Afronta septiembre sin dramas: ¡guerra contra el síndrome postvacacional!

, 23 de agosto de 2016

businessman with laptop and papers in office

El final del verano empieza a vislumbrarse en el horizonte, pero tranquilos que aunque sea muy tentado no os vamos a poner la mítica (y bajonera) canción del Dúo Dinámico. Todo lo contrario. Vamos a daros algunas ideas para combatir el síndrome post vacacional a capa y espada y afrontar la llegada de septiembre con el mayor buen rollo posible. ¡Esto es la guerra!

Alarga el moreno

Lucir una piel bronceada es uno de los signos que revelan que has disfrutado de unas buenas vacaciones, pero lo cierto es que el morenito suele irse muy pronto, sobre todo después de un par de semanas expuestos únicamente a la luz de los fluorescentes de la oficina.

Así que, bueno, una opción es alargar el moreno lo máximo posible. ¿Cómo? Utilizando un buen autobronceador que nos ayude a que parezca que seguimos en pleno agosto. Eso sí, mucho cuidado con volvernos de color naranja. Hay que saber parar a tiempo.

Cervecitas con amigos entre semana

26365171215_265e338d05_h

Ya estás tardando en crear un grupo de WhatsApp que se llame “Brindemos por el síndrome postvacacional”, donde debes meter a todos tus amigos buenrolleros y concertar un encuentro semanal en el que solo tenga cabida reírse al máximo. Ojo, se recomienda que esta reunión sea un martes o miércoles, para que nos haga más llevadera la semana. Mano de santo.

Aprovecha aquellas piscinas que sigan abiertas

Infórmate en este preciso momento de la fecha de cierre de las piscinas de tu ciudad y no dudes en ir en septiembre si tienes ocasión, aunque sea solo en el fin de semana. Volver a ponerte el bañador, sentir el protector solar en tu piel, hacerte unos largos y rematar con una paellita hará que tus vacaciones se alarguen por unos instantes.

Planea el próximo viaje

Saca el calendario y marca en color fluorescente los próximos puentes y fechas de vacaciones e imagina dónde te gustaría pasarlos. Sí, amigos, no hay mejor momento que este para ilusionarnos con un próximo viaje, así que busca acompañantes, mira transportes, reserva alojamientos y a disfrutar con lo que está por venir.

Busca alguna actividad que te motive

Septiembre es el mes de las intenciones y es muy habitual que en este mes del año valoremos la posibilidad de empezar actividades nuevas. Pues bien, lo mejor es que des un paso más allá y busques opciones de ocio que de verdad te motiven. Vale que necesites sí o sí perfeccionar tu inglés, pero no te olvides de algo que te divierta y te provoque auténtica curiosidad. Bikram yoga, esgrima, pole dance, chino, escritura de haiku… Yo qué sé, ¡lo que se te ocurra!

Madrugón y al gimnasio

Con la vuelta al trabajo toca retomar también el gimnasio. Mi consejo es que no les des vueltas y vayas el primer día antes de ir a trabajar (de hecho, es lo que hago yo mismo). Cuantas más vueltas le des, más pereza te va a dar. Si lo dejas para ir por la tarde, es probable que no llegues ni a la puerta. Así que ponte el despertador bien temprano, desayuna y a entrenar. Eso sí, empieza de forma suave, sobre todo si llevas semanas sin coger una mancuerna.

Llora, que no pasa nada

Por si aun no lo sabías, te voy a dar una noticia que te alegrará: los hombres podemos llorar. Así que si la llegada de septiembre te produce tanta tristeza que necesitas echar unas lágrimas, hazlo sin problema. Yo soy de los que lo hace abrazado al bañador mientras grito ¡Benidorm!, ¿por qué me has abandonado? Cuando el bañador está empapado, lo tiendo, dejo de llorar y a otra cosa, mariposa. Os juro que relaja. Palabrita de blogger con síndrome postvacacional.

Imagen | iStock.com Hombre mesa, Flickr Cervezas
En Mi mundo Philips | Este verano tendrás el protector solar más adecuado: 7 consejos para elegirlo

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.