Smoothie bowls: cómo preparar el desayuno perfecto y muy saludable

, 12 de febrero de 2019

Smoothie bowls

Seguro que ya los has visto por las redes: los smoothie bowls triunfan por su vistosa fotogenia y no dejan de ganar adeptos cada día. Pero no es una moda más de postureo, si triunfan es porque prometen ser el desayuno perfecto, saludable, versátil y, sobre todo, ¡irresistible! Te contamos todas las claves para preparar los mejores smoothie bowls fácilmente.

Del tazón de cereales al batido con cuchara

Siempre hemos asociado el desayuno a esa imagen que nos vendían los anuncios y la televisión, con tazones de cereales que creíamos muy sanos y que en realidad estaban colmados de azúcares y pocos nutrientes. Lo cierto es que cualquier alimento saludable que forme parte de una dieta equilibrada podría ser válido para arrancar el día, solo falta encontrar algo que nos apetezca, y tiempo para prepararlo.

Smoothie bowls

Hay que reconocer que el desayuno en tazones siempre ha sido práctico, rápido y fácil de tomar incluso con prisas, y tiene algo de divertido que encanta también a los niños. Por suerte, los smoothie bowls han cogido el relevo para que no tengamos que renunciar a nuestros cuencos favoritos por las mañanas.

La reinvención del desayuno

¿Y qué es exactamente un smoothie bowl? Ni más ni menos que un smoothie que se toma con cuchara, un batido más espeso y cargado de nutrientes ideal para disfrutar a cucharadas y combinar con multitud de toppings. Es algo así como el matrimonio perfecto entre la moda de comer en bowls -cuencos o tazones- y nuestra pasión por los smoothies de frutas y verduras.

Smoothie bowls

El smoothie bowl perfecto parte de la misma idea de los batidos y smoothies más tradicionales: combinar diferentes ingredientes naturales para aprovechar al máximo sus nutrientes en un alimento sabroso para personalizar al gusto.

Es importante, eso sí, dar con la textura perfecta, homogénea, sin grumos, cremosa y espesa, para integrar todos los ingredientes y crear una base sobre la que podamos agregar toppings más sólidos sin hundirse. Esa guarnición o aderezo añade un delicioso contraste de texturas que ensalza el sabor del smoothie, añade más nutrientes y pone la guinda al cuenco, para que luzca aún más apetecible.

Cómo preparar tus propios smoothie bowls fácilmente

Smoothie bowls

Si la clave está en la textura, está claro que necesitamos triturar correctamente todos los ingredientes. Para ello lo mejor es apostar por la tecnología avanzada de las licuadoras y batidoras Philips, capaces de triturar en segundos y sin esfuerzo todo tipo de frutas, verduras, frutos secos, semillas y vegetales congelados.

La elaboración en sí es muy sencilla y no te requerirá mucho tiempo por las mañanas; solo tienes que introducir todos los ingredientes en el vaso de tu batidora y triturar hasta dar con la textura deseada. Si te ha quedado muy espeso, agrega leche, bebida vegetal o zumo recién exprimido, poco a poco para no pasarte.

Smoothie bowls

¿Se te fue la mano y te ha quedado muy líquido? Lo más fácil es añadir algún ingrediente sólido y más duro o congelado, como frutos secos o incluso cubitos de hielo. Para ello es necesario contar con un motor potente y velocidad variable que permita ajustar la intensidad a los ingredientes más duros, algo muy sencillo con la tecnología de batido Advanced ProBlend 6 3D de Philips.

Anatomía del smoothie bowl perfecto

No te compliques demasiado buscando recetas o midiendo y pesando ingredientes al pie de la letra. La magia de los smoothie bowls es que son tremendamente versátiles y fáciles de adaptar y variar cada día, incluso con lo que tengas en la nevera en ese momento.

Smoothie bowls

Realmente solo necesitas cuatro elementos básicos para prepararlo:

  1. Una taza de fruta. Mejor si combinas varios tipos diferentes, según la temporada, siempre debidamente lavada, pelada y troceada. Recuerda que puedes usarla congelada para ganar además textura.
  2. Media taza de líquido o ingrediente húmedo. Zumo natural, leche, yogur, queso fresco batido, tofu sedoso tierno, leche de coco, bebida vegetal, agua de coco… Una o dos variedades.
  3. Extra de sabor y nutrientes. Para darle el “punch” definitivo, agrega un extra de proteínas y vitaminas con una o dos cucharadas de mantequilla de cacahuete o crema de almendras natural, cacao en polvo, espirulina, semillas de chía o de cáñamo, salvado de avena, anacardos, miel, coco rallado o tu superfood de cabecera.
  4. Los toppings. ¡Imprescindibles! Juega con colores y texturas para darle más vidilla al bowl, repartiendo de forma creativa frutos secos enteros, un mix de semillas, piezas de fruta natural, muesli casero, chocolate negro o especias.

Ideas y recetas de smoothie bowls para probar en casa

Smoothie bowls

Si todavía no sabes por dónde empezar, prueba a convertir tus recetas favoritas de batidos y smoothies en formato bowl. Solo tienes que reducir la cantidad de líquido y espesar la mezcla añadiendo una parte de fruta congelada o unas cucharadas de crema de frutos secos.

Combina ingredientes de colores parecidos para conseguir resultados brillantes y vistosos, de los que te enamoran primero por la vista. Para inspirarte a preparar tus propios smoothie bowls caseros, a continuación te damos algunas ideas de recetas muy fáciles que seguro te encantarán.

Smoothie bowls
  • Smoothie bowl verde. Base de 1/2 plátano congelado, 1/4 aguacate maduro, un manojo de brotes de espinaca baby y un vaso de bebida de avena; topping de granada, frambuesas, coco, semillas de chía, kiwi y mango en láminas.
  • Smoothie bowl rosa. Base de 150 g de frambuesas, 1/4 mango congelado, 1 plátano pequeño congelado, 1 cucharada de crema de cacahuete natural, 150 ml de leche; topping de frambuesas, arándanos rojos, semillas de chía y almendras laminadas.
  • Smoothie bowl de chocolate. Base de 2 plátanos congelados, 3 dátiles sin hueso, 2 galletas integrales sin azúcar, 30 g de avellanas peladas, 2 cucharadas de cacao en polvo, 175 ml de leche de avellana o almendra, 1 pizca de esencia de vainilla; topping de plátano natural en rodajas, chocolate negro picado, semillas de lino y nueces.
  • Smoothie bowl morado. Base de 1/2 remolacha cocida, 100 g de fresas frescas o congeladas, 1/2 aguacate, el zumo de 1/2 naranja, 125 g de yogur griego natural; topping de semillas de sésamo tostado, semillas de chía, almendras laminadas y frutos rojos al gusto.
  • Smoothie bowl naranja. Base de 1/2 mango congelado, 1/2 plátano congelado, 1 zanahoria, 150 ml de bebida de avena, 1 cucharadita de mantequilla de cacahuete, 1 pizca de canela molida; topping de almendras picadas, mango fresco en dados, chips de coco, moras o frambuesas, semillas de cáñamo.

El desayuno perfecto, también para llevar o compartir

Smoothie bowls

Los smoothie bowls se preparan tan rápido que ya no hay excusas de falta de tiempo por las mañanas para no desayunar bien. Pero también puede ser la mejor opción para disfrutar con calma un día de fiesta, o para tomar fuera de casa.

Con la función de vacío de la batidora Philips conseguirás mantenerlo fresco durante más tiempo, ya que succiona el oxígeno de la jarra antes de batir. Así puedes llevarlo contigo, o prepararlo a primera hora para desayunar tranquilamente, por ejemplo mientras esperas a que tu pareja o la familia se levanten de la cama.

¡Sorprende a alguien especial con un smoothie bowl digno de instagram!

Fotos | Unsplash – iStock.com/Anna_ShepulovaLilechka75wmaster890Arx0ntOlgaMiltsovaFoxys_forest_manufacture 

En Mi Mundo Philips | Crea lienzos en el plato decorando con smoothies de colores

En Mi Mundo Philips | Trucos para aprovechar la pulpa de las frutas y verduras de tus zumos y batidos

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.