Sorbetes, granizado, frappé y otras formas diferentes de tomar el café muy frío

, 19 de julio de 2016

Café frío

Si algo tiene el verano, es calor que nos lleva a escapar a la playa y a la piscina, o a buscar el refugio del aire acondicionado y la brisa de las terrazas. Cuando más suben las temperaturas nos apetecen bebidas frescas, pero nosotros no podemos renunciar a nuestro café ni si quiera esos días en los que más aprieta el calor. El clásico café con hielo sienta de maravilla, pero hay muchas otras formas diferentes de tomar el café muy frío, ¿te apetece probarlas todas?

En verano y con calor, no renuncies a tu café

Café frío

Hay un dicho que dice que el café tiene que ser caliente como el infierno, pero está claro que en estos días de calor veraniego no es la opción más apetecible. El cuerpo nos pide cosas frescas para bajar la temperatura, calmar la sed e hidratarnos, y por eso la mejor opción en verano es cambiar nuestra taza humeante por elaboraciones de café muy frío. Del mismo modo que en esta época cambiamos los platos de cuchara calientes por sopas frías, podemos seguir disfrutando de nuestra bebida favorita en versiones más refrescantes.

La clave para cualquier receta fría de café es la misma de siempre: utilizar buena materia prima y prepararlo correctamente con nuestra cafetera expreso. No importa si vamos a tomar el café con hielo, si vamos a preparar un helado o si lo vamos a usar en un postre como el flan, el primer paso es elaborar un buen café espresso. Después solo tenemos que dejarlo enfriar antes de usarlo según la receta que nos propongamos.

Granizados y sorbetes

Café granizado

El granizado debe ser uno de los mejores y más simples inventos de la humanidad, o al menos eso parece cuando el calor más aprieta. Si hoy en día se pueden encontrar granizados de cualquier sabor, el café no iba a ser menos, y es uno de los que más triunfa en las zonas de playa. Prepararlo en casa es muy fácil, tan solo necesitamos nuestro café enfriado y hielo picado. Podemos comprar el hielo ya preparado o picarlo nosotros mismos con nuestra batidora, batiéndolo junto con el café espresso o con un capuccino.

Si no tenemos hielo en casa otra opción es congelar el café ya listo y azucarado como más nos guste, en una bandeja alta o un molde de bizcocho rectangular. Pasadas un par de horas podremos rasparlo con un tenedor o picarlo en la batidora para tener un granizado de café muy frío instantáneo. La versión sorbete es muy parecida, solo cambia su textura para poder servirlo en bolas. Para que el sorbete sea más cremoso podemos usar café con leche antes de prepararlo en la máquina de helados. ¿Lo prefieres en cucurucho o en tarrina?

Café frappé

Café Frappé

El frappé hoy es mundialmente conocido, aunque pocos saben que su origen está en Grecia. Allí saben lo que es pasar calor en verano y también son grandes amantes del café, así que no extraña que surgiera esta deliciosa bebida de textura melosa con una característica espuma. Podemos preparar nuestro café frappé personalizándolo al gusto, aunque la manera más fácil es batir muy bien el café muy frío con un poco de helado, preferiblemente de vainilla.

Para lograr un acabado aún más cremoso y refrescante lo mejor es añadir algunos cubitos de hielo antes de batir la mezcla, e incluso un poco de leche natural o leche evaporada. Hay quien lo culmina con un remolino de nata mientras que otros prefieren espuma de leche esponjosa. Se puede endulzar con sirope de chocolate, caramelo líquido o añadir cacao y canela en polvo antes de servir, pero lo fundamental es que nuestro frappé esté muy frío para disfrutarlo como se merece.

Gelatina de café al estilo vietnamita

Gelatina

El café vietnamita no es más que un café muy amargo y oscuro endulzado con leche condensada, preparado en una especie de tetera con filtro. Pero ha ganado mucha popularidad sobre todo a la hora de crear recetas veraniegas muy originales, como puede ser el café muy frío servido en gelatina. Esta curiosa preparación es todo un juego de texturas que dejará sorprendidos a tus invitados si te animas a elaborarlo en casa estas vacaciones.

Para cuatro personas prepara 120 ml de café con azúcar y añade gelatina en polvo neutra según las instrucciones del fabricante. Deja que cuaje en un molde rectangular o en una cubitera para conseguir pequeños cubos de gelatina de café. Cuando lo vayas a servir, reparte la gelatina en copas, añade leche condensada muy fría, hielo picado y una porción de café con leche también frío. Si sois golosos, suma también un poco de salsa de chocolate o sirope de cacao.

Hielos y polos de café

Polos de café muy frío

El café con hielo es la manera más rápida de enfriar un café recién hecho pero, ¿y si le damos la vuelta al concepto? Para disfrutar de un café muy frío con todo su sabor, prueba a congelar el café en una cubitera para convertirlo en hielos con todo su sabor. Así tu bebida no perderá aroma al aguarse con los hielos corrientes derretidos, y puedes usarlos para enfriar todo lo que te apetezca. Una buena idea es servir unos cuantos cubitos de café en una copa y añadir tu leche favorita, verás cómo poco a poco el café se funde con ella creando un efecto vistoso, además de delicioso.

Si tienes moldes de polos en casa puedes apostar más alto haciendo helados de café muy fáciles. Incluso los puedes improvisar empleando cualquier otro molde, por ejemplo los de pastelitos o magdalenas, de bombones o simplemente unos vasos de plástico. Prepara tu café solo o con leche, añade azúcar al gusto y reparte en los moldes bien limpios. Después de una hora en el congelador puedes introducir palitos de helado o cucharillas antes de que se congelen del todo pasadas unas horas más. Desmolda pasándolos unos segundos por el grifo de agua caliente y disfruta de tus polos de café cuando te más apetezca.

Postres de café muy frío

Affogato. Café muy frío

Si te gustó nuestro delicioso flan de café, anímate a probar otros postres igual de refrescantes este verano con el sabor de tu bebida favorita. Natillas, pudding, arroz con leche, cremas y mousses se pueden aromatizar con café, simplemente añadiendo una taza de espresso a la mezcla siguiendo las instrucciones habituales de cualquier receta. Tan solo hay que sustituir la misma cantidad de líquido indicada en los ingredientes por café.

Y si quieres darte un capricho dulce de lo más fácil de preparar, apuesta por el affogato, una receta italiana que triunfa todo el año. Sirve un café espresso doble en una taza mediana o vaso ancho, espera un par de minutos a que se atempere un poco, y luego repartir encima una o dos bolas de helado de vainilla. También puedes usar helado de nata, de chocolate o incluso de café, para potenciar aún más el sabor. Deja que el helado se derrita un poco y se funda con el café para mezclar todos los aromas y disfruta del postre con café frío más fácil del mundo.

¿Y tú, cómo disfrutas del café cuando aprieta el calor? No renuncies a tu café este verano y anímate a probar estas refrescantes formas de tomarlo.

Fotos | Desserts for two, Vanilla Bean Blog, Olivia’s Cuisine, Hello Glow, Port and Fin, Cook Republic, Tú eres el chef, Wikimedia

En Mi Mundo Philips | Receta de flan de café: recupera el postre de café por excelencia este verano

En Mi Mundo Philips | Taza vs vaso: ¿cuál elegir para degustar mejor el café?

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.