Revoluciona la comida en la playa: no todo puede ser fiambres y tortillas

, 2 de julio de 2013

Comienzan para muchos las vacaciones y los días de playa y sol. Días para descansar del trabajo, pero también de la rutina de las comidas diarias en casa para toda la familia. Y como hay que seguir comiendo y lo mejor que podamos, hoy ideas nutritivas para que comer en la playa no solo sea con bocadillos o con la típica tortilla, que aunque estén muy buenos, nos llegarán a aburrir.

El verano no significa abandonar los ingredientes que comemos habitualmente aunque eso sí, preparados de distinta manera, puesto que en la playa es necesario una comida fresca y poco copiosa que nos ayude a sobrellevar los efectos del calor ¿Quieres ideas para tus comidas playeras este verano? Pues aquí las tienes.

Ensaladas para comer en la playa

Son prácticas porque permiten añadir multitud de ingredientes, así que nada de limitarse a preparar la clásica de lechuga y tomate. Prueba a hacerlas variadas y así tendrás un menú completo y nutricionalmente equilibrado. Eso sí, para mantenerlas en perfecto estado no olvides llevar una nevera de camping para conservarlas frescas y no las aliñes en casa, mejor prepara un bote hermético con la vinagreta y añádela en el último momento, justo antes de comer.

Tienes varios tipos para escoger, como las ensaladas de pasta, que te aportarán la energía necesaria para aguantar todo el día playero, nadando o jugando, por lo que resultan también ideales para los más pequeños.

La pasta se debe de cocer el día antes, no mucho, mejor que quede “al dente” y una vez pasado el tiempo refrescar con agua fría para que no se ablande. Un chorrito de aceite de oliva y bien tapada con papel film hará que esté perfecta al día siguiente, día en que antes de salir le puedes añadir atún o surimi, vegetales variados como tomate, maíz o bien algo de carne como restos de pollo asado o jamón cocido.

Ensaladas de legumbres, para no olvidarnos de ellas todo el verano constituyen una muy buena opción sobre todo si tenemos “grandes comensales” entre nuestra familia. Las legumbres en frío y mezcladas con otros vegetales o pescados en conserva hacen un plato contundente, pero a la vez nada pesado, ideal para aguantar sin hambre todo el día.

Ensaladas de arroz, al igual que las de pasta cuece el arroz el día anterior, enfríalo y después añádele el resto de ingredientes, así cogerá más sabor y estará más sabrosa al día siguiente.

Pinchos fríos para llevar a la playa

Prepara unos pinchos variados para que cada uno se sirva a su gusto, solo necesitas unos palillos y tendrás un menú de picoteo gourmet pero playero. Con quesos y tomates cherry, restos de carne asada, melón con jamón, salmón y aguacate y todos ellos mejor refrigerados en vuestra nevera portátil.

Pasteles y tartas saladas para comer a la playa

Un pastel de carne es una opción genial para comer en la playa. Podéis elaborarlo uno o dos días antes de la jornada playera y añadirle a la carne picada de vuestro agrado ya sea pollo, ternera o pavo, también pimientos del piquillo, aceitunas o huevo cocido. Una vez bien frío se corta en rodajas y acompañado de una ensalada verde constituye un plato nutritivo y muy apetecible. Además si lo preparas un día puedes hacer más cantidad y congelarlo para varias raciones.

También podéis preparar un pudding de pescado al horno o microondas con el pescado blanco que os guste o encontréis a buen precio. Acompañado de pan tostado y un poco de mayonesa, mejor en sobres individuales, hace un entrante delicioso.

Las tartas o pasteles salados de verduras también nos sirven para una buena comida playera al igual que son ideales para cuando comemos en el campo. Con calabacín, brócoli o espárragos a los que se les puede añadir beicon o salmón, pues tienen la virtud de poder agregarse los ingredientes que queramos y de tenerlas preparadas desde el día anterior, así que es solo levantarse y marchar a la playa. Probad a hacerlas en un molde de cake alargado o bien redondas en un molde de tarta desmontable.

Y además de estas ideas, clásicos que nunca fallarán en nuestra cesta de la playa como la ensaladilla rusa, un buen salpicón de marisco, una ensalada Cesar, croquetas caseras o una empanada gallega ¿A qué ya se os están olvidando con todas estas propuestas los bocadillos y la tortilla?

Por supuesto que si vamos a pasar todo el día en la playa no debemos de olvidarnos de una buena cantidad de bebidas frescas, imprescindible el agua para hidratarse y también alguna sin gas o zumos, evitando las bebidas alcohólicas. Y además muy importante, fruta fresca como melón, sandía o melocotones o algún batido lácteo que sirven para reponer líquidos que se pierdan con el calor. Tampoco olvidarse de un tentempié para media mañana y la tarde, ideal, unos frutos secos.

Otros consejos para comer seguro en la playa

* Intenta no mantener los alimentos a temperatura ambiente, siempre una nevera con placas de frío los protegerá de que estos se estropeen.

* No dejes que los alimentos frescos como carne, pescado o fiambres pasen más de cinco horas a temperatura ambiente.

* Llevar las frutas y verduras ya lavadas desde casa.

* No lleves nunca las ensaladas aliñadas, hazlo en el momento de consumirse y si puedes, lleva la carne y el pescado que quieras añadirles en un tuper por separado de los vegetales.

* Incluso los bocadillos o sándwiches, cuando no son de embutidos curados, debes de mantenerlos en frío, sobre todo si son con carne o pescado entre sus componentes.

* Y por último evita llevar a la playa todos aquellos platos que lleven huevo entre sus ingredientes si no puedes garantizar que tu nevera portátil los mantenga más o menos a 8 grados centígrados hasta la hora de ser consumidos.

Y a ti ¿qué te gusta llevar de comida a la playa además de tortillas y bocatas?

Imágenes | Esther Clemente | Ralph and Jenny en Flickr
En Mi Mundo Philips | ¿Tienes olvidada la licuadora? Catorce deliciosas recetas de zumos y batido para sacarle provecho

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.