Estoy embarazada y nadie me entiende ¿por qué?

, 31 de marzo de 2014

11183416074_3c3e0f7dfe_z

Estar embarazada no significa estar enferma, es decir, para muchas cosas (muchísimas) puedes seguir haciendo la misma vida que llevabas antes de quedar embarazada, pero hay ciertas “sensaciones” que no te entenderá nadie que no haya estado embarazada, y aún así, como cada embarazo es distinto, puede que le comentes a alguna amiga también embarazada y no te comprenda. Síntomas de embarazo hay muchos, pero hay algunos tan extraños que la gente no comprenderá:

Nadie me entiende

Náuseas matutinas

No todas sufren náuseas, pero esa sensación de asco continuo, de que hay que tener cuidado con lo que comes porque tienes el estómago muy delicado es bastante desagradable. Con suerte, para el cuarto mes se te va pasando, pero mientras tanto, hay gente que se pensará que te has vuelto una borde, pero en realidad, es que te resulta imposible sonreír y ser amable con el estómago de fiesta.

Ganas de comer a todas horas

-No me extraña que estés engordando, no paras de comer a todas horas, te dirá alguien poco considerado, pero es que la sensación de hambre es inagotable, y encima, no precisamente de comer cosas sanas.

Ganas de dormir a todas horas

Tu marido te mirará raro cuando te quedes dormida en el sofá a las ocho de la tarde y cuando te vayas a la cama a las nueve de la noche, pero es que no puedes con tu alma, sobre todo los primeros meses de embarazo.

Caminas como un pato

Hay embarazadas que llevan tacón hasta en el último mes de embarazo, pero a la mayoría nos cuesta caminar con el centro de gravedad totalmente cambiado, con los pies hinchados, con dolores lumbares, etc. Bastante te ha costado agacharte a atarte los zapatos como para encima tener que aguantar a alguien que se mofe de tus andares de pato.

Te agotas al mínimo esfuerzo

Vale, has subido cinco escaleras y estas sin resuello. El problema no es sólo el peso de más que tienes que mover, sino que encima el bebé presiona los pulmones, haciendo que éstos tengan menos espacio para respirar. Pero a la gente le cuesta entender que no sigas el ritmo de siempre.

Tu afán por tenerlo todo preparado

Tu te agobias porque quieres tenerlo todo controlado, todo limpio y hacer mil cosas antes de que llegue el bebé. La gente que te rodea se pensará que estás histérica, pero en realidad es el síndrome del nido.

Te vistes de manera absurda

Hasta el séptimo mes de embarazo has podido lucir tu ropa premamá muy dignamente (incluso algunas prendas no de embarazada), pero llega un momento que no te ves bien con nada, que te pruebas y te pruebas ropa sin saber con qué salir a la calle. Acabas poniéndote una camiseta de tu marido, con unos pantalones de chándal de hace mil años y sales a la calle como una homeless.

Pero hay un lado bueno del embarazo (muy bueno)

Aparte de la razón más obvia de que el embarazo es una experiencia única en la vida (el bebé que está a punto de nacer), a cambio de lo malo puedes disfrutar de ciertas experiencias muy especiales que hacen que en conjunto, todo compense:

Saca fotos de tu estado

1415321168_6aa94ded05_z

Son sólo nueves meses, presume de tripa y sácate mil fotos que te servirán para recordar en el futuro sólo lo bueno del embarazo. Se pueden hacer sesiones de fotos muy especiales.

Vete a clases preparto

Es casi una terapia de grupo, para irte preparando mentalmente de la nueva etapa de tu vida y para solventar todas las dudas que puedas tener sobre el parto, sobre la lactancia materna, y sobre los cuidados de un recén nacido. En serio, las clases preparto merecen la pena.

Hazte amiga de alguien que también esté embarazada

Seguro que coincides con alguien afín y que esté embarazada también en las clases preparto, con alguna amiga de una amiga, o con alguna vecina. Charlar con ella te servirá para desahogarte, para compartir sensaciones y para que cuando vuestros niños nazcan podáis pasear juntas, comentar cosas del cuidado de los niños, etc.

Haz yoga prenatal

Haz algo de ejercicio para embarazadas, ya sea yoga o natación. Te hará llegar en mejor forma física para el parto y el postparto. Recuerda que hacer ejercicio en el embarazo es muy beneficioso.

Aprovecha para una escapada romántica con tu pareja

Luego tendréis poco tiempo para vosotros dos, así que mejor hacer ahora un pequeño viaje y disfrutar así de una escapada romántica los dos juntos. El mejor trimestre para viajar estando embarazada es el segundo.

No tienes que meter tripa en la playa

Pocas veces me he visto mejor en la playa que cuando estaba embarazada. Estaba de 5-6 meses, tenía una tripa muy mona y mucho más pecho de lo normal. Me veía guapísima y no tenía que andar metiendo tripa, porque la tripa tenía una razón de ser: dentro tenía a mi hijo que iba creciendo poco a poco.

Fotos | Pretty Boo Eater, pixydust8605
En mi Mundo Philips | Los chupetes más monos y más seguros para tu bebé

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.