¿Sin tiempo para amasar? Cómo improvisar una pizza en 10 minutos

, 11 de abril de 2016

Pizza

Nos encanta la pizza y sabemos que a ti también, por eso ya te hemos contado todos los secretos y trucos que necesitas para preparar la pizza casera perfecta. El problema es que es una elaboración que requiere cierta planificación, y a veces tenemos el antojo repentino o llegamos tarde a casa. Si no tienes tiempo para amasar no te preocupes, te contamos cómo improvisar una pizza en 10 minutos.

El secreto no está solo en la masa

Una de las claves para conseguir una pizza irresistible está en la masa, pero eso no quiere decir que todas las bases tengan que ser iguales. Con un poco de imaginación y creatividad podemos darnos el capricho de disfrutar de una rica pizza casera en apenas unos minutos, y siempre adaptándonos a nuestros gustos. Los ingredientes que utilices para para cubrirla serán los grandes protagonistas, recuerda que más es menos y no caigas en la tentación de pasarte añadiendo todo tipo de cosas.

Lo primero es empezar con una buena base de tomate, que puede ser en forma de salsa casera o comprada, tomate frito, triturado o incluso repartiendo tomate natural en rodajas. Después añade lo que te apetezca: el clásico jamón, unas verduras a la plancha, anchoas o sardinillas para un toque marinero, algo de embutido de calidad, champiñones, bacon o incluso piña. Incorpora un queso para gratinar, como la típica mozzarella o una variedad de quesos que fundan bien, algo de pimienta y, ¡al horno! Si además añades un chorrito de aceite de oliva y orégano antes de servir, te harán la ola en casa.

Pizzas con obleas de empanadilla

Pizzas con obleas

Las obleas de empanadilla son un producto muy versátil que podemos tener siempre en la nevera, sobre todo para emergencias o para improvisar pizzas individuales muy apañadas. Tienen el tamaño perfecto para compartir en familia, no hace falta estirarlas ni recortarlas, y se pueden cocinar en la plancha o en el horno.

Puedes seguir esta receta de pizzetas frías de salmón y rúcula para una cena ligera y muy original, o esta otra más dulzona con sobrasada, miel, nueces y piñones, ideal para servir de aperitivo en alguna ocasión especial. Tus invitados se sorprenderán de la deliciosa combinación de ingredientes.

Bagel pizzas boloñesa

Bagel pizza

Los bagels son panecillos muy populares en Estados Unidos, de origen judío, que cada vez se están poniendo más de moda en nuestro país. Se caracterizan por su forma redondeada con agujero en medio, y tienen un sabor muy especial ya que se cuecen en agua antes de hornearse. Son ideales para tomar con rellenos dulces y salados, y aguantan bien muchos días en la despensa. ¿Y si hacemos pizzas con ellos?

Cortando los bagels por la mitad para obtener bases redondas de pizzas podemos coronarlos con una salsa boloñesa casera que además podemos reaprovechar de posibles sobras. Un poco de queso, tomate, setas y orégano, y tras el golpe de horno ya estarán listos. No te pierdas la receta si quieres probar a preparar tus propios bagel pizzas en casa.

Mini pizzas de berenjena

Pizza de berenjena

Una opción más ligera perfecta para servir como primer plato son las mini pizzas de berenjena, cuya receta puedes encontrar aquí. La elaboración no podría ser más sencilla, ya que solo necesitamos cortar las verduras en rodajas, precocinarlas en el horno y después añadir los ingredientes de la cobertura.

En este caso tenemos unas pizzas con salsa de tomate exprés, preparada con un toque de cebolla y ajo en la sartén, que luego se cubre con queso mozzarella. Después se gratinan en el horno unos 10 minutos hasta que el queso se haya fundido, y ya podemos devorarlas, tanto calientes recién hechas como tibias, a modo de tapa.

Pizzas con base de tortilla de trigo

Mini pizzas

Otra buena idea para improvisaciones en la cocina son las tortillas de trigo típicas de la cocina mexicana, la base de fajitas y burritos. ¿Algunas vez las has utilizado en otras recetas? Se pueden rellenar incluso con ingredientes dulces para el postre, pero hoy nos vamos a fijar en ellas para preparar ricas pizzas de aperitivo, como puedes ver en esta receta.

Con las tortillas enteras puedes hacer una pizza individual de tamaño medio, pero también tenemos la alternativa de recortar porciones más pequeñas con un aro de emplatar o un vaso. Colocadas en moldes metálicos, por ejemplo flaneras o tartaletas, las podemos rellenar con algo de tomate, queso y salchicha, y tras un horneado de 10 minutos estarán listas para devorar.

Pizza ligera de calabacín

Pizza de calabacín

Esta receta de Hoy Comemos Sano es perfecta para cocinar cuando no tenemos tiempo, pero también para los que estén a dieta y busquen un capricho sin remordimientos. La idea es muy similar a las mini pizzas de berenjenas, pero en formato más grande. Para elaborarla necesitamos uno o dos calabacines y el relleno que más nos guste.

Cortando la hortaliza en tiras longitudinales podemos formar una base redonda superponiendo cada pieza, procurando que no haya huecos, y directamente encima de una bandeja de horno con papel sulfurizado. Cuando ya tengamos la “pizza” formada, añadiremos los ingredientes elegidos antes de hornear unos minutos.

Con pan de molde

Pizza de pan de molde

Seguro que no falta nunca el pan de molde en tu casa, ya sea blanco, integral, sin corteza o con cereales. Es perfecto para desayunos y meriendas, para tostadas y sándwiches, pero también lo es para hacer pizzas exprés. Puedes ver un buen ejemplo en la receta de Cocinillas, con un relleno muy sabroso que puedes modificar al gusto.

Las rebanadas de pan de molde se pueden usar tal cual, pero hay quien prefiere aplanarlas con un rodillo para dejarlas más finitas y crujientes. En cualquier caso, el procedimiento es el habitual: cubre con salsa de tomate, añade unos langostinos cocidos y pelados y queso rallado, o usa lonchas de queso y coloca los langostinos encima. Recuerda el toque final de orégano para conseguir ese auténtico sabor a pizza.

Pizzas de hojaldre

pizza de hojaldre

La masa de hojaldre también te puede sacar de más de un apuro y es estupenda si se nos presentan invitados en casa. Puedes hacer una pizza familiar como la de Las Recetas de MJ, que la ha rellenado con tomate frito, chistorra, mozzarella y huevo, o puedes cortar porciones más pequeñas. El tiempo de horneado final puede ser un poco más largo dependiendo del tamaño y del tipo de masa, pero el resultado es tan irresistible que merece la pena.

Apunta bien todas estas ideas para improvisar una buena pizza casera esos días en los que no tienes tiempo o ganas de elaborar la masa. Hay opciones para todos los gustos y el resultado no tiene nada que envidiar a muchas pizzas comerciales, además puedes reaprovechar comidas que tengas en la nevera y elegir los ingredientes que más te gusten. ¿Te apetece hoy cenar pizza en casa?

En Mi Mundo Philips | 11 trucos infalibles para preparar una pizza casera

En Mi Mundo Philips | Todo lo que debes saber para hacer pizza casera

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.