Rutinas que estamos encantados de recuperar: preparar nuestro café con calma

, 10 de octubre de 2018

preparar cafe

Una vez superada la amargura de volver a la rutina, a los madrugones y a los horarios estrictos, es el momento de apreciar los pequeños detalles y procesos que construyen nuestro día a día. Las pequeñas rutinas que nos alegran las mañanas, las noches y las tardes. Como esa tortilla que freímos todos los miércoles con cariño, ese postre que cocinamos para los domingos o ese café que preparamos cada mañana.

Porque, para un cafetero de bien, hacer café no es solo hacer café. Es un ritual que requiere de unos pasos concretos y de cuidado de los detalles más pequeños. Un proceso que culmina en un delicioso desayuno, una reparadora sobremesa o una merienda entre amigos. Y un proceso que, como te contamos cuando abordamos el perfect serve del café, tiene su intríngulis.

Los pasos para preparar el café perfecto

Este apartado no es una norma universal, ni mucho menos. Como suele decirse, “cada maestrillo tiene su librillo”, algo que también sucede en la preparación del café. Cómo te guste el sabor (si eres más de café solo, de latte o de cortado), el tipo de cafetera que tengas, los maridajes que más te gusten para acompañar el café, si eres más de vaso o de tazaCada decisión influye. Y ahí reside la belleza de esta rutina: en que cada uno construya la suya.

Si tienes en casa una cafetera como la Philips Latte Go!, te acostumbrarás a tener listo tu café con leche (en múltiples variantes) en solo unos minutos. También al aroma de los granos, que la cafetera muele a tu gusto (otro momento especial de la rutina es el de elegir, precisamente, el molido del grano), al sonido que indica que el agua está hirviendo y la magia va a suceder… Incluso a mirar cómo las gotas caen en la taza despacio, pero sin prisa. Esta nueva cafetera de Philips, además, da un paso al frente en lo que a preparación de bebidas con leche se refiere, como te contamos aquí.

preparar cafe

En la variación está la clave para no cansarse (nunca) de una bebida como el café. Por eso, probar las distintas combinaciones que ofrece tu cafetera —espresso, capuccino, café latte, …— es una de las formas de sacarle el máximo partido. Y de establecer tus propias rutinas del café: espresso para los días hábiles en los que andamos justos de tiempo, café largo para los domingos por la mañana, capuccino para las tardes familiares…

Como decíamos antes, cada detalle cuenta en la preparación de un buen café. También la espuma de la leche, que nos aporta la gustosa sensación de estar bebiendo un café cremoso, más suave que uno espresso, y la oportunidad de jugar a ser baristas e intentar crear bonitas flores con la espuma cada vez que la añadimos al café. ¿Tú también te pones creativo los sábados por la mañana? Con la nueva Philips Latte Go! podrás recrearte en la espuma de la leche del café, pues este es su punto fuerte. Cuenta con un depósito de leche que prepara la espuma en un instante, se limpia rápidamente y añade un extra de creatividad a todas tus preparaciones cafeteras.

Sí, con tu cafetera Philips tienes en casa un espumador de leche como el de tus cafeterías más frecuentadas, así que puedes sorprender a tus invitados con mil y una combinaciones de café con leche, latte, capuccino, café con leche y caramelo, con canela, con cúrcuma…

preparar cafe

La experiencia completa de tomar un buen café trasciende al producto. Sí, es importante comprar un buen café arabica o uno colombiano, elegir un café tostado natural, nunca uno torrefacto, emplear agua mineral y no del grifo para no enmascarar con el sabor de la cal los matices de esta bebida.

Pero a todo eso hay que sumar gestos que van más allá, como emplear una buena taza (si tomamos el vino en copas especiales, ¿por qué no prestar la misma atención al café?) y nunca un vaso de plástico o de mala calidad y calentar el recipiente en el microondas unos segundos para aportar esa sensación cozy tan agradable.

Sensación. Esa es otra de las claves para convertir el hecho de tomar café en toda una experiencia. Acompañarlo de otras rutinas que nos alegran la semana, como leer un buen libro, tejer esa bufanda que nos abrigará en invierno o ver la última serie a la que nos hemos enganchado. ¿Falta algo? Sí, el maridaje.

El maridaje del café

preparar cafe

Una de las rutinas del café es acompañarlo con algo que comer. Pero no a todos nos sirve lo mismo. Hay quienes, de buen grado, desayunarían todas mañanas un brownie de café como este. Quienes querrán dejar el dulce para el postre —y tomar unas natillas de café con su espresso— e inaugurar el día con una tostada clásica de aguacate y una pizca de aceite de oliva y pimienta negra. Y quienes, el fin de semana, despertarán tarde y acompañarán su café largo con unos huevos benedict bien melosos.

¿Te han entrado ganas de un café? Las rutinas, per se, no tienen por qué ser malas.

Imágenes | asas

En Mi Mundo Philips | Puesta a punto de tu cafetera después de vacaciones

En Mi Mundo Philips | Nueve frases sobre el café que todo cafetero suscribirá

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.