Rincones de casa que siempre te olvidas de limpiar

, 23 de octubre de 2017

¿Eres de los que hacen limpieza general una vez a la semana o prefieres invertir 15 minutos al día? Cada uno organizamos las tareas según se adapten al día a día, pero nos enfrascamos tanto en nuestra rutina que a veces pasamos por alto zonas importantes. Conviene repasar de vez en cuando cuáles son esos rincones que siempre te olvidas de limpiar para evitar que acumulen mucha suciedad.

Lámparas y bombillas

Si tienes la impresión de que hay una lámpara que ya no ilumina tanto como antes, será mejor que compruebes si está muy sucia. En nuestra rutina de limpieza solemos quitar el polvo de las lámparas pequeña de mesa, las del dormitorio o de estudio, porque están al alcance de la mano. Pero nos olvidamos de las de techo, las de pared y también las más altas de pie.

Se nos olvida o no nos queremos acordar, simplemente porque no se ven bien y parece que el polvo no molesta tanto. Pero la realidad es que las lámparas acumulan mucha suciedad en poco tiempo y habría que limpiarlas a fondo al menos una vez a la semana. Espera a que las bombillas estén frías antes de pasarles una bayeta seca para retirar el polvo.

Cables y regletas

¿Cuántos cables diferentes tienes en casa? Con suerte en el futuro todos los aparatos se conectarán de forma inalámbrica, pero por el momento seguimos dependiendo de ellos. En el salón, la cocina, los dormitorios, la sala de estudio… Seguro que casi en casa estancia tienes un rincón lleno de cables de diferentes dispositivos y electrodomésticos. ¿Los sueles limpiar?

Procura tenerlos ordenados sin formar madejas caóticas entrelazadas, eso solo dificulta la limpieza. Levanta las regletas, pasa el aspirador por la zona y repasa bien cada cable y enchufe con un paño seco. Te sorprenderá comprobar cómo sin un imán para las pelusas y pelos de mascotas.

Tostador, cafetera, batidora y otros pequeños electrodomésticos

Los aparatos de cocina también hay que limpiarlos regularmente, no solo las zonas que entran en contacto con los alimentos. Seguro que ya vacías las migas de tu tostadora y que sigues la rutina de limpieza recomendada con tu cafetera, pero la parte exterior también se ensucia.

No te olvides de incluir todos los pequeños electrodomésticos de la cocina en vuestra rutina antipolvo, especialmente con aquellos aparatos que están fijos en la encimera. Repasa bien las partes traseras que quedan menos a la vista, y también los cables.

Detrás de muebles y electrodomésticos

Es un clásico. En realidad no es que se nos olvide, más bien nos da pereza ponernos a mover muebles o andar agachándonos para llegar a donde no se ve. Es un error “dejarlo para otro día”, porque detrás de los muebles, de la lavadora o de la nevera se acumula mucha suciedad que además se expande fácilmente por toda la casa.

Aprovecha el tubo telescópico de aspiradores como el Philips PowerGo para no tener que agacharte y para llegar a los rincones más fuera de tu alcance. Recuerda que el polvo no se queda ahí, cualquier mínima corriente hará que se desperdigue por toda la casa.

Las barras de las cortinas

Ya sean de la ducha, bañera o de las ventanas, las barras de las cortinas también tienden a acumular una bonita capa de polvo en poco tiempo. Al estar en alto y ocupar poco espacio es fácil olvidarse por completo de ellas, pero por su culpa la suciedad se distribuye por la casa sin darnos cuenta.

Para evitar que al correr las cortinas el polvo acumulado se desprenda, repásalas al menos una vez a la semana. Cuando estén muy sucias puedes usar un trapo humedecido con agua y jabón o un limpiador multiusos, pero una vez las incorpores a tu rutina bastará con una pasada de plumero.

Debajo de alfombras y cojines

Los que tienen alérgicos en casa ya saben que es muy importante aspirar con frecuencia las zonas de paso que acumulan más suciedad y alérgenos, como las alfombras. Pero, ¿limpias por debajo? Con los sofás y sillones pasa lo mismo, no es suficiente con limpiar por encima la tapicería.

Recuerda utilizar tu aspirador también debajo de todas las alfombras, limpiándolas primero por encima para que no desprendan suciedad al moverlas. De la misma forma, dale la vuelta a los cojines del sofá y aspira cada rincón. Para ello, aprovecha accesorios específicos como el cepillo 2 en 1 del aspirador Philips PowerGo.

Cubos de basura y bolsas reutilizables

Aunque el cubo de la basura siempre lo usemos con bolsa, este también se ensucia, incluso los cubos de reciclaje de otros materiales. Procura lavarlos con desinfectante o detergente especial de forma regular, y pasa a diario una bayeta húmeda por fuera para retirar el polvo.

Las bolsas reutilizables, de reciclaje o de compra, también hay que lavarlas. Las que usamos para comprar además pueden volverse un foco peligroso de intoxicaciones porque entran en contacto con alimentos crudos y puede darse contaminación cruzada. Si son de tela, aprovecha la lavadora y pásales la plancha para acabar con todas las baterías.

Rendijas y huecos de puertas y ventanas

Hay rincones muy incómodos de limpiar que además se suelen olvidar porque no los usamos directamente. Los huecos de los marcos de puertas y ventajas y las rendijas siempre ”están ahí” pero nadie les presta atención. ¿Te has fijado en la cantidad de suciedad que tienen?

Como son estrechos y profundos, no se pueden barrer o fregar bien. Lo mejor es utilizar el tubo estrecho del aspirador para acceder rápidamente a esos huecos y aspirar de una pasada el polvo, los pelos, los restos de tierra y cualquier otra sustancia que se haya colado. Haciéndolo regularmente apenas tardaremos unos segundos.

Aprovecha todo el potencial de limpieza del nuevo aspirador Philips PowerGO

Acumular suciedad y polvo en rincones y objetos que se nos olvida limpiar no solo amenaza con la limpieza del hogar, también es un riesgo para los alérgicos. Por mucho que tengamos una buena rutina general, solo lograremos un aire limpio y saludable si llegamos a todas partes.

Por eso merece la pena aprovechar todo el potencial de aspiradores como el nuevo Philips PowerGO, un aspirador con bolsa de alto rendimiento con clasificación energética AAA. Está dotado de un filtro antialergias especial que atrapa hasta el 99,9% de las partículas, para mantener el aire siempre limpio y evitar la acumulación de polvo.

Gracias a su bolsa extragrande, el largo cable de 9 metros y el tubo telescópico, es muy fácil y cómodo de usar, sin tener que estar interrumpiendo la limpieza a media tarea. Incluye accesorios específicos para acceder a todos los rincones, y los lleva incorporados en el propio aparato para tenerlos a mano.

Tener un aspirador que se adapta a cada superficie y que permite regular la potencia de succión para cada tarea hace que sea mucho más fácil acabar con la suciedad en todos los espacios. Solo tendrás que hacer un pequeño esfuerzo para no volver a olvidarte más de ningún rincón a la hora de limpiar.

Fotos | iStock.com/Tanya-stockAndreyPopovmedia point incJaroslav Frankdejan Jekicphotopalace

En Mi Mundo Philips | 11 usos del vaporizador que lo convierten en el aliado ideal para tu casa

En Mi Mundo Philips | ¿Convivir con mascotas y tener la casa limpia es posible?

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.