¿Se te pegan las sábanas? Preparar un desayuno rápido para llevar es así de fácil

, 22 de septiembre de 2016

Desayunos con cereales

Por mucho que queramos alargar el final del verano, estamos a punto de inaugurar la temporada otoñal y a estas alturas ya deberíamos habernos readaptado a la rutina. Claro que algunos llevan el síndrome postvacacional peor que otros, sobre todo a la hora de retomar los madrugones de cada día. Ya sabes que la alimentación es fundamental en estos casos, así que si eres de los que se les pegan las sábanas, apunta estas ideas para no tener que renunciar al desayuno.

Desayunos caseros también fuera de casa

Desayuno con tostadora

Hace un tiempo estuvimos indagando sobre los mitos y realidades sobre el desayuno y su importancia real. Aunque hoy sabemos que no hay que obsesionarse con “el desayuno perfecto”, sí que puede tener un papel clave en nustro rendimiento a lo largo del día. Especialmente en esta época en la que todavía nos estamos reajustando a la rutina, y a los días fríos, arrancar la jornada reponiendo las energías evitará que estemos agotados y desmotivados.

Pero tener poco tiempo por las mañanas porque nos cuesta madrugar no es una excusa para salir corriendo con el estómago vacío o para picar cualquier cosa en la máquina de la oficina. Si te falla el despertador o te cuesta levantarte, apuesta por un desayuno equilibrado listo para llevar que podrás tomar en el tren o autobús, camino del trabajo o cuando hayas llegado a tu puesto laboral.

Tres ideas de desayuno para llevar

Desayuno bagel

Acuérdate de poner en marcha tu cafetera expreso nada más levantarte y así tendrás tu café perfecto en apenas unos instantes mientras terminas de arreglarte. Prepara el café en un termo a tu gusto o en un vaso para llevar con tapa y podrás acompañarlo de lo que más te apetezca camino del trabajo.

  • Desayuno dulce. La primera hora de la mañana es perfecta para darnos un capricho goloso, y así aprovechar la energía extra del dulce. Mejor apostar por productos caseros: una trozo de bizcocho, una magdalena, galletas o un croissant. Puedes hornarlos la tarde anterior o prepararlos en el fin de semana y congelarlos de forma individual. Caliéntalos directamente en la tostadora y llévate también una pieza de fruta de temporada.
  • Desayuno salado. Si prefieres un bocado salado para arrancar lo tienes más fácil todavía. Puedes preparar tu sándwich o tu bocadillo preferido la noche antes, y darle un golpe de calor aprovechando la ranura extra ancha de tu tostadora para dejar el pan crujiente y calentito, como recién hechos. Prueba diferentes tipos de pan para variar los desayunos, por ejemplo con un bagel al estilo americano y lleva también un vaso de zumo recién exprimido.
  • Desayuno fitness. La moda de la comida fit, especial para deportistas y quienes buscan más cuidarse, se puede aplicar a un buen desayuno saludable. Por ejemplo, un batido casero o un smoothie lleno de vitaminas acompañado de una barrita de cereales y frutos secos sin azúcar, o un tarro de copos de avena con yogur y fruta que puedes dejar listo la noche antes. Añade proteínas solubles si quieres una dosis extra de nutrientes.

Preparar estos desayunos no te llevará más de un par de minutos, así que la falta de tiempo ya no es excusa para empezar a trabajar con el estómago vacío. La jornada se lleva mucho mejor cuando hemos recargado las pilas con buenos alimentos, así que no dudes en probar los desayunos para llevar para empezar el día con motivación.

En Mi Mundo Philips | No sólo tostadas: desayunos diferentes gracias a tu tostadora

En Mi Mundo Philips | Zumo de pera, uva y apio: la receta ideal para volver a la rutina con energía

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.