Seis trucos de cocina básicos para iniciarse

, 7 de julio de 2015

trucos de cocina pescado

Cuando nos iniciamos como cocinillas, hay muchas cosas que nos sorprenden y algunas técnicas tienen cierta dificultad. Es algo frecuente en los comienzos de cualquier actividad. Por eso nos vienen muy bien los trucos y consejos básicos que nos faciliten o simplifiquen las tareas, nos permitan obtener platos más sabrosos y nos permitan ahorrar tiempo. Hoy vamos a contar seis trucos de cocina básicos para iniciarse o mejorar nuestros platos, para perder el miedo a esta actividad tan placentera y para sorprender a los nuestros con la calidad de nuestras primeras preparaciones.

1. Cómo cocer patatas y que queden perfectas

trucos de cocina

Lo ideal es cocer las patatas enteras, con su piel en agua con un poco de sal. Importante, no cocerlas a alta temperatura porque quedarían duras. Es preferible hacerlo con fuego medio y en unos 30-35 minutos (dependiendo del tamaño de las patatas) las tendremos listas para usar como guarnición o como base para un puré. Deja enfriar las patatas dentro del agua de cocción durante unos minutos en lugar de enfriarlas metiéndolas a la nevera para que mantengan su textura y no queden duras.

2. Cómo asar pimientos y pelarlos fácilmente

trucos de cocina pimiento

Los pimientos son una hortaliza que podemos comer salteado, en sofritos o simplemente fritos en una sartén, pero que en verano resultan deliciosos en ensalada, cortados en tiras después de asarlos. El problema es que la tarea de pelar los pimientos resulta difícil  y es desagradable encontrar la piel por su textura similar al plástico. Para hacerlo sin dificultad, asa los pimientos con una pizca de sal y un chorrito de agua, poniéndolos en el horno a 170º hasta que estén bien dorados (empezando a chamuscarse) Una vez asados, mete todos los pimientos y sus jugos dentro de una bolsa de plástico y ciérrala mientras esté bien caliente. El pimiento sudará dentro de la bolsa y la piel se separará con mucha facilidad.

3. Cómo hacer lomos de pescado a la plancha

trucos de cocina pescado

Cuando contamos con un buen pescado fresco, hay que saber cómo cocinarlo a la plancha, sin que nuestro pescado se reseque ni pierda los jugos, ya qaue allí es donde se concentra el sabor. Para hacer un pescado a la plancha, necesitamos una sartén muy caliente (ponla al fuego sin aceite durante tres minutos para que alcance la temperatura idónea y luego añade eeel aceite). Pon el pescado con la piel abajo y deja qaue se haga hasta que la piel esté casi crujiente. Después repite por el otro lado. Si la sartén no está bien caliente el pescado se “cocerá” y soltará sus jugos. Si se hace con la temperatura muy alta, el pescado quedará perfecto. Si es una pieza muy alta, se puede meter el pescado bien marcado en la plancha, en el horno, para terminar su cocinado.

4. Cómo hacer  pescado a la sal

pescado a la sal fácil

Cocinar un pescado a la sal es algo espectacular y contra lo que piensa mucha gente, una tarea muy sencilla. Necesitamos un pescado bien limpio que cocinaremos entero, tras cubrir el pescado con una generosa capa de sal. Para que la sal quede bien apelmazada formando una costra, es conveniente humedecerla con agua o con una clara de huevo batida. Truco para poder saber cuándo está listo el pescado es dejar la cola del pescado fuera de la sal para ver si la piel se desprende, momento en que indicará que está listo. También podemos guiarnos por la sal, que se resquebrajará cuando esté listo. Importante, cuando el pescado está en su punto hay que sacarlo de la sal porque si no se sigue cocinando dentro y se reseca. Para ello, rompemos la capa de sal y retiramos los trozos.

5. Cómo recalentar correctamente un guiso en el microondas

guiso microondas

Cuando nos sobran unas raciones de un guiso de carne, es importante saber como recalentarlos para seguir disfrutando del trabajo realizado sin que se nos estropee. En una cacerola puede ser peligroso recalentar los guisos por el riesgo de que se nos agarren abajo y se nos puedan quemar. Para esto, el microondas es una interesante opción que nos permite recalentar los guisos dejándolos perfectos. Elige un programa de baja potencia o potencia media y recalienta en una sesión de un par de minutos. Así queda tierno y natural, mejor que si se usa el microondas a máxima potencia durante menos tiempo, evitando que se seque la comida. Si el guiso quedó algo espeso, se pueden añadir tres cucharadas de agua y tapar con plástico o film de cocina y así quedará perfecto (y no mancharemos nada)

6. Cómo hacer nata montada casera

montar nata

Para terminar con un truco relativo a los platos dulces, he elegido este truco para que podáis hacer nata montada casera, de una forma sencilla. Lo primero es elegir la nata. Hace falta que sea nata con un porcentaje de materia grasa superior al 35%. No importa si pone espesa o cremosa o si pone para montar o cocinar, lo importante de verdad es ver el porcentaje de materia grasa que nos ayudará a conseguir la textura espesa que buscamos.

Para montar nata nos hace falta trabajar a baja temperatura por lo que puede venir muy bien poner un bol con hielos y sobre él otro bol en el que montaremos la nata (como si fuera un baño de María pero en frío). Empieza montando la nata con la batidora de varillas o el robot de cocina pero no añadas azúcar hasta que la nata esté a medio montar. Así conseguirás una nata firme y cremosa.

Con estos seis trucos básicos para iniciarse en la cocina, ya podéis mejorar algunas de las preparaciones más habituales. Seguiremos contando más trucos y consejos para haceros más fáciles las tareas de cocinar, con ayuda de los mejores aliados de un cocinero, los utensilios de cocina.

En Mi mundo Philips |Tres cosas que puedes hacer para reducir la grasa en tus comidas
En Mi mundo Philips | Limonada y naranjada, los refrescos más naturales

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.


  • chloecomprando

    buenos trucos, sobre todo apunto el del pescado. en cuanto a lo de cocinarlo a la sal lo intenté una vez y me quedó tan mal que no creo que repita jamás.