Afeitadora Philips Serie 1000, un básico imprescindible para el día a día. ¡La hemos probado!

, 28 de abril de 2016

20160428_Philips_01

Ya sabéis que aquí andamos siempre a medio camino de la barba y el afeitado. Pues bien, hoy toca hablaros de esto último, ya que os voy a contar mi propia experiencia con la Afeitadora Philips Serie 1000, un básico que va muy bien para utilizar a diario. En concreto, he tenido la oportunidad de probar el modelo S1510/04 por lo que todo lo que cuento a continuación es sobre éste.

Afeitado en seco

20160428_Philips_02 20160428_Philips_03

Lo primero, y diría que lo más importante, que hay que dejar claro es que esta afeitadora es únicamente para utilizar en seco. Es decir, nada de mojarla, ni de aplicar gel o espuma en la piel. ¿Esto qué implica? Que en un momento dado provoque más irritación en pieles sensibles, aunque de por sí el afeitado en seco es más rápido. Por lo demás, es cuestión de gustos.

Como podéis ver en las fotos, la Afeitadora Philips Serie 1000 está compuesta por tres cabezales Flex e incluye una tapa protectora para que estén siempre impecables.

Adaptación total

20160428_Philips_05 20160428_Philips_04

Los cabezales se mueven en cuatro direcciones para favorecer la rapidez y facilidad del afeitado, y se adaptan perfectamente a los rincones del cuello y rostro. En mi caso, soy de nuez prominente, por lo que esta capacidad de adaptación es imprescindible para mí.

En cuanto a las cuchillas, que llevan por nombre CloseCut, tienen la capacidad de afilarse solas. Lo cierto es que no he utilizado la afeitadora tantas veces como para que haya dado tiempo a notar su eficacia en este sentido, pero sí puedo afirmar que cortan el vello fácilmente y sin tirones.

Recortador de precisión

20160428_Philips_07 20160428_Philips_08

En la parte posterior de esta afeitadora, encontramos un recortador de precisión, que se despliega pulsando un botón. Gracias a él, podemos perfilar las patillas y el bigote, sin necesidad de recurrir a ningún otro utensilio.

Mantenimiento

20160428_Philips_06

En lo que respecta al mantenimiento, tenemos por un lado la carga de la batería. Se realiza mediante cable y, con apenas 40 minutos de conexión a la electricidad, tenemos batería suficiente para unas ocho horas. Eso sí, debéis tener en cuenta que solo podemos usar la Afeitadora Philips Serie 1000 sin cable.

20160428_Philips_09 20160428_Philips_10

Por último, toca hablar de la limpieza. Lo ideal es que después de cada uso dejéis la afeitadora impecable para encontrarla así la próxima vez que la utilicéis. Para limpiarla por dentro, hay que pulsar un botón que hace que los cabezales se levanten, dando acceso al depósito donde se acumula el vello cortado.

Tras ello, solo tendremos que utilizar el cepillito que trae para dejar la afeitadora como nueva. Eso sí, recordad que esta afeitadora no debe mojarse, por lo que no se os ocurra ponerla debajo del grifo para limpiarla. ¡No lo olvidéis!

Y hasta aquí mi análisis de la Afeitadora Philips Serie 1000, a la que solo añadiría que tiene un precio muy asequible (51,99 euros). ¿Qué os parece? ¿Alguno de vosotros la ha probado ya?

En Philips | Afeitadora Philips Serie 1000
En Mi mundo Philips | Así ha sido mi primer afeitado con la nueva Afeitadora Philips Serie 3000

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.