¿Sabes por qué muchas bolsas de café tienen un extraño agujero?

, 1 de diciembre de 2016

Bolsas de café con agujero

Café arábica o robusta, de Colombia o de Etiopía; todos tenemos nuestra variedad predilecta a la hora de comprar la materia prima de nuestra bebida favorita. Lo importante es apostar por el grano natural recién tostado para que nuestra cafetera libere todos sus aromas al molerlo cuando preparamos una taza. Pero, ¿te has preguntado alguna vez qué son esos agujeros de las bolsas de café? Toda curiosidad tiene su explicación.

Bolsas de café en grano

El café de calidad es un producto delicado que debe ser tratado correctamente si queremos aprovechar al máximo sus cualidades. Cuanto más se procesa, más rápido pierde aroma y sabor, por eso el mejor café será el que se elabora moliendo los granos en el momento. En el instante en que se tuestan, los granos de café empiezan a sufrir la acción de agentes externos como el aire y el calor, y es por eso que se recomienda comprar en paquetes pequeños.

Los productores y comerciantes especializados en café suelen preparar en el momento o cada día los envases con su producto, para exponerlo lo mínimo posible a la atmósfera. Lo habitual es utilizar bolsas de café herméticas que protegen de la luz y del ambiente exterior, a veces incluso se envasan al vacío. Pero casi todas tienen una curiosa abertura cerrada en su parte superior. ¿Qué es ese agujero?

No es un agujero: es una válvula

Bolsas de café

Aunque hay quien piensa que a través de esa abertura se llenan las bolsas con el café, en realidad su función es mucho más específica. Responde a la necesidad de conservar intactas al máximo las propiedades del café recién tostado, es decir, protegerlo del exterior. El problema es que, cuando se han tostado, los granos empiezan a liberar de forma natural un gas que puede perjudicarlos: dióxido de carbono.

El proceso es lento pero continuo, y puede extenderse durante una o dos semanas. El dióxido de carbono puede dañar a los granos de café afectando a su sabor, así que hay que dejar que se pierda en la atmósfera. Pero, ¿cómo sacar este gas sin exponer el café al oxígeno y a la temperatura exterior? La solución es una válvula, ese “agujero” típico de los envases.

La válvula esconde un mecanismo simple pero ingenioso, ya que solo funciona en un sentido único. Su abertura permite dejar salir el gas del interior, liberando el dióxido de carbono que expulsa el café, pero no deja entrar ningún elemento de fuera. Esto permite a las bolsas de café conservarlo en las mejores condiciones posibles desde que se tuesta hasta que nos lo llevamos a casa. ¿Conocías esta curiosidad?

Fotos | ANBCO, Fruitful, Good Coffee

En Mi Mundo Philips | Cómo preparar y servir un auténtico café turco

En Mi Mundo Philips | Lo que necesitas saber para escoger buen café en grano

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.