Siete curiosidades sobre el café arábica que lo hacen único

, 8 de marzo de 2018

Granos de café arábica

Tanto los sibaritas cafeteros como los más novatos saben que el café arábica es uno de los más apreciados del mundo. Seguro que has oído hablar de sus bondades en muchas ocasiones pero, ¿sabes realmente qué es el café arábica? ¿Qué hace que sean tan especial? Hoy vamos a conocer un poco más a esta variedad repasando algunas de sus características únicas.

1. El café arábica es una variedad de la planta del cafeto

Ya sabrás que los granos de café proceden del fruto o baya del árbol del cafeto, una planta de la familia de las Rubiaceae y del género familia, de la que hay unas 90 especies. Las más cultivadas en todo el mundo para producir café son dos, robusta y arábica, muy diferentes entre sí. El término arábica, por tanto, se refiere a una especie concreta de la planta del café, con características propias y únicas.

2. Existen distintas variedades de arábica

El mundo de las plantas es muy complejo y la Coffea Arábica también presenta diferentes variedades dentro de su familia. Algunos de los arábica más famosos son el caturra, criollo, catui, bourbon o mundonovo. Los distintos orígenes del café se identifican con una variedad u otra, ya que hay plantas que se adaptan mejor a determinados terrenos, y también producen cafés con matices distintos.

3. Es el más cultivado del mundo

Fruto del árbol del cafeto arábica

El arábica procede de Etiopía y hoy es el más cultivado del mundo, a pesar de que su producción es más costosa porque tiene necesidades especiales. El cafeto del arábica necesita una mayor altitud que el robusta, como mínimo 500-800 m, y se desarrolla mejor en climas subtropicales. Es muy sensible al calor y a la humedad extremos, y también puede sufrir daños por el ataque de insectos.

4. Es un café más caro

Los árboles de café arábica son más difíciles de cultivar. Producen mejor café cuanto mayor es la altitud, y eso dificulta más el proceso de cultivo. También rinden menos que las plantas de robusta y necesitan más atención y tiempo para desarrollarse por completo. Todo esto encarece la producción, pero merece la pena porque los granos son de mucha mayor calidad.

5. El café arábica es mucho más complejo

Al hablar de la complejidad del café nos referimos a la riqueza de sus aromas y sabores, que son los que definen a cada variedad de café. Esta complejidad queda al descubierto por los expertos en una cata de café a medida que se despliegan sus notas sensoriales, desde el aroma de los granos recién molidos hasta el retrogusto final del último sorbo.

6. El café arábica tiene menos cafeína

Granos de café arábica

Hay varios factores que pueden influir en que una taza de café tenga más o menos cafeína, y no siempre tiene que ver con su sabor. Y todo empieza con la variedad de los granos, ya que el café arábica tiene la mitad de cafeína que el robusta. Si los granos están menos tostados y la infusión se hace con cafetera espresso superautomática, la cafeína también será menor.

7. Es un café más refinado

El arábica no solo tiene sabores más complejos, también son considerados más refinados por los paladares expertos. Los arábicas producen cafés más fragantes, dulces y suaves, con notas frescas, frutales y florales, con una acidez agradable y equilibrada. Los robustas son más fuertes, terrosos y amargos.

Ahora ya sabes por qué los mayores expertos siempre prefieren el café arábica. Aunque sobre gustos no hay nada escrito y quizá tú prefieras un café con los sabores más propios del robusta. ¿Y por qué no una mezcla de ambos? Recuerda que tan importante como elegir la variedad de café es prepararlo correctamente en una cafetera automática ajustada a tu gusto.

En Mi Mundo Philips | El perfect serve del café

En Mi Mundo Philips | Por qué en España se sigue sirviendo café torrefacto

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.