tres cucharadas de azúcar de glasé.
  • Tiramisú de café irlandés. Italia e Irlanda se unen para crear un postre irresistible. Combina la mitad del café con la mitad de whisky y empapa con esa mezcla los bizcochos de soletilla. Aparte mezcla una tarrina de queso mascarpone con azúcar moreno y una cucharada de la mezcla de café. Monta el tiramisú en copas de café irlandés formando capas de bizcochos, queso y nata. Decora con cacao en polvo.

Recuerda que la base de cualquier receta de café irlandés siempre debe ser un buen café al que puedes ajustar la intensidad a tu gusto preparándolo con tu cafetera automática. La cercanía de San Patricio es solo una excusa para sorprender en casa con una bebida diferente, ¿te animas a crear tu propia receta?

Fotos | iStock.com/PhotosbyShirley,  JainnyMarco Verch – Susanne Nilsson

En Mi Mundo Philips | Los cuidados básicos que necesita tu cafetera

En Mi Mundo Philips | Siete curiosidades sobre el café arábica que lo hacen único

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.