Seis recetas para llevar a la piscina que no son la clásica ensalada de pasta

, 6 de junio de 2018

recetas para llevar a la piscina

Con el arranque del mes de junio, las piscinas han abierto sus puertas. Bien seas de los afortunados que pueden disfrutar de una en su comunidad de vecinos o de los que acuden verano tras verano a la de su barrio, si eres piscinero habrás pasado más de una vez por aquello de “y ahora qué preparo para comer en la pisci.

Pues bien, para esos días en los que se te acaban las ideas, aquí va una serie de propuestas aptas para las jornadas junto al agua y el césped. Con estas recetas para llevar a la piscina, que no son muy pesadas ni muy engorrosas para transportar y sí aptas para toda la familia, tus comidas previas a la tumbona no se quedarán reducidas a la clásica ensalada de pasta.

Bagels hechos en casa

Porque la gastronomía estival no tiene por qué quedar reducida a pechugas empanadas: también hay lugar para la innovación en las recetas para llevar a la piscina. Por ejemplo, puedes preparar unos riquísimos bagels que serán la envidia de todo el comedor. Bagel es la denominación de este tipo de pan, blandito por dentro y crujiente por fuera, con forma de rosquilla y que ofrece un montón de posibilidades.

#BRUNCH👀🥑🥓

A post shared by I C I F A R U R U (@icifaruru) on

Original de la gastronomía polaca y judía, alcanzó su popularidad en Estados Unidos y es muy habitual verlos en los almuerzos neoyorquinos. Te invitamos a que prepares en casa, también, el pan. ¿Cómo? Con ayuda de tu amasadora de Philips. Pon en el bol 500 gramos de harina de fuerza, 300 mililitros de agua templada, un sobre de levadura, una cucharada de sal y una pizca de azúcar.

Déjala reposar (unos 45 minutos) y divídela en tantas partes como bagels quieras preparar (con esta cantidad, entre 6 y 8 fragmentos será lo ideal). Dales su característica forma de rosquilla y cuécelos durante, más o menos, un minuto. Cuando enfríen, píntalos con huevo y añádeles unas semillas o frutos secos para decorar la superficie. Y, para terminar, hornéalos unos 25 minutos a 200 grados.

Sácalos del horno, córtalos por la mitad y rellénalos de una combinación fresquita y apetecible, como salmón ahumado, queso crema y aguacate; tomate, queso fresco y rúcula o melocotón asado y una mezcla de lechugas.

Un ajoblanco fresquito

Pocas cosas nos apetecen más para reponer fuerzas después de un chapuzón que una crema fresquita y deliciosa. Junto a los clásicos salmorejo y gazpacho, otra de las opciones para una comida veraniega al aire libre es el ajoblanco. Pon tu batidora de vaso Philips a punto porque, en unos minutos, puedes tener esta receta lista.

#AjoBlanco #PlatosTípicosDeMálaga #ElImagenariumDeMálaga #Málaga #CostaDelSol

A post shared by El Imagenarium de Málaga (@elimagenariumdemalaga) on

Este plato se prepara a base de almendras, agua, pan y aceite, así que no puede ser más sano y enérgico. Primero, coloca en el vaso 200 gramos de almendras y un diente de ajo. Bate bien y añade el resto de ingredientes: 600 mililitros de agua, un puñado de pan algo duro (unos 50 o 60 gramos), aceite (60 gramos, más o menos) y una chorradita de vinagre. Mézclalo todo muy bien para que no queden grumos y pon la mezcla en un bote para llevar.

Esta es una de las recetas para llevar a la piscina que, en el momento de servir, necesitará de un pequeño toque: unos tostones de pan rematarán la crema. Y, si quieres hacerlo aún más fresquito, ponle unos granos de uva.

Sándwich de pavo, queso brie y mermelada de tomate

Los sándwiches son una opción ideal para niños y mayores. Y hay vida más allá del clásico mixto de jamón y queso. ¿Por ejemplo? La combinación de pavo, queso brie y mermelada de tomate. Para hacer la mezcla más deliciosa y crujiente, prepara el sándwich y dale un buen golpe de calor en tu sandwichera. No solo se quedará sellado y será más fácil de transportar, sino que, además, estará el doble de rico.

recetas para llevar a la piscina

Rollitos de primavera y tequeños para picar

En comidas informales como las que tenemos al aire libre en verano nos apetecen especialmente los platos de picar. Por eso, en la lista de recetas para llevar a la piscina, no podemos olvidar alguna propuesta de este tipo. Y, como no solo de patatas fritas viven los amantes del picoteo, ¿por qué no apostar por unos rollitos primavera o unos tequeños?

Vamos con los primeros. Los conocemos por la restauración china, pero podemos prepararlos en casa a nuestra manera; es decir, con el relleno que más nos apetezca. Podemos poner en la sartén una selección de verduras cortadas a cuadrados, añadirle unos gramos de carne picada y sofreír. Esa mezcla será nuestro relleno.

Cuando enfríe, la colocamos en láminas de pasta philo, enrollamos y freímos en nuestro Airfryer. Esta opción, en lugar de la clásica sartén, nos permitirá emplear hasta un 80% menos de aceite, por lo que nuestros rollitos serán mucho menos calóricos y mucho más ligeros: perfectos para tomar antes de unos largos en la piscina.

Otra opción (riquísima) de picoteo son los tequeños, típicos de la gastronomía venezolana. Son unos rollitos rellenos de queso fáciles de preparar: lo más complejo es la masa, pero ayudándote de la amasadora los tendrás listos en poco tiempo.

recetas para llevar a la piscina

Para preparar 25 tequeños –parecen muchos, pero volarán de la mesa-, coloca 300 gramos de harina de trigo, 3 cucharadas de mantequilla y un huevo en la amasadora. Mezcla y ve poco a poco añadiendo agua hasta que el resultado sea ligero y suave. Una vez la tengas, déjala reposar 20 minutos.

Estírala hasta que quede fina, córtala en tiras, coloca en el medio rectángulos de queso (lo ideal es que optes por uno no muy curado) y enrolla. Para terminar, fríe en el Airfryer para reducir la cantidad de aceite y voilà: aperitivo listo. Un truco: puedes rellenar los tequeños no solo con queso, sino también con plátano. Delicioso.

Zumo de fresas y kiwi

El consumo de fruta es imprescindible para nuestra salud, pero no vamos a negar que ir a la piscina con las piezas de fruta, cortarlas y comerlas allí es algo engorroso. Además, a los niños no siempre es fácil convencerlos para tomarlas. Pero todo cambia si llevamos las frutas en formato de zumo.

recetas para llevar a la piscina

Con tu licuadora Philips tendrás zumos riquísimos y llenos de colores en un momento. ¿Combinación ganadora? Fresas (si aún las encuentras en el mercado) y kiwi. O cerezas –sin hueso, claro- y naranja. Pera y piña, piña y manzana o sandía y melón son otras de las mezclas perfectas para refrescar una tarde de verano en la toalla.

Imágenes | Unsplash – not brittany shh pls, Amber Maxwell Boydell; Pexels – MJ Breiva; Philips; Instagram

En Mi Mundo Philips | Tres recetas de bocadillos para llevarte a la playa

En Mi Mundo Philips | Los batidos son para el verano, cinco recetas irresistibles

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.